España cañí -29: la abyecta pensión de Nemesio

Mató a su mujer e hijo y cobra pensión de viudedad desde 1998

Nemesio Antonio Pisionero fue condenado a 26 años de prisión. Cobra 2.400 mensuales, cifra que incluye su pensión por jubilación. La Seguridad Social revoca la pensión de viudedad al asesino de su esposa. El 016 es el teléfono de asistencia a víctimas de malos tratos. Es gratuito y no deja huella en la factura.

Nemesio Antonio Pisonero, en prisión en Ourense por matar a su mujer y a su hijo en 1998, percibe la pensión de viudedad desde el citado año, con lo que se trata del segundo caso de estas características detectado en los últimos días, según confirmaron fuentes penitenciarias. Tras conocer este caso que publican hoy varios diarios del Grupo Editorial Prensa Ibérica, las citadas fuentes confirmaron que el condenado percibe dicha prestación, pero que en ningún caso Instituciones Penitenciarias tiene acceso a sus cuentas ni capacidad para actuar sobre ellas.

Fuentes del Ministerio de Trabajo informaron a Efe que la pensión que percibe Pisonero procede del Ministerio de Economía, encargado de abonar las prestaciones a los funcionarios pertenecientes a la Mutualidad de Funcionarios del Estado (MUFACE), colectivo al que pertenece el condenado. Según publican hoy los diarios del citado grupo editorial, Nemesio Antonio Pisonero ha estado cobrando durante los últimos trece años la pensión correspondiente a la mutua de clases pasivas por la fallecida, que ascendía a más de 800 euros al mes en el último año.

2.400 euros mensuales

Desde el pasado marzo, el condenado percibe la retribución máxima legal, de unos 2.400 euros mensuales, cifra en la que se incluye su propia jubilación. Nemesio Antonio Pisonero fue condenado a 26 años de cárcel, con un cumplimiento efectivo de 20, por matar a su mujer y a su hijo el 25 de marzo de 1998 en el que era el domicilio familiar situado en Laguna de Duro (Valladolid).  Allí, madre e hijo murieron tras recibir varios disparos efectuados con una carabina del calibre 22. El caso de este asesino se suma al de Llorenç Morell, condenado en 2005 a 18 años de prisión por haber matado a su esposa en Sils (Girona) y que, desde julio de 2005 y como consecuencia de un error administrativo de la Seguridad Social, estuvo cobrando una pensión de viudedad de 592,92 euros mensuales. La Ley Integral contra la Violencia de Género impide que los asesinos hereden de su mujer o cobren una pensión de viudedad, por lo que, tras investigar el caso, la Seguridad Social revocó la citada paga "de forma inmediata". El error no se descubrió hasta que tuvo que realizarse la audiencia prevista para calcular el valor de los bienes con los que el condenado debería haber hecho frente a la indemnización, y fue en dicho acto donde la Seguridad Social reveló que este organismo estaba pagando una pensión de viudedad al condenado.

14-XII-11, efe, 20minutos

Nemesio Pisonero y María Teresa de Jesús, profesores de instituto, mantenían serias diferencias en relación a la educación de sus hijos de 24 y 20 años, llegando incluso el padre a echarlos de casa. El 25 de agosto de 1998 Nemesio cogió una carabina en el sótano y disparó a la pared. La mujer salió huyendo con su hijo Oscar y se escondieron en el salón. Pero el hombre entró y echó al hijo. La madre murió de un disparo a bocajarro. El joven Óscar bajó y mientras su padre le apuntaba le gritó: "La has matado, la has matado". Entonces, Nemesio le pegó tres tiros en el tórax. El hijo pequeño se acercó a su padre por detrás y le desarmó. Salió corriendo hasta el cuartel de la Guardia Civil.

Nemesio Antonio Pisonero, que entonces tenía 53 años, fue condenado en el 2000 a 32 años de cárcel, luego rebajadas a 26. Desde el 2007 disfruta de permisos de salida y desde el 2007 sólo va a la cárcel a dormir.

Nuevo caso escandaloso, que se suma al conocido hace unos días en Girona: el hombre que el 25 de agosto de 1998 mató de un tiro en la cara a su mujer y de tres en el tórax a su hijo en Laguna de Duero (Valladolid) cobra la pensión de viudedad. Clamor social por lo que se considera una total injusticia que, sin embargo, no es tal. El asesino, que actualmente disfruta del tercer grado penitenciario, cometió las barbaridades citadas antes de que la ley de Violencia de Género entrara en vigor en el 2005 y que impide el cobro de pensiones de viudedad a aquellos que arrebatan la vida a su mujer. En este caso, la ley está de su parte, algo que no ha ocurrido con el caso, conocido hace unos días, del hombre que en el 2005 mató a su mujer en Sils (Girona) y que estaba cobrando una pensión de viudedad que no le correspondía. El Ministerio de Economía ya le ha retirado la pensión.

Pero, ¿qué ocurre con la pensión de viudedad del asesino de su mujer e hijo en el domicilio familiar de Laguna de Duero? La ley está de su parte, porque en este país, hasta hace apenas ocho años "las cosas eran así. Lo que ahora nos parece escandaloso era lo que impera hasta hace poco", señala Miguel Lorente, delegado del Gobierno para la Violencia de Género.

Pero, pese a que la ley ampara al asesino en este punto. el Ministerio de Economía ha pedido al abogado del Estado que evalúe si hay algún resquicio legal que permita retirarle la pensión a Nemesio Antonio Pisonero Domínguez. ¿Cómo? Según expertos en Derecho, el Código Penal establece que un asesino no puede beneficiarse del acto delictivo cometido, algo que se ha aplicado con frecuencia en casos de homicidio entre socios de una empresa, por ejemplo. Aunque nunca se llegó a aplicar a los hombres que mataban a sus mujeres porque se consideraba que no podían retirar el sustento a sus hijos.

Además, una orden ministerial de 13 de febrero de 1967 señalaba que esa prestación se extinguiría si el que la recibe es condenado en firme por la muerte del causante de esa pensión. Y es ahí donde el Estado podría actuar en este caso y retirar los 800 euros mensuales que durante los últimos trece años ha estado cobrando de la mutua de clases pasivas de su mujer, según publica "El Faro de Vigo".

En el caso del hombre que mató a su mujer en el 2005, el Ministerio de Economía reconoce que se produjo un error, debido fundamentalmente a que el asesino puso en marcha los certificados precisos para recibir la pensión de viudedad antes de que finalmente fuera detenido.

15-XII-11, C. López, lavanguardia