España cañí -27: un tranvía de pago pero no de uso

El primer tranvía de Andalucía apenas ha tenido cinco años de vida en Vélez Málaga. La decisión del Ayuntamiento de paralizar en pocos días el servicio así como la intención de sacar a la venta las unidades reflejan el lastre económico que ha supuesto este medio de transporte desde su implantación.



El convenio suscrito entre el Consistorio y la empresa concesionaria del servicio, Travelsa –formada por Sando y Alsa– ha sido una gran losa para garantizar la prestación del servicio a los vecinos, debido sobre todo a las condiciones marcadas en el documento.



La primera de ellas era referente al número de viajeros, ya que la previsión anual de pasajeros se establece en 1.190.676 usuarios para garantizar el equilibrio del coste de explotación. Sin embargo, esta cifra no se ha alcanzado jamás y la diferencia debe sufragarla económicamente el Ayuntamiento. Por si fuera poco, el número de viajeros ha descendido de manera paulatina en los últimos años.
Así, durante 2007 usaron este medio de transporte unos 908.857 usuarios; 722.126 en el 2008; 695.038 en 2009; y 701.064 el pasado ejercicio. Tan sólo en 2010 se subieron al tranvía 489.612 personas menos de las previstas y este año, aunque aún no ha terminado, se han registrado 470.000 viajeros menos de los esperados.

Para compensar estas pérdidas, se estableció la tarifa técnica que se fijó en 1,42 euros el primer año, frente al 1,30 euros que pagaba el usuario. En diciembre de 2009, debido a la disminución de ingresos y ante la adquisición de una tercera unidad móvil, se aprobó un incremento de la tarifa técnica a petición de la empresa, pasando de 1,42 a 1,68 euros. Este nuevo mandato, se ha vuelto a incrementar la tarifa técnica hasta llegar a 1,82 euros, por lo que el Ayuntamiento paga 52 céntimos por cada usuario.

La puesta en marcha de la segunda fase, un recorrido de 1,2 kilómetros que comunica el parque Jurado Lorca con la avenida Explanada de la Estación, obligaba a un nuevo incremento de la tarifa técnica hasta los 2,80 euros, una cantidad que el actual alcalde veleño, Francisco Delgado Bonilla, afirma que no puede asumir.

Competencia

Otro de los problemas que ha lastrado al tranvía ha sido la competencia que hacen los autobuses que atraviesan el caso urbano. Precisamente, los autobuses de Alsa, una de las integrantes de Travelsa, cogían pasajeros en el trayecto de Vélez a Torre del Mar, casi unos 200.000 al año, que bien podían utilizar el tranvía; una situación a la que todavía no se le ha buscado solución.

Los datos económicos se vuelven preocupantes para el Gobierno municipal, ya que adeudan cerca de 1,6 millones de euros a Travelsa. Y para colmo, la liquidación anual del presente ejercicio se saldará con un déficit cercano al millón de euros por la diferencia entre la previsión de viajeros y los que efectivamente han utilizado los trenes.

Los compromisos por parte de la Junta de Andalucía han sido constantes, pero después no se han llevado a la práctica. De hecho, en enero del 2009 el anterior presidente autonómico, Manuel Chaves, se comprometió durante una visita oficial realizada a la ciudad a ayudar de forma puntual a paliar el déficit del sistema tranviario, que por entonces mantenía una deuda que superaba los 1,2 millones de euros.

Asimismo, en julio del pasado año,la Consejería de Obras Públicas se comprometió a realizar una aportación de 3 millones de euros para la adquisición de la tercera unidad, y que el Ayuntamiento devolvería en años posteriores. Tampoco se sabe nada de ello.

La andadura del tranvía por las calles de Vélez Málaga tampoco ha sido un camino de rosas estos cinco años, por diversas circunstancias. Desde su puesta en marcha, el tranvía ha sufrido una treintena de accidentes, uno de ellos en mayo de 2009 cuando un fallo en el sistema de frenado arrastró una unidad móvil colisionando con varios vehículos estacionados en las vías de la segunda fase.

El último fue en julio, cuando un camión pluma se enganchó con uno de los cables y destrozó las catenarias del trazado que aún no ha entrado en funcionamiento.

También han sido constantes la amenazas de cortar el servicio del tranvía ante los continuos impagos a la empresa, que llegó incluso a plantear un Expediente de Regulación Temporal de Empleo a los trabajadores como medida de presión.

Durante estos últimos meses, el regidor veleño intentó negociar que la Junta de Andalucía asumiera parte del billete para que entrara en servicio la segunda fase, pero la respuesta ha sido siempre que la gestión del tranvía era municipal y que no iba a asumirse parte de su déficit.
La última reunión mantenida esta semana entre los representantes políticos y la empresa se saldó con una respuesta rotunda: se paraliza el tranvía el próximo 1 de noviembre de forma temporal, hasta que no se atiendan las demandas del equipo de gobierno veleño. Además, a comienzos del próximo año 2012 se planteará la venta de las tres unidades móviles a otros municipios con sistemas tranviarios. Con ello, las vías serán el mudo testigo de un viaje que, en cinco años, no ha llevado a ninguna parte.

13-X-11, J. Zayas, laopiniondemalaga

... su mantenimiento supondría asignar en el presupuesto de 2012 una partida de 2,6 millones de euros, es decir, el 9% del montante económico con el que contará el Consistorio para el próximo ejercicio.

No obstante, aunque se paralice el servicio, el Ayuntamiento deberá seguir pagando los costes de amortización de sus unidades, lo que supondrá unos 600.000 euros anuales.

10-X-11, elmundo