España cañí -15: el Algarrobico

- ver la serie ´España cañí´ 

Greenpeace no piensa dejar que el hotel Algarrobico, situado en pleno parque natural del Cabo de Gata (Almería) caiga en el olvido y se salve de la piqueta. Activistas de la organización ecologista se han instalado en el hotel y exigen un acuerdo del Gobierno central y la Junta de Andalucía para que en el próximo consejo de ministros se acuerde su demolición antes de que acabe la legislatura. Un juzgado de Almería declaró ilegal el edificio en 2008, cuando ya estaba casi terminado a 20 metros de la playa. El consejero de Medio Ambiente de la Junta, Díaz Trillo, aclaró ayer que el edificio es insostenible, aunque pidió a los ecologistas que se dejen trabajar a la justicia, que tiene pendiente de resolver una veintena de recursos.  6-IX-11, V. Bejarano, lavanguardia

"Ni para adelante, ni para atrás, sino todo lo contrario". La frase sintetiza el estado de El Algarrobico, en Carboneras (Almería). Es de Antonio Baena, portavoz de la promotora del hotel que amenaza con perpetuarse como enorme ruina sobre lo que algún día fue uno de los parajes más vírgenes del litoral. Pese a los cuatro años que ahora se cumplen desde que se paralizaron las obras, cuestiones como si será derribado u otras tan básicas como si el paraje es urbanizable (como apunta la Junta) siguen abiertas a falta de que la justicia desenrede el galimatías de El Algarrobico. A día de hoy, éstas son las dudas que todavía suscita el hotel:

- ¿Cuál es el estado actual? "La Justicia indicará cómo, cuándo y quién lo derribará". La frase de la consejera de Medio Ambiente, Cinta Castillo, ilustra la postura de las administraciones en torno al hotel, cuyos 75.000 metros cúbicos de hormigón han causado y causan un "indudable perjuicio" al espacio protegido, según sostiene el Gobierno en diversos documentos que chocan con los postulados de la Junta, que duda de estos daños. Curiosamente, esta Administración ha admitido en un escrito ante el TSJA que el plan de ordenación de Cabo de Gata, que aprobó en 2008 como el mejor instrumento para regenerar el paraje, "no empece (impida) su consideración de urbanizable". Esta calificación la ratificó en noviembre el Ayuntamiento de Carboneras, que proyecta 250 viviendas en esta zona del Parque Natural de Cabo de Gata.

La reciente decisión del Consistorio, gobernado por el PSOE, ha devuelto prácticamente la situación al punto en que se encontraba en 1987, cuando se aprobó el planeamiento de Carboneras, que ya preveía el uso residencial y el hotel que Azata tramitó con el aval de las Administraciones.

- ¿Por qué se paralizó entonces la construcción del inmueble?

El maridaje entre constructora y Administraciones se resquebrajó en noviembre de 2005, cuando el Gobierno aprobó el deslinde, ratificado por el Supremo y la Audiencia Nacional, que impedía toda construcción a menos de 100 metros del mar. Dos meses después, un juez detuvo las obras, ejecutadas para entonces al 94%, al ocupar con mucho la franja de protección, que Junta y Ayuntamiento sitúan aún hoy en 50 y 20 metros. El juez puso también en tela de juicio que los suelos sobre los que se alza el hotel fueran urbanizables. Varios órganos judiciales coinciden en que el paraje es desde 1994 un área natural de interés general incompatible con el uso urbanístico.

- ¿Es ilegal el hotel? Una docena de resoluciones judiciales apuntan que la construcción del edificio a 28 metros del mar no fue conforme a derecho. Entre ellas destaca la emitida en septiembre de 2008 por el mismo juez que paralizó las obras, que apreció indicios de nulidad en la licencia por no haber tenido en cuenta ni el deslinde de 100 metros, ni que los suelos figuraban como protegidos. La sentencia fue recurrida por Consistorio y promotora ante el TSJA, que se tomará aún su tiempo para resolver esta cuestión.

- ¿Por qué se edificó en suelos aparentemente no aptos? En la sentencia que advierte de la posible nulidad de la licencia, el juez achacó el despropósito de El Algarrobico a la "desidia" de Ayuntamiento y Junta para con la defensa de la normativa de Costas y de Medio Ambiente. El juez censuró especialmente a la Junta, que en 1997 alteró los planos en los que El Algarrobico figuraba como espacio protegido para clasificarlo como urbanizable. La fiscalía ha eximido de responsabilidad penal al Consistorio y a la Junta, a la que disculpa al entender que alteró los planos "sin mala fe" para corregir un error.

- ¿Quién y cuándo determinará el porvenir del edificio? Con el Ayuntamiento de Carboneras enrocado en la defensa del inmueble -"propongan 25 hoteles más y que crezcamos en riqueza", llegó a decir el alcalde, Cristóbal Fernández-, Gobierno y Junta han optado por instalarse en la retaguardia. Así, tras el carpetazo en 2009 a la expropiación del hotel, ambas Administraciones han dejado en manos de la justicia toda decisión sobre su futuro. Con alrededor de 15 recursos y contrarrecursos abiertos, el principal es el que afecta a la licencia, los juristas estiman que las respuestas se demorarán al menos seis años, espera que puede sentenciar medioambientalmente a El Algarrobico, cuyo hotel no es hoy más que sinónimo de degradación y ruina.

22-II-10, R. Rodríguez, elpais

La pasada semana Greenpeace España ha puesto en marcha la web www.tehasalidounalgarrobico.com .  En esta página interactiva Greenpeace propone colocar “un grano” en la cara de los que deben hacer desaparecer el Hotel de Azata de Sol en la playa de El Algarrobico (Carboneras, Almería) , como son José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del Gobierno, Elena Espinosa, Ministra de Medio Ambiente, y José Antonio Griñán, presidente de la Junta de Andalucía. El hotel ilegal de El Algarrobico se ha convertido en un incómodo ejemplo de la destrucción del litoral español.

Greenpeace considera que los siguientes hechos deben ser examinados por la Fiscalía Anticorrupción:

1. La Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía sustituyó los planos oficiales del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar, sin ningún tipo de expediente y sin someterlo a publicidad alguna, para adaptarlos a las Normas subsidiarias de los Ayuntamientos de Níjar y Carboneras que permitían la urbanización irregular de 300 hectáreas de Parque.

2. Esa misma Consejería justifica el cambio en los planos porque hay un error de 400 hectáreas en las fotos de satélite. Esta decisión supone la amenaza por urbanización de un 10% del Parque Natural.

3. Esta actuación reiterada por parte de la Junta de Andalucía constituye un presunto delito de falsedad en documento público.

4. La Consejería de Medio Ambiente ha ocultado la planimetría oficial del PORN a la Audiencia Nacional, enviando en varias ocasiones una fotocopia de los planos completamente ilegible y que presenta manchas de tinta negra en la zona de El Algarrobico.

5. La parcela de El Algarrobico no está clasificada como suelo urbano en las Normas Subsidiarias  de Carboneras, como defiende el alcalde de esta localidad, sino como suelo urbanizable. La diferencia es trascendental, ya que en los suelos urbanos la servidumbre de protección establecida por la Ley de Costas es de 20 metros y en los urbanizables de 100 metros.

6. El Ayuntamiento de Carboneras conoce, desde 1988, que el proyecto del hotel de El Algarrobico es ilegal porque el que era entonces Director General de Puertos y Costas envió al Ayuntamiento un informe vinculante indicando que la Zona de Servidumbre de Protección donde no se puede construir era de 100 metros. El Ayuntamiento hizo caso omiso: aprobó el Plan Parcial de El Algarrobico y otorgó la licencia de obras en 2003.

7. La promotora Azata S.A. y sus filiales sabían desde 1988 que el proyecto era ilegal, ya que así se lo había comunicado el Servicio Provincial de Costas de Almería. Además, Azata ha recibido un trato de favor por parte del Ayuntamiento de Carboneras que, incluso, ha adoptado acuerdos para eximir del pago de tasas a la empresa.

8. Finalmente, a pesar de las numerosas sentencias contrarias a la legalidad del hotel, la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Carboneras continúan considerando como urbanizables los terrenos de la playa de El Algarrobico.

“Greenpeace no va cesar en su lucha por que se sepa la verdad y para que se depuren responsabilidades de aquellos que han permitido la construcción de este hotel en pleno Parque Natural y a 14 metros del mar”, declara Pilar Marcos, responsable de la campaña Costas de Greenpeace. “Los presidentes del Gobierno y de la Junta de Andalucía; Ministra y Consejera tienen la inmediata responsabilidad de demoler este hotel, sin excusas y dilaciones”, concluye Marcos.

En el extenso informe "Desctrucción a toda costa" Greenpeace España ha estudiado, uno por uno, los pocos tramos de litoral virgen que quedan en los más de 8.000 kilómetros de costa del Estado. Para ello, ha analizado 233 Espacios Naturales Protegidos (ENP) costeros que, en un principio, deberían estar a salvo del modelo depredador que ha destruido el litoral, ya que están amparados por varias figuras de protección autonómica, nacional e internacional. Sin embargo, Greenpeace ha detectado que en 120, más de la mitad, peligran cada día sus valores naturales ante amenazas como los proyectos urbanísticos, las infraestructuras o la contaminación. 

En estos ENP costero-marítimos existen campos de golf completamente operativos, proyectos de cientos de viviendas, industrias que vierten sus aguas residuales o planes de macropuertos industriales sobre habitats y especies que al menos, sobre el papel, deberían estar protegidos. Greenpeace los ha denominado "Parques de papel".

Enlace: Greenpeace España 

http://www.vistaalmar.es/15/medio-ambiente/contaminacion/711-purulentos-granos-en-las-costas-espanolas.html