batalla por el geoestratégico islote de las serpientes (delta Danuio)

La batalla por el islote estratégico del mar Negro condiciona el sur del país

Guerra Ucrania - Rusia, en directo | Putin y Zelenski luchan para controlar la isla de las Serpientes

FILE PHOTO: A view shows fire on Zmiinyi (Snake) Island, Ukraine, in this screengrab taken from a drone video obtained by Reuters on May 8, 2022. Ukrainian Ground Forces/Handout via REUTERS THIS IMAGE HAS BEEN SUPPLIED BY A THIRD PARTY. MANDATORY CREDIT/File Photo

Una explosión en un ataque ucraniano grabada por un dron

FUERZAS TERRESTRES UCRANIANAS / Reuters

La batalla por la isla de las Serpientes es quizá la más desconocida de cuantas se están librando en Ucrania. Así ha sido desde hace días hasta que ayer el Ministerio de Defensa británico advirtió de que si Rusia “consolida su posición con [elementos de] defensa aérea estratégica y defensa costera con misiles de crucero, podría dominar el sector noroccidental del mar Negro”. Eso incluiría el sur de Ucrania, añadieron expertos militares ucranianos y británicos consultados por la BBC.

La isla de las Serpientes no es más que un islote llano de 0,17 kilómetros cuadrados (apenas un poco mayor que el de Perejil, frente a la costa marroquí), donde ya no quedan reptiles que lo hagan digno de su nombre y tan solo habitada desde hace muchos años por una aburrida guarnición militar. Sin embargo, se encuentra a 120 kilómetros al sur del puerto de Odesa y frente a la desembocadura del Danubio, lo cual la convierte en altamente estratégica.

Rusia podría ampliar la guerra de Ucrania hacia Transnistria, según la inteligencia de EE.UU.

Agencias Horizontal

El 25 de febrero, al día siguiente de la invasión de Ucrania, el islote fue tomado por la Flota del mar Negro, con el crucero Moskvá (hundido semanas más tarde) a la cabeza. Se hizo famosa entonces la respuesta que supuestamente dio la tropa ucraniana al navío ruso –“¡Jódete!”– aunque algunos creen que fue pura fake news propagandística. De hecho, los soldados se rindieron y fueron exhibidos por la televisión rusa siendo desembarcados en Crimea.

Fueran 13 o fueran 50 los soldados, fuera reforzado o no el contingente, el almirantazgo ucraniano había señalado al menos seis meses antes la posibilidad de un desembarco ruso en la isla.

La isla de las Serpientes

La isla de las Serpientes

Probablemente la batalla actual ha pasado inadvertida porque a los ucranianos no les está yendo bien, lo cual quedaría refrendado por las citadas ad­vertencias. Desde el pasado 6 de mayo lanzaron ataques combinados –incluidos cazas Sujói 27– al parecer con la intención de recuperar la isla para el 9 de mayo, fastidiando así el desfile del día de la Victoria en Moscú. El informe ruso de las pérdidas ucranianas habló de 50 soldados en un in­tento de desembarco, 10 helicópteros, 4 aviones, 30 drones... Obser­vadores independientes han sido más moderados, anotando 27 muertos y 2 helicópteros. Los
rusos habrían perdido siste­mas antiaéreos y un buque de desembarco.

La isla de las Serpientes fue, tras la caída de la URSS, objeto de disputa durante años entre Rumanía y Ucrania, al hallarse junto a la línea fronteriza que marca el Danubio. En el 2009 la Corte Internacional de Justicia falló a favor de Ucrania. Este litigio coincidió con otro sobre el proyecto del canal de Bistroye en un brazo del Danubio, con el que Ucrania pretendía ahorrarse el uso –para buques de gran calado– del canal rumano de Sulina, infraestructuras ambas, por cierto, de grave impacto sobre la reserva de la biosfera del delta del Danubio.

Hoy, sin embargo, Ucrania depende de los canales y puertos rumanos ante el bloqueo ruso del mar Negro. Y no falta quien dice que si la isla de las Serpientes hubiera sido concedida a Rumanía, país miembro de la OTAN, hoy la situación sería muy diferente.