´Descalificando´, Pedro Nueno

Yo me disculpo públicamente, pero después de tantos años en el mundo de la empresa y de la economía, hay cosas que todavía no entiendo. No sé si tendré que devolver mi título de doctor a la Universidad de Harvard. Se trata de las agencias de calificación: los Moody´s, Fitch, Standard& Poors, ya saben. Resulta que cada día van rebajando la calidad de las deudas de los países, e incluso de las autonomías, como en el caso de España.

Cuando las autonomías se endeudaban alegremente para montarse un aeropuerto en cada esquina, ninguna agencia decía nada. O, simplemente, si un Estado se endeudaba para gastarse el dinero - no piensen en Grecia, es un decir-,esa deuda era buena y había que correr a comprarla. En cambio, ahora que todo el mundo está ahorrando, racionalizando, que quiere decir despedir a los que sobran (pobre gente, no se lo merecen) y reducir gastos, saneando cuentas, estas agencias van y descalifican cada mes a todos. Eso sí, con gran precisión. Yo a mis alumnos los he de valorar con A (los que lo han hecho muy bien), con B (los que lo han hecho bien a secas) y con C (los que lo habrán hecho tan bien con otro colega que no han tenido tiempo para trabajar en mi curso). En Harvard, también me calificaban así. Pero al final del trimestre. Yo no sé qué habríamos hecho (en Boston había revueltas hippies, los indignados de entonces) si al final de cada trimestre nos hubiesen dado una A y al final del curso nos hubiesen suspendido dándonos una C. Quizás en alguna pared habría hoy el cuadro de un profesor (que fue enviado contra ella por los calificados). Si yo les pusiese a mis alumnos una AAB-de nota puede que también hiciesen un cuadro conmigo.

La prensa tiene la obligación de dar noticias y el titular será: "Fulanita (la agencia) descalifica la deuda de Catalina (por poner a alguien)". Mientras, los catalinos están luchando por sanear su economía y hay montones de indicios de que lo están haciendo bien. Cuando derrochaban alegres, sin criterio, buena nota; cuando sufren trabajando y arreglando, mala nota. Esto no es calificar. Serán agencias de otra cosa. Pero hay gente por el mundo que cree en Europa (los chinos, por ejemplo), que cuando vienen aquí se enamoran (y hay que felicitar a quienes los traen, Ayuntamiento, Generalitat, Cámaras, Lilin y Lidan Qi y alguno más) y se comprarían una casa o traerían una empresa asociándose a alguien por aquí. Pero van a una conferencia en Pekín o en Shanghai y algún experto internacional que cobra un pastón por su rollito explica una horrible situación de Europa, cita a las agencias de calificación y ofrece detalles acerca de quiénes han sido descalificados. El que no sabe bien bien de qué le hablan piensa: "Como no me urge, entonces me esperaré un poco". Y así vamos.

Quizás un día tendríamos que hacer un cuadro en algún lugar con alguna agencia de estas. Con un buen pintor, por supuesto.

16-X-11, Pedro Nueno, lavanguardia