España cañí -28: el país de Pepe Gotera y Otilio

- > dossier España cañí 

El Ágora de Calatrava, de 90 millones de euros, tiene goteras permanentes

5-XI-11, S. Enguix, lavanguardia
El Ágora de Valencia, edificio de Santiago Calatrava ubicado en la Ciudad de las Artes y las Ciencias que ha costado 90 millones de euros (el doble de lo presupuestado), tiene goteras. Tantas que en días de lluvia el agua entra en el recinto entorpeciendo las actividades internas, como el Open 500 de tenis que se está celebrando este fin de semana. Lo peor es que parece que no hay de momento solución al problema, como ayer apuntó la consellera de Turismo, Lola Johnson: "Estas filtraciones se producen en momentos puntuales", señaló. Además, el Ágora aún no está finalizado; y como anunció la consellera, "no se acabará de momento". Realidad que convertirá en permanentes las goteras del edificio. 

El Gobierno valenciano, que presidía el popular Francisco Camps, pagó 15 millones de euros al arquitecto Santiago Calatrava por proyectar tres rascacielos en Valencia que, probablemente, nunca se levantarán.

Así consta en el escrito de la Fiscalía Provincial de Valencia, que ha decidido archivar la denuncia que presentaron en su día varios diputados autonómicos de Esquerra Unida (EU). Estos parlamentarios consideran que hubo un supuesto delito de prevaricación y malversación de caudales públicos en el contrato firmado entre la Generalitat y el arquitecto Santiago Calatrava para levantar tres torres junto al complejo de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia. El fiscal, en cambio, estima que "no existen indicios bastantes de criminalidad" para ningún tipo de infracción penal y archiva las diligencias abiertas.

La Fiscalía sí desvela lo que el Gobierno valenciano había ocultado hasta ahora. Es decir, que el Ejecutivo presidido por Francisco Camps abonó "mediante cheques nominativos" 15 millones de euros a Santiago Calatrava a través de la empresa pública Ciudad de las Artes y las Ciencias SA. Hasta ahora, el Gobierno valenciano había dado a entender que, aunque el contrato del proyecto era de 15 millones de euros, solo se había desenbolsado un anticipo de 2,6 millones de euros.

El despacho de Santiago Calatrava se limitó a señalar ayer: "No vamos a hacer declaraciones al respecto". Según la relación de pagos relacionada por el fiscal, el 30 de septiembre de 2005, Calatrava recibió 2.6 millones de euros de anticipo. El 30 de agosto de 2006 se pagaron 137.000 euros por las maquetas y los planos de las torres. El 30 de marzo el abono fue de 6,2 millones por el segundo plazo de redacción del anteproyecto y el 28 de febrero de 2007 otros 6,2 millones correspondientes al tercer plazo.

El diputado de EU Ignacio Blanco exigió ayer responsabilidades políticas por el pago de 15 millones por un proyecto que se sabía "inviable".

8-XI-11, J. Ferrandis, elpais

La Sociedad Proyectos Temáticos de la Comunidad Valenciana (SPTCV), que depende de la Consejería de Economía, pagó 2,7 millones de euros al arquitecto Santiago Calatrava por el anteproyecto y el proyecto básico del Centro de Convenciones de Castellón, que no se ha iniciado y no tiene plazo para su construcción.

La diputada de Esquerra Unida Marina Albiol, que ha consultado esta semana el expediente tras obtener el visto bueno de la Consejería de Economía, denunció ayer que el arquitecto valenciano factura desde su despacho en Zurich (Suiza) para "no pagar impuestos ni seguridad social por los proyectos de la Generalitat".

Albiol explicó que las reuniones técnicas para preparar el proyecto del centro de convenciones de Castellón, según la documentación analizada, tuvieron lugar en Valencia. "Solo aparece la referencia Zurich en las facturas, lo que permite a Calatrava eludir las obligaciones fiscales y de seguridad social que marcan las leyes españolas". "Es lamentable que con dinero público de la Generalitat se realicen estas martingalas", añadió.

Para Esquerra Unida es escandalosa la cantidad abonada al arquitecto por un proyecto de centro de convenciones básico, sobre todo si se tiene en cuenta "que es muy posible que esta construcción nunca llegue a término -la aprobación del plan urbanístico está paralizada por el Tribunal Superior de Justicia y pendiente de sentencia del Tribunal Supremo- por lo que estaríamos delante de un nuevo caso de malbaratamiento de dinero público a escala masiva". "Habríamos pagado 450 millones de las antiguas pesetas, por nada", indicó Albiol.

Por contra, para la diputada de Esquerra Unida, si el proyecto sigue adelante, el despacho de Santiago Calatrava cobrará un mínimo de 7,5 millones de euros, "una cantidad desorbitada que prodría incrementarse con los habituales sobrecostes de las obras del arquitecto valenciano".

Marina Albiol reclama que se paralice cualquier pago al arquitecto valenciano y que la Generalitat estudie una "fórmula para recuperar el dinero invertido en un proyecto fastuoso" que no responde a las necesidades y posibilidades de la sociedad valenciana en estos momentos.

13-III-11, J.F., elpais