España cañí -32: políticos de rapiña

- > dossier España cañí

Nos encontramos ante la clase política probablemente más despistada del mundo, que disfruta de los últimos gadgets tecnológicos (iPhones, iPads, laptops o Black-Berry) a los cuales muchos tienen derecho a tener uno de cada, a pagar por el contribuyente, claro.

Después los vemos en conferencias y no saben hacer ir el ratón del ordenador. ¿Cómo puede ser que estos consejeros de empresas y organismos públicos los pierdan tan a menudo? El consejo de administración de un organismo público estatal de siete consejeros en una semana ha perdido tres iPads y dos iPhones. ¿Puede ser que, debido al cambio electoral, vean peligrar su lugar y en quieren sacar hasta las últimas migajas, o es simplemente poca ética y profesionalidad?

En el fondo no son más que unos pobres políticos. Me gustaría saber qué pasa en el Congreso, el Senado o el Parlament.

27-XI-11, Josep Solans, cartesdelslectors/lavanguardia