caricaturista turco a la cárcel

En una ornamentada mezquita, un feligrés no las tiene todas consigo. Mientras sus compañeros siguen los rezos obligatorios del islam, él prefiere no hacerlo. Para escabullirse, llama por teléfono móvil. Su interlocutor resulta ser el Altísimo. "Mi Dios, ¿no podría faltar al último rezo? Es que tengo trabajo", pregunta… Y pronto recibe la respuesta positiva pues añade: "¡Muchas gracias, mi Dios, que tengas un buen día…!"

Bahadir Baruter, célebre dibujante turco, firma la caricatura publicada en el semanario de humor Penguen y le puede caer un año de cárcel. ¿La razón? Oculta en una de las columnas - la de la izquierda en la imagen-de la mezquita, se halla la inscripción Allah yok, din yalan (Dios no existe, la religión es una mentira).

Varios ciudadanos y el sindicato del Consejo para Asuntos Religiosos (Diyanet) denunciaron a Baruter. La Fiscalía de la República pide un año de cárcel para el artista por atentar contra los valores religiosos del pueblo turco.

En el carnet de identidad turco existe una casilla asignada a la religión y hay que poner una religión. No se puede indicar ateo. El 99% del censo es musulmán. No existen cifras fiables del número de ateos en el país. No es fácil en Turquía salir del armario de los sin dios. Aydin Türk, el editor de Ateizm. org, una página dedicada a la publicación de ideas como "la religión es una mentira", opina que "hacer público que eres homosexual es más fácil en Turquía que decir que eres ateo".

Pero, también hay destacados ateos en la historia del país. El año pasado murió en el exilio de Florida Ilhan Arsel, académico, y escritor. Experto en ley islámica no creía en Dios. Turan Dursun, investigador del islamismo, dejó de creer hasta convertirse en ateo al estudiar el islam y otras religiones. Tras numerosas amenazas, fue asesinado por fanáticos religiosos en 1990.

1-X-11, R. Ginés, lavanguardia