´Ojito con el curso de soldadura´, Quim Monzó

Bibiana Aído está decidida a acabar con los anuncios de prostitución que hay en la prensa. Alega que, "al estar en la prensa generalista, los anuncios están al acceso masivo de los menores". Como si en la prensa generalista no hubiese más textos y fotos subidos de tono que los de los anuncios. Dice que es ilógico que se anuncie en unas páginas lo que se denuncia en otras. Es esta una frase que ha repetido ya en diversas ocasiones, y no veo que sea verdad, al menos en lo que a la prostitución se refiere. Los anuncios ofrecen servicios sexuales en prostíbulos, yde lo que la prensa ha informado últimamente -el verano pasado, por ejemplo, con las fotos de putas en la Boqueria- es de la práctica de la prostitución en medio de la calle. Aído dice también que "este tipo de anuncios puede contener actividades delictivas como la trata de mujeres". Es una afirmación inconcreta, porque poder, poder, se pueden muchas cosas. Teniendo en cuenta que desde tiempo inmemorial los anuncios han sido usados por organizaciones delictivas de todo tipo para enviarse mensajes en clave, ya puestos deberían prohibir todos los clasificados, desde los inmobiliarios a los laborales, porque todos "pueden contener actividades delictivas" de uno u otro tipo. ¿Quién me asegura que el anuncio que aparecía ayer en la sección de Demandas y en el que se leía "compañía americana con sede en Cataluña busca personal para incorporación inmediata" no es en realidad el texto que Gianni Cazzaro ha insertado para que Fabrizzio Fregna sepa que ya puede hacer lo que él ya sabe? ¿Y quién me certifica que, en caso de que prohibiesen los anuncios prostibularios, no renacerían al día siguiente con el camuflaje de los eufemismos que tantos días de gloria dio a los clasificados en épocas oscuras? Con la prohibición de Aído en vigor, ¿cómo sé que el anuncio de la sección de Ofertas en el que pone "profesionales con los mejores informes: fijas, interinas, matrimonios, canguros" es de servicios domésticos y no de esa otraactividad que la ministra veta? ¿Y qué me dicen del "curso de soldadura: te formamos para que consigas un buen trabajo, alta demanda"? ¿A qué tipo de soldadura se refiere?Creadora del impagable "miembros y miembras", Aído practica en su ministerio un surf ideológico inquietante. Mientras las encuestas dejan claro que una apabullante mayoría de catalanes quiere que se prohíba el burka como en Francia, Aído dice que la prenda no le gusta pero que prohibirla es "un error". Y dice que, en el caso de Francia -donde habrá multas, y cárcel para los que obliguen a las mujeres a llevarlas-, "significa penalizar y victimizar doblemente a las mujeres". A veces pienso que (simplemente actualizando un poco el parquet ideológico y reconvirtiendo en lila el azul de las blusas que llevaban) no hubiese hecho falta desmantelar la gloriosa Sección Femenina.

20-VII-10, Quim Monzó, lavanguardia