el colchón del ex ministro Kudrin

Al contrario de lo sucedido en la terrible crisis de 1998, el sistema bancario ruso sobrevivió en el 2008. Eso fue posible gracias a que el hoy ex ministro de Finanzas AlexéiKudrin decidió utilizar parte de los beneficios que consigue Rusia gracias al precio del petróleo para crear un fondo de estabilidad. Cuando llegó la crisis, Rusia tuvo a su disposición unos 600.000 millones de dólares, con los que pudo inyectar liquidez en el sistema y mantenerlo vivo. Tal cantidad de dinero tambiénsirvió para crear un corredor que permitió devaluar el rublo de manera controlada y sin causar sobresaltos.

La dimisión de Kudrin a finales del pasado mes septiembre, forzada por el presidente ruso por airear en públicosus diferencias presupuestarias, provocó un repunte en la huida del capital invertido en Rusia, que se calcula podría llegar a los 50.000 millones de dólares a finales de este año.

La experiencia de Kudrin, que estuvo al frente del Ministerio desde 1999 hasta su últimoenfrentamiento con Dimitri Medvédev,era un elemento de confianza en la economía rusa. De hecho, el primer ministro Putin (que en el 2012 aspirará a la presidencia, en lugar de Medvédev)ya ha anunciado que no quiere dejar de contar con su colaboración. Pero la volatilidad de los mercados puede acabar con cualquier confianza. El fondo de AlexéiKudrin no es eterno, y segúnla experiencia anterior podría usarse durante un año. El pasado septiembre, el Banco Central tuvo que utilizarlo para estabilizar los mercados y la pérdidade valor de la moneda nacional. Como consecuencia, pasó de 545.000 millones a los actuales 517.000.

16-X-11, G. Aragonés, lavanguardia