curas hablando de sexo: ¿es bueno que los matrimonios duren?

Los obispos proponen un curso prematrimonial de entre 2 y 3 años

 Resultat d'imatges de Conferencia Episcopal Española matrimonio

La Conferencia Episcopal Española (CEE) ha propuesto un curso de 2 a 3 años para formar a los novios de cara al matrimonio, porque consideran que las 20 horas de los cursillos prematrimoniales no son suficientes para evitar las rupturas pues, según indican, “a los 5 años, se han roto el 40% de los matrimonios”.

Así lo indicó el obispo de Bilbao y presidente de la subcomisión para la familia y la defensa de la vida de la CEE, Mario Iceta. “Cuando era párroco les preguntaba a los novios: ¿Por qué estáis en el cursillo prematrimonial? Alguno decía: ‘Es que si no, no nos dan un papel y no nos podemos casar’. Yo decía: Falso. Estáis aquí porque según las estadísticas, a los 5 años se han roto el 40% de los matrimonios y a los 15 años, el 60%, y venimos a prepararnos para evitar eso”, expuso.

El prelado insistió en que las 20 horas que suele durar un cursillo prematrimonial actualmente no son suficientes. “Una formación matrimonial no se puede hacer en 20 horas. Para ser sacerdote hacen falta 7 años de seminario y para ser esposo, esposa, padre y madre, ¿20 horas?”, preguntó.

El curso, titulado Juntos en camino +Q2, y elaborado con la colaboración de una docena de matrimonios, se compone de 12 temas en los que se abordan asuntos como: la sexualidad, las relaciones prematrimoniales, la fidelidad o la resolución de conflictos.

El contenido del mismo, que está disponible en la web de la CEE de forma gratuita, no es obligatorio aunque cada diócesis podrá asumirlo y decidir cuál es la formación que exige a los novios.

Entre los temas abordados está la sexualidad. En este apartado, los obispos proponen a los novios la “castidad” hasta después de la boda. “El pánico a la entrega total hace que se haya extendido el probar las relaciones sexuales antes de estar casados”, indican.

Igualmente, consideran la pornografía y la masturbación como “una amenaza” para los matrimonios.

Además, según informa la Ser, el itinerario proponía –en una versión que posteriormente ha sido modificada–, que “el varón los días que quiera tener relaciones sexuales deberá hacer un esfuerzo mayor y asumir ciertas tareas (por ejemplo, llevar a los hijos por la tarde al parque o pasear un par de horas para que la mujer pueda dormir la siesta) y la mujer deberá liberarse de ciertas cargas de trabajo y descansar para encontrarse ambos preparados para el encuentro sexual cuando llegue el momento”.

Madrid, 10/01/2020 - lavanguardia