España, en la cola de la UE en políticas contra la corrupción

https://transparencia.org.es/

Resultat d'imatges de transparencia internacionalEspaña está estancada en materia de lucha contra la corrupción y en la cola de la Unión Europea, según el informe anual de Transparencia Internacional (TI) correspondiente al 2018, que este organismo independiente elabora analizando 180 países. Según este ranking, España ocupa el puesto 41.º del mundo, con una puntuación de 58 sobre 100, en el índice de percepción de la corrupción. Países como Botsuana o Qatar mejoran la puntuación española.

La puntuación media de las consideradas “democracias plenas” es de 75 puntos, mientras que las “democracias imperfectas” obtienen 49 puntos, 35 los “regímenes híbridos” y 30 los “autocráticos”. Según TI, a mayor calidad democrática, menor corrupción. España está en el puesto 20.º de los 28 países de la UE, en los que la media es de 66 puntos. Dinamarca, con 88, es el menos corrupto del mundo.

En la presentación del informe, la recién nombrada presidenta de la sección española de Transparencia Internacional, Silvina Bacigalupo, advirtió ayer que España ha aumentado sólo un punto en su calificación respecto al índice del 2017, lo que significa que está estancada. Según Bacigalupo, las reformas emprendidas por los gobiernos de Mariano Rajoy y Pedro Sánchez no han funcionado. A su juicio, es necesaria una “agenda para luchar contra la corrupción” y un plan integral con medidas preventivas. “Focalizar todo en la sanción” y el Código Penal “es un error” porque “llega tarde y no resuelve el problema”, añadió.

El informe destaca la caída de Estados Unidos, que pierde cuatro puntos, y queda bajo la categoría de “país en observación”, como el Brasil de Jair Bolsonaro.

El estudio de Transparencia Internacional lanza una advertencia global: los esfuerzos para luchar contra la corrupción están chocando con fenómenos como el auge de los populismos y regímenes autoritarios. El resultado de esta combinación es una profunda “crisis democrática” que afecta a todos los países, sea cual sea su nivel de riqueza o de fortaleza de sus instituciones.

Somalia y Siria son los países considerados más corruptos, con 10 y 13 puntos respectivamente. Y suspenden el 67% de los 180 países analizados. En lo alto de la lista, junto a Dinamarca, se sitúan Nueva Zelanda (87), y Finlandia, Singapur, Suecia y Suiza, con 85.

, Barcelona, 30/01/2019 - lavanguardia