renovadas ejecuciones de uigures

Los tribunales chinos han condenado a muerte a cuatro uigures –la mayoría de etnia turca musulmana que vive en la región occidental de Xinjiang– por su presunta implicación en las violentas protestas de este verano, que se saldaron con la muerte de 32 personas, según anunció ayer el gobierno regional en su web. Los tribunales consideraron a los acusados culpables de terrorismo, incendio provocado y homicidio. Grupos uigures en el exilio denunciaron que los cuatro habían sido torturados y habían tenido una defensa muy limitada. 16-IX-11, efe, lavanguardia