Medvédev admite crimen de la policía

El presidente Medvédev declaró ayer que la muerte del abogado Serguéi Magnitsky en la cárcel, en el 2009, fue un acto criminal. Se basó en el informe emitido por el Consejo Presidencial sobre Derechos Humanos que sostiene que Magnitsky murió por un infarto que sufrió posiblemente a causa de una paliza y sin recibir atención médica. El abogado pasó un año en la cárcel, sin juicio, y sin ninguna base legal. Fue acusado de evasión fiscal, después de que denunciara que investigadores de la policía habían robado impuestos por valor de unos 160 millones de euros. La investigación puede reabrirse. 7-VII-11, efe, lavanguardia