´Homo videns. La sociedad teledirigida´

“Homo videns. La sociedad teledirigida.”
Taurus, 1998.

“la televisión favorece -voluntaria o involuntariamente- la emotivización de la política, es decir, una política dirigida y reducida a episodios emocionales... El saber es logos, no es pathos, y para administrar la ciudad política es necesario el logos... Así pues, la cultura de la imagen rompe el delicado equilibrio entre pasión y racionalidad...

el animal racional está siendo atacado profundamente, más de cuanto lo haya estado nunca … Y el clima cultural más apoyado por los medios de comunicación consiste en atacar al modelo elitista, abyecto y superado, del hombre racional occidental … El hombre del postpensamiento, incapaz de una reflexión abstracta y analítica, que cada vez balbucea más ante la demostración lógica y la deducción racional, pero a la vez fortalecido en el sentido del ver (el hombre ocular) y en el fantasear (mundos virtuales), ¿no es exactamente el hombre bestia que presenta Vico en su Ciencia Nueva?...

La ignorancia casi se ha convertido en una virtud, como si se restableciera a un ser primigenio incontaminado e incorrupto; y con el mismo criterio, la incongruencia y el apocamiento mental se interpretan como una "sensibilidad superior", como un esprit de finesse, que nos libera de de la mezquindad del esprit de géométrie, de la aridez de la racionalidad...

para encontrar soluciones hay que empezar siempre por la toma de conciencia … Y debemos reaccionar con la escuela y en la escuela. La costumbre consiste en llenar la aulas de televisores y ordenadores. Y deberíamos, en cambio, vetarlos (usándolos sólo para el adiestramiento técnico, como se haría con un curso de mecanografía). En la escuela los pobres niños se tienen que "divertir". Pero de este modo no se les enseña ni siquiera a escribir y la lectura se va quedando cada vez más al margen. Y así, la escuela consolida al vídeo-niño en lugar de darle una alternativa.”