´He visto cosas que no creeríais´, Quim Monzó

La sección malagueña de la Asociación Unificada de Guardias Civiles ha pedido que, en los cuarteles que está rehabilitando la Junta de Andalucía, se retire el letrero que dice "Todo por la patria". Lo ha pedido a la Junta y también a la Subdelegación del Gobierno español. La noticia ha dejado boquiabierto a más de uno. A más de uno de los neofranquistas, que consideran el hecho una nueva traición a la sagrada vaporosidad de España, y a más de uno de los que, desde una posición antitética, no esperaban esa salida por parte de la asociación mayoritaria de picoletos.

El Abc sevillano recoge las declaraciones de Antonio Gaspar, delegado de la Asociación en Málaga: "´Representamos a la mitad de los guardias civiles de Málaga y estamos por encima de cuestiones políticas´, contestó Gaspar a la pregunta de que la iniciativa pudiese levantar suspicacias entre sus compañeros, para añadir que ´somos profesionales de la seguridad que debemos estar al margen de luchas políticas. El lema ´Todo por la patria´ nos encasilla con un pasado franquista que el cuerpo debe superar ya´". En efecto, la frase en cuestión es de un general golpista, Germán Gil Yuste, que participó en la guerra de 1936 y que fue uno de los treinta y cinco cargos franquistas imputados por la Audiencia Nacional en el sumario que - por crímenes contra la humanidad-instruyó Baltasar Garzón. El hombre murió en 1948, pero eso no fue óbice para su imputación, del mismo modo que no lo fue para que - antes, en 1973-los gerifaltes de la época decidiesen colocar su frase en el frontispicio de los cuarteles. Esta fecha me sorprende, por cierto, pues creía que era muy anterior, y eso deja claro que la memoria es poco de fiar.

La Asociación propone que, en los cuarteles, en el lugar que ocupaba el letrero de "Todo por la patria" coloquen otro que diga "Guardia Civil. Ministerio de Interior", una fórmula más neutra que la que hace unos meses proponían los de la Memoria Histórica ("Todo por la democracia"), que tiene un punto de desquite. Que hagan lo que les apetezca. A mí me parece bien que la frase desaparezca de los cuarteles de la Guardia Civil que aún quedan (en Catalunya, pocos en activo, y alguno vacío, que se degrada a marchas forzadas por la voluntad oficial de hacer que los edificios se deterioren por completo, para putear). La lástima de la desaparición de la frase es que en una generación dejarán de entenderse los juegos de palabras que permitía: todo por la salvia, todo por la afasia, todo por la acracia, todo por la gracia, todo por la rafia, todo por la magia, todo por la razia y - más que ningún otro-todo por la pasta, que es el que más sincero nos parecía. La de veces que, en los artículos, yo mismo he colocado paráfrasis de "todo por la patria", paráfrasis que, ahora, se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir.

24-VI-10, Quim Monzó, lavanguardia