┤Aguirre juega a la rebeliˇn para frenar a UPyD┤, Enric Juliana

"Yo soy rebelde porque el mundo y las encuestas me han hecho así", podría cantar en la ducha la presidenta de la Comunidad de Madrid, retocando muy levemente el pegajoso estribillo con el que la cantante Jeanette triunfó en 1971.

El mundo mediático (donde siempre hay premio para las metáforas excitantes) y los sondeos están empujando a Esperanza Fuencisla Aguirre y Gil de Biedma, condesa de Murillo, a vestir el traje de insurgente. La condesa rebelde. No está mal. En Madrid, ciudad de motines, los aristócratas rebotados siempre han tenido su punto. Tita Cervera, baronesa Thyssen, se encadenó a un árbol del paseo del Retiro contra un plan del Ayuntamiento y el buen pueblo madrileño le aplaudió a rabiar. Aguirre seguramente no llegará tan lejos. Simplemente ha bautizado como "rebelión" lo que no será más que una campaña de propaganda -subida de tono, eso sí- contra el aumento del IVA, aprobado por las Cortes con los presupuestos del 2010.

¿Qué extraño vaticinio de los sondeos obliga a la presidenta a montar el número de la subida al monte? Los radares están detectando un subidón de la Unión para el Progreso y la Democracia (UPyD), el partido españolista de la señora Rosa Díez, que podría obtener entre seis y ocho diputados en la Asamblea de Madrid en las elecciones del 2011. La actual mayoría absoluta del PP estaría en peligro.

El invento se les ha ido de las manos. UPyD, generosamente propulsada desde Telemadrid, feudo personal de Aguirre, ha devenido un partido de especial radicación madrileña (flojea mucho en el resto de España). Y, en contra de lo previsto por sus ingenieros, roba más votos al PP que al PSOE. Para corregir esta tendencia, Díez está intentando el fichaje del ex secretario general de Comisiones Obreras. ¿Aceptará José María Fidalgo?

18-III-10, Enric Juliana, lavanguardia