un recurso de Jordi Sànchez abre grietas en el Tribunal Constitucional

Resultat d'imatges de llibertat jordisUn recurso planteado por Jordi Sànchez contra una sanción que recibió en prisión –por una grabación para un mitin electoral– ha provocado grietas desconocidas hasta ahora en el Tribunal Constitucional (TC) con respecto a las cuestiones relativas al proceso independentista en general y a la situación de los presos del caso 1-O en particular. El problema surgió por el voto particular emitido por tres magistrados contra la decisión de rechazar la impugnación presentada por Sànchez por extemporaneidad. Es decir, por haberse formalizado una vez vencido el plazo legal previsto.

Dichos magistrados –José Antonio Xiol, María Luisa Balaguer y Fernando Valdés– estimaban que no había causa de inadmisión y que debía examinarse el fondo del recurso. Pero la mayoría estimó que se había presentado fuera de plazo. La minoría, a su vez, redactó un voto particular cuyo último punto sostenía la idea de que el rechazo del recurso perseguía evitar la discusión sobre el fondo del asunto, lo que habría llevado a estimar la impugnación de Jordi Sànchez. Esta tesis causó profundo malestar en la mayoría, por entrañar un proceso de intenciones. Conscientes de ello, los magistrados discrepantes explicaron que retiraban dicho punto de su voto particular, y que se había incluido por pertenecer a un borrador que debió haber sido desechado. La defensa de Sànchez, ejercida por el letrado Jordi Pina, ya estaba preparando una nueva iniciativa ante la justicia europea cuando tuvo noticia de la rectificación.

, Madrid, 08/06/2019 - lavanguardia