´Embarque´, Sergi Pàmies

El avión tiene treinta y una filas. Para organizar el embarque, el protocolo establece que primero entrarán los pasajeros situados entre las filas 16 a la 31 y, a continuación, los de la 1 a la 15. Sobre el papel, el planteamiento parece ideado por una mente cartesiana y lógica: primero entran los de la parte trasera del avión para evitar incomodidades en el pasillo y un reparto caótico de los portaequipajes y luego los demás. En la práctica, sin embargo, el sistema falla. Causas: el factor humano y la propia incompetencia de muchos humanoides.

De entrada, no hay indicadores claros que marquen las dos colas establecidas por el protocolo. Y la hora de embarque anunciada en la pantalla (y en la tarjeta) no se respeta casi nunca (es lógico que la de la tarjeta pueda variar, porque en el momento de imprimirse aún no se conocen todas las circunstancias del vuelo, pero ¿qué sentido tiene mantener la hora errónea en la pantalla?). Así que, cuando llega la hora de embarcar, los pasajeros se levantan (con la creencia infantil de que así se cumplirá la puntualidad en la hora de salida) y, con un sentido intuitivo del orden, organizan una única cola (una cola que, a veces, no tiene sentido porque el avión ni siquiera está en la pista). Y, cuando llega el momento, el encargado de la compañía explica el procedimiento de las dos colas con, en general, un retintín que manifiesta prisas, indolencia y una indiferencia cósmica, que se traduce en una dicción deliberadamente defectuosa. Resultado: es imposible enterarse de nada y sólo aquellos que conocen el protocolo pueden respetarlo. Los demás navegan entre la desinformación inducida y la propia incapacidad para fijarse - qué pereza-en la realidad que les rodea. Lo más fascinante de todo, sin embargo, es la actitud de algunos humanos (chanclas y piernas peludas al viento ellos y melenas leoninas y tirantes transparentes de sujetador ellas) para actuar siempre desde una ignorancia impune que les exime de saber nada y de respetar la disciplina ajena con un mínimo de sentido lógico.

Desde un punto de vista antropológico, la escena es desoladora. Por un lado nos confirma la grandeza de los humanos, capaces de inventar la aviación comercial y un protocolo racional de embarque y, por otro, una mala educación contagiosa, belenestebiana, que algunos disfrazan de despiste (saben que deben esperar a la segunda cola pero, disimulando, intentan meterse en el primer grupo) o, incapaces de respetar el turno de una cola, fomentan el descontrol e intentan entrar como sea, como suelen hacerlo los individuos más bárbaros de nuestra especie: a gritos y a presión.

26-VIII-11, Sergi Pàmies, lavanguardia