basta de hipocresía: o legalizamos el cannabis o prohibimos el alcohol y el tabaco, VII-07.

Diputada Poretti: legalizar el cannabis o prohibir el alcohol y el tabaco.
Dos propuestas de ley para armonizar una política contradictoria.

Roma, 26 junio 2007

Intervención de la honorable Donatella Poretti, diputata radical de la Rosa nel Pugno, secretaria de la Comisión de Asuntos Sociales.

Hoy, en ocasión de la Jornada Mundial contra las drogas, he presentado, junto con el hon. Bruno Mellano, dos propuestas 'gemelas' de ley elaboradas en colaboración con la ADUC (Associazione per i Diritti degli Utenti e Consumatori): una para legalizar el consumo y el comercio del cannabis, la otra para prohibir el alcohol y el tabaco. 

De las dos, una: o se toma acta de que la política prohibicionista y represiva no está funcionando, legalitzando una sustancia como el cannabis; o se decide que el prohibicionismo funciona y se aplica hasta el fondo, prohibiendo sustancias infinitamente más dañinas como el alcohol y el tabaco. Lo cierto es que hoy la estrategia adoptada contra las drogas es fuertamente ambigua e hipócrita. Ante los cero muertos causados por el cannabis, el alcohol y el tabaco producen cada año cerca de 130.000 muertes sólo en Italia, además de 5 millones de defunciones en todo el mundo. A pesar de ello, uno puede acabar en la cárcel hasta 20 años por una posesión de cannabis superior a 0,5 gramos, mientras es posible conseguir y consumir cantidades ilimitadas de alcohol y tabaco.

Legalizando el cannabis:
-         sería eliminada una buena parte de los ingresos de los que viven las organizaciones criminales que gestionan los tráficos;
-         sería posible controlar la calidad de la sustancia, evitando que los millones de usuarios italianos fumen cannabis genéticamente modificado o, peor aún, cortado con otras sustancias desconocidas y, a veces, letales (véase el caso del joven de Turín, el porro del cual contenía crack cocaína);
-         quedaría separado el mercado del cannabis del de las drogas 'duras', evitando el fácil contacto de los camellos con millones de sus jóvenes 'clientes', a quien vender productos más lucrativos por que crean dependencia, como la cocaína y la heroína.

Espero que se procedai en esta dirección, y por ella lucharé. Pero si no caminamos por la vía legalizadora, que sea seguida hasta el fondo la actual prohibicionista. Por eso, sería oportuno que la represión, si es lo que se quiere hacer, sea aplicada de manera justa y ecuánime, sin discriminaciones entre consumidores de drogas 'buenas' (tabaco y alcohol) y 'malas' (cannabis). Y sobre todo sin aquella tolerancia de la ilegalidad que crea zonas grises de venta y consumo... como -parece- en este Parlamento.

1. Proposta di legge per la proibizione del mercato e del consumo di alcool e tabacco: http://www.donatellaporetti.it/prop.php?id=520 
2. Proposta di legge per la legalizzazione del mercato e del consumo di cannabis: http://www.donatellaporetti.it/prop.php?id=519