ŽLa derivaŽ, Enric Juliana

Hierve en Madrid una extraña tristeza. El  calor africano apenas ha iniciado la retirada hacia las dehesas del sur y el tabor de Chefchauen. La monarquía se ha dejado barba. El Estado parece desear un cambio de personalidad. El zapaterismo ilusionista se desintegra. Rajoy se exhibe con antifaz en la Vuelta a España. Unas desafiantes gafas de sol, una gestualidad mucho más estudiada. Parece que ya se ha puesto en manos del atrezo: que no le pase nada. El zapaterismo instintivo se apresta a resistir en la presidencia europea. Vendrán más malabarismos, y el afilar de cuchillos se escucha en toda la ciudad. ¡Se van a enterar! Este curso habrá bajas. Avisada, la ministra de Defensa ya se ha lanzado cuerpo a tierra. Hay nervios en Ferraz. Alfredo Pérez Rubalcaba sigue diciendo cosas interesantes. Resiste Ruiz-Gallardón. Las putas merodean por la Casa de Campo, los niños las ven trabajar desde el funicular de Pintor Rosales, pero no salen en los diarios. Tampoco se habla mucho de los catorce poblados chabolistas que circundan Madrid. La Cope emite sin almuecín. Ha llegado un nuncio italiano. Flota una nube de tristeza, sí. Y en el bar La Torre del Oro se agota el gazpacho de temporada. Gazpacho con comino.

- ¡Hombre, cuánto tiempo! Ya le daba por arrepentido. Lo de hablar con un toro previa ingesta de dos tazas de gazpacho primero le hizo gracia y después le dio vergüenza. ¡Hay que cuidar la reputación, Juliana!

- Arrepentido, no; cauteloso, amigo Segador.El horno no está para bollos. No, no me avergüenzo de esos trances con usted, aquí, en la cueva de Zaratustra. Dieron que hablar. Pero si te cuelgan la etiqueta de folklórico...

- ¡Tiene usted miedo! Se lo leo en la mirada. También a usted le ha entrado el miedo.

- Y a quién no le entra miedo, con la que está cayendo.

- Le advierto que con miedo no se escribe bien. El periodismo bañado en cautela es una birria.

- Ya lo sé.

- Recuerde siempre un párrafo de Valle-Inclán. En el delirio de Luces de Bohemia,don Latino de Hispalis y unos jóvenes modernistas entran en la redacción de El Popular para notificar la detención de Max Estrella.

- Escena séptima. Habla don Filiberto, redactor jefe de El Popular,diario afecto al ministro de la Gobernación. Me lo sé de memoria.

- "El Congreso es una gran redacción, y cada redacción, un pequeño Congreso. El periodismo es travesura, lo mismo que la política. Son el mismo círculo en diferentes espacios".

- ¡Siempre acabamos en Valle-Inclán!. Hay en esta cueva una deriva costumbrista y folklórica. Un eterno retorno a lo castizo que huele a diario viejo.

- Pare el carro. ¿Y usted, qué? Haciéndose pasar por uno muy leído, que ya me he enterado yo que no es verdad, siempre me habla del filósofo Sloterdijk. Aver, ¿cuál es la última pedantería del holandés ese?

- Alemán. Hace poco ha dicho una cosa interesante sobre la crisis económica: "La crisis ha convertido a los ciudadanos en súbditos de la seguridad".

- ¿Ha sudado mucho el tal Peter Sloterdijk para llegar aesa conclusión sobre el acojone general?

- Es una frase certera.

- Oiga, si tiene usted miedo a que le tachen de folklórico, si le ha entrado un ataque de cautela, si cree que me repito como el ajo con Valle-Inclán, si huelo a diario viejo, ¿por qué ha regresado usted a La Torre del Oro?

- Porque veo en Madrid una nube de tristeza.

- No espere de mí falsas alegrías. Condenado a la eternidad desde aquella tarde en Las Ventas, observo, observo y observo...

- Descífreme esa nube.

- España se dirige al bloqueo interno. El presidente del Gobierno ha tomado la ruta del chisgarabís, zascandilea y cada vez irrita a más gente.

- Lluís Foix opina que Zapatero no da más de sí.

- Seguramente tiene razón el señor Foix. Zascandilea Zapatero, pero el líder de la oposición no irradia. Persiste el empate político. Bloqueo económico y bloqueo territorial. Madrid pierde fuelle y arrogancia, pero Catalunya sigue confusa. Con la que está cayendo, catalanes y valencianos, mínimamente coordinados, podrían generar algo nuevo. Pero es imposible.

- Quizás no tan imposible.

- Hoy por hoy, imposible. España va en camino de bloquearse. Zapatero se ha enrocado con los sindicatos y ha perdido el respeto de los empresarios. No se sorprenda si dentro de unos meses hay en Madrid una gran manifestación de empresarios.

- ¿Más novedades, Segador?

- Preste atención a Asturias. Francisco Álvarez-Cascos puede regresar pronto a la política.

- ¿Y el Estatut?

- ¿Están dispuestos los diputados catalanes a abandonar las Cortes si las cosas se ponen feas?

- ¿Retirarse a la colina del Aventino, como hicieron los plebeyos romanos?

- Al Aventino por unos meses. Esa protesta haría pupa.

- No consigo imaginármelo.

- Pues no me pregunte más, que soy diario viejo.

6-IX-09, Enric Juliana, lavanguardia