´Vaticina, que nada queda´, Quim Monzó

Tras una semana de nueva  ley del tabaco, se comprueba que las predicciones catastrofistas no se han cumplido. Pintaban un panorama devastador, en el que bares y restaurantes tendrían que echar el cierre, y no ha sido así. Uno de los sectores que más sobreactuaban era el de las discotecas: "¡Es imposible que aquí no se fume! ¡No vendrá nadie!", decían. Pues tras estos primeros días de experiencia resulta que la ley del tabaco no mengua sus ingresos. Lo explica, a Europa Press, Joaquim Boadas, de la Federació Catalana d´Associacions d´Activitats Recreatives Musicals. Dice Boadas que los fumadores se adaptan a la normativa sin problema y que han instaurado una nueva costumbre, la de cambiar de local más a menudo para, así, fumar un cigarrillo entre un local y otro, con lo que la rotación de clientes ha aumentado y, con ella, los ingresos. De forma que no sólo no están perdiendo dinero, sino que ganan más, porque, asimismo, gente que antes se quedaba en casa y no iba a esos locales porque estaban llenos de humo ahora va porque ya no lo hay.

¿Dónde está, pues, la hecatombe? En columnas de opinión y tertulias de radio hay, aún ahora, tanta demagogia sobre el asunto que les recomiendo la lectura del apunte que el periodista Ignacio Escolar publicó en su espléndido blog (www. escolar. net) el 7de enero. Se titula "Siete falacias protabaco". A base de detallar la verdad que comentaristas y tertulianos manipulan, Escolar desmonta muchas de las mentiras de estos días. Intentaré resumirlas. 1: el Estado no es quien para decidir de qué quiero morir (pero sí lo es para proteger a los que no fuman). 2: es la ley más restrictiva de Europa (mentira: es casi idéntica a las de Irlanda, Italia y Gran Bretaña, y a las que aprobarán otros países). 3: es una cortina de humo del PSOE para esconder la crisis económica (mentira: fue negociada con el PP y aprobada por consenso). 4: persiguen el humo del tabaco y no el de los coches (mentira: también éste lo persiguen). 5: prohíben el tabaco pero cobran impuestos por él (mentira: el tabaco no está prohibido; se puede fumar en el 99% del país). 6: va contra la libertad, no debería haber prohibiciones (mentira: todo sistema legal se basa en ellas). 7: los bares no son un servicio público; el que no quiera fumar, que no entre (mentira: los bares son también centros de trabajo). Excelente Escolar.

Los amantes de los apocalipsis deberían saber que lo mejor es vaticinarlos a largo plazo. A cien o doscientos años vista, pongamos. Morimos antes y así no podemos ver que eran mentira. Los problemas de estos apocalípticos de tres al cuarto de hoy en día es que sus previsiones son a meses vista. Y entonces llega la fecha en la que el mundo iba a hundirse bajo nuestros pies, estamos aún vivos, vemos que el mundo no se hunde ynos damos cuenta de que no son más que una pandilla de cantamañanas.

12-I-11, Quim Monzó, lavanguardia