´Sobre Chechenia´, Gari Kasparov

Sobre Chechenia
Gari Kasparov, Bakú-1963, ex-campeón mundial de ajedrez
entrevista de Ima Sanchís

¿Cómo vive lo que está ocurriendo en Chechenia?

Como lo que es: un genocidio. Pero no es sólo un problema ruso. También es un problema de Occidente, que está actuando mal, muy mal, al cerrar los ojos. Es increíble ver cómo los líderes del mundo civilizado pretenden hacer ver que todo está perfectamente en Chechenia. Cuando oigo por ejemplo a “mister” Blair decir que Chechenia tiene un desarrollo constitucional positivo, después del referéndum en el que 100.000 soldados rusos votaron, me indigno. ¿Puede imaginarse a los soldados británicos votando en Iraq? Todo el mundo sabe que Chechenia es una tragedia y una herida abierta que se está extendiendo como si se tratara de un cáncer, se está comiendo a Rusia en vida. Pero todo el mundo hace ver que no está sucediendo nada. ¿Y sabe cuál es la tragedia de todo esto?

¿...?

Que la tragedia va de hacer dinero. Chechenia es como un agujero negro donde están desapareciendo miles y miles de millones de dólares. Desde hace diez años hay un presupuesto provisional ruso para la reconstrucción de Chechenia, pero el dinero no acaba en los bolsillos de los colaboradores locales, sino en los bolsillos de los oficiales rusos. Los generales norteamericanos no vendían armas a los vietnamitas e Israel no vende armas a los árabes, por eso digo que Chechenia es el reflejo de un lugar sin ley, lleno de corrupción.

¿Qué cree que le hace falta a su país?

Mira, al final creo que cada nación tiene el gobierno que se merece. Es culpa nuestra y sólo nosotros podemos cambiarlo. Pero si los líderes occidentales expresan su apoyo a Putin es muy difícil oponerse. Creo que Occidente debería dejar de emplear esta doble moral. En una misma sesión de la ONU no se puede condenar a Israel por crímenes contra la humanidad y no encontrar nada malo en lo que se está haciendo en Chechenia. Si Israel empleara a diario las mismas tácticas que está empleando la milicia rusa en Chechenia, probablemente ya no existiría Hamas. Pero hay límites, sabes que no puedes matar a todos los civiles. Dejemos de usar esta doble moral para los mismos problemas.

Igual es que no somos capaces.

Éste es el lado oscuro del hombre, pero también tenemos valores únicos, como los derechos humanos, que deberían ser realmente universales. Si tú dices el “dictador Pinochet”, no puedes decir el “presidente Castro” o el “presidente Saddam Hussein” o el “líder coreano”. Seamos honrados: dejemos de intentar hacer ver que las cosas son distintas cuando, en el fondo, son todas las mismas. Esto sería lo que yo llamo el veneno de la impunidad, y creo que toda persona debería ser anticomunista y antifascista, dos ideologías impregnadas del mismo veneno. Sin embargo, si tú dices que admiras a Hitler, la gente te excluye; pero si dices que admiras a Stalin, no es tan grave.

lavanguardia, 2-XI-2003