´ˇEn un consorcio de aeropuerto!´, Quim Monzó

Ryanair y las ideas de bombero de su consejero delegado, Michael O´Leary, son fuente continua de gozo para los medios de comunicación. Hace meses comentábamos que les rueda por la cabeza hacer pagar por ir al servicio y, más recientemente, han anunciado que los pasajeros irán de pie y los aviones volarán sin copiloto. Pues bien, este domingo hemos sabido, por el Herald Scotland,lo que le ha pasado a un hombre que volaba en Ryanair con su esposa, de Marsella a Edimburgo. De repente sintió dolor, le pareció que le daba un ataque de corazón y se desmayó. Los asistentes de vuelo hicieron la pregunta inevitable: "¿Hay algún médico a bordo?". Había dos, que corrieron a atender al desfallecido. Preguntaron a los asistentes qué equipo médico había a bordo. ¿Un desfibrilador, por ejemplo? No. Sólo había pastillas contra el mareo y vendas. Para que el hombre no se enfriase, los médicos pidieron mantas. Pero tampoco había, y tuvieron que taparlo con chaquetas de otros pasajeros. Al cabo, el hombre volvió en sí y los médicos dijeron que sería bueno que tomase algo: un té y una galleta, por ejemplo. Una azafata llevó al hombre el té y la galleta en una mano y, en la otra, el ticket con el importe, para que lo abonase inmediatamente.

Ryanair es excepcional. No se arruga ante nada y parece que puede con todo. Pero yo diría que por primera vez ha encontrado a alguien de su nivel, y ese alguien es el aeropuerto de León. Hay un portal de noticias leonesas muy interesante, que se llama Leo-Noticias.Y, como anteayer Zapatero y el ministro de Fomento inauguraron la nueva terminal del aeropuerto leonés, por la mañana daban detalles de la inauguración. Por ejemplo: "El sueño de los vuelos internacionales es, hasta el momento, una de las grandes asignaturas pendientes". ¿Por qué es una de las grandes asignaturas pendientes del aeropuerto leonés?, nos preguntamos todos. Lo explican poco después: "En la antesala de la apertura de la nueva terminal se ha revelado que el ´precontrato con Ryanair´ se encuentra en un cajón del Consorcio del Aeropuerto desde 2009". Se trata de un acuerdo que se consiguió tras medio año de intenso trabajo con diversas compañías (entre las cuales, Ryanair), un acuerdo que, según Abel Pardo -comisionado para buscar vuelos internacionales, la persona que más trabajó para conseguirlos-, estaba ya "cerrado con la compañía", de modo que, ahora, desde León se podría volar a Frankfurt, Bruselas, Milán, Bolonia y Girona. Dejan helado las palabras con las que describen por qué -aun estando ya todo pactado- el contrato no se ejecuta: "La última ocasión en la que el propio Abel Pardo preguntó por la situación de ese contrato la respuesta fue un tanto surrealista: ´El problema es que está en inglés y aquí nadie sabe inglés´".

Me temo, Michael O´Leary, que con estos no vas a poder.

13-X-10, Quim Monzó, lavanguardia