España cañí -17: país de imposible honestidad

- > dossier España cañí

Hace año y medio que Sònia Rojas  quiere devolver al Estado 1.230 euros y la Administración no sabe ni responde. Su empeño no va a salvar a España del via crucis económico pero pone de relieve dos cuestiones importantes para los tiempos que corren. La primera, que hay gente honesta y jóvenes honestos. La segunda, que la Administración chirría no sólo a la hora de pagar sino también cuando alguien se empeña en devolver lo que cree que no es justo

Sònia llamó ayer al programa El món a RAC1,cuando los oyentes exponían sus problemas para cobrar todo tipo de ayudas prometidas en los boletines oficiales. Pero ella sorprendió por su historia al revés. Esta mujer, que hoy tiene 29 años, se acogió hace tres a las ayudas que ofreció el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero para que los jóvenes pudiesen emanciparse -la renta de emancipación- y las cosas fueron sobre ruedas.


Sònia Rojas

Con rapidez se resolvieron los trámites y muy pronto recibió 600 euros como aval para poder alquilar un piso -aval a devolver- y una ayuda mensual de 210 euros. "La verdad es que este apoyo me fue muy útil -explicaba ayer en una conversación posterior-; pude independizarme y tener un piso para mí sola en Terrassa ". A Sònia las cosas le fueron bien. Licenciada en Estadística, empezó a trabajar en una empresa del sector sanitario y su nómina creció.

Superó los 22.000 euros anuales que establecía el Gobierno como ingresos máximos para poder recibir la ayuda y decidió - como establece la ley-notificarlo para dejar de cobrar la ayuda. "No quería recibir algo que no me tocaba y que podía beneficiar a otros jóvenes que lo necesitaban", explicaba ayer sin darse ninguna importancia.

Así que llamó varias veces al ministerio - hoy englobado en Fomento-para devolver los 600 euros, más las tres mensualidades extra que, hasta el momento, había recibido. Pero nadie sabía explicarle qué debía hacer. Para que las cosas quedasen claras y también como medida de precaución para que el Estado no le reclame después intereses, envió una carta certificada. Ha pasado un año y medio y... silencio.

Sònia logró que la Generalitat - donde se tramitan estas ayudas que paga el Estado-gestionase con Madrid que dejase de recibir las mensualidades. Pero Sònia sigue con 1.200 euros de más que quiere devolver por honestidad y porque, al final, puede convertirse en un nuevo lío burocrático...

"Yo también llevo un año sin poder devolver los 1.200 euros que debo a la Administración". Ese fue el mensaje que lanzó Raúl M. en LaVanguardia. com tras conocer el testimonio de Sònia en RAC1. Raúl renunció a la renta de emancipación bàsica pero siguió recibiéndola durante un año más. "La próxima vez no actuaré de buena fe", se lamentaba.

A mediados del 2008, Raúl solicitó la ayuda, pero en septiembre de ese mismo año renunció a ella porque su situación económica cambió. Sin embargo, siguió cobrando 105 euros al mes (el 50% de la ayuda) hasta septiembre del 2009. Raúl acudió varias veces a la Oficina Local de la Vivienda de Sant Cugat, donde residía. "De allí me remitían al Ayuntamiento, del Ayuntamiento al Ministerio de la Vivienda y del ministerio otra vez al Ayuntamiento", explica. En total, Raúl debe 1.260 euros, pero no encuentra la forma de devolverlos.

21-IX-11, C. Sen, lavanguardia

Vull tornar els diners

MONTSERRAT ENRICH  - Barcelona, cartasdeloslectores/lavanguardia 
En el 2008 vam demanar la prestació de dependència per a la meva mare. Ella va morir al desembre del 2009, sense encara haver cobrat. Finalment, un mes més tard, al gener del 2010, ens van pagar tota la suma endarredida pertinent, des del dia de la sol · licitud. Crec que en el moment d´efectuar aquest pagament, l´Administració havia d´haver comprovat si el beneficiari estava viu, cosa que no va fer. Però la sorpresa va ser que a partir d´aquell moment van seguir pagant la mensualitat com si estigués viva. Al cap de dos mesos me´n vaig adonar i vaig trucar a Benestar Social per donar-la de baixa (pel que sembla, no hi ha diàleg amb la Seguretat Social) i van deixar de fer el pagament.

Quant als diners cobrats de més, a partir de la defunció, em van dir que m´enviarien una carta indicant el número de compte en què havia de retornar la suma dels dos mesos que no corresponien. Ja em van avisar que trigaria a rebre-la, però aviat farà dos anys i encara ningú no m´ha dit on he d´enviar els diners. Com a contribuent, m´inquieta pensar que com el meu cas n´hi deu haver molts i d´imports més elevats.