"Una libertad más necesaria que nunca", LaVanguardia

Vivimos en plena emergencia sanitaria, hemos visto cómo familiares y amigos contraían el coronavirus y algunos, desgraciadamente, morían. Millones de personas están sufriendo los ERTE y muchas economías familiares están en precario. Pero además de luchar contra todos estos efectos negativos, es importante en momentos como estos defender nuestras libertades individuales y colectivas a las que no debemos renunciar. Y una de ellas es la libertad de información.

En tiempos de dudas y preguntas, una información libre, veraz, independiente y contrastada es más necesaria que nunca para evitar que la población sea víctima de bulos, mentiras y fake news , cada vez más abundantes no sólo en redes sociales sino en algunos medios y en algún partido y representante político.

Rechazamos todo intento de limitar o censurar una información libre, plural, independiente y veraz

El sondeo del CIS del miércoles señalaba que el 67% de la población está a favor de restringir la información, prohibir los bulos y remitirse a las fuentes oficiales para evitar noticias engañosas. Era la respuesta a una pregunta que vinculaba la difusión de informaciones falsas con la libertad de información y cuestionaba si hay que mantener “la libertad total” de información sobre el coronavirus. Una pregunta trampa porque condiciona la respuesta. Sorprende, por decirlo suavemente, su formulación, pues de la respuesta se podría inferir que estaría justificado adoptar medidas extraordinarias por el Gobierno para restringir la libertad de información.

Obligar a los medios a recurrir a una única fuente oficial limi­taría su libertad para buscar, analizar, contrastar, verificar y ­publicar otras versiones distintas. El barómetro deja patente que la avalancha de bulos hace que la ciudadanía piense que la mejor manera de combatirlos sería limitar la libertad de información. Ayer, asociaciones periodísticas denunciaron lo que califican de “globo sonda” del CIS para reducir esta libertad fundamental, mientras que su director cree que es “exagerado” ver intencionalidad política en este organismo.

También en este contexto nos parece denunciable la intervención de la secretaria de Vox en el Congreso, Macarena Olana, en el pleno del miércoles, en la que lanzó duras acusaciones a periodistas, mencionando nombres y apellidos, diciendo que eran “la Gestapo que vigila la verdad oficial”, y acusando al Gobierno de controlar la opinión pública favoreciendo a empresas como La Sexta y Mediapro. Que representantes electos usen la sede parlamentaria para difamar y descalificar a periodistas es un intolerable ataque a la libertad de los medios de comunicación.

Rechazamos cualquier limitación o censura a la libertad de información, más necesaria que nunca, y reivindicamos el papel esencial de los medios para aportar a la ciudadanía una información veraz, independiente, plural y contrastada. Los límites a la libertad de información sólo los marca la ley, y restringirla cercenaría un derecho fundamental de nuestro sistema constitucional.

17/04/2020 - lavanguardia