España cañí -68: (irresponsable) gestión de (la) mierda

- dossier España cañí

El alcalde de Bèlgida, Diego Ibáñez, ha denunciado a Las Provincias, la pasividad del Consell ante la retirada de un vertedero ilegal ubicado en la localidad.
Según explica Ibáñez, «en 1991 una empresa montó una planta de reciclaje y tratamiento de vidrio que funcionó bien hasta 2006-2007 cuando se empezó a almacenar todo tipo de residuos», convirtiéndose en un «vertedero de residuos», tal y como asegura el alcalde.
En el año 2009, continúa Ibáñez, «el antiguo gobierno pidió clausurarlo pero el propietario no hizo caso por lo que se dio parte a la Conselleria de Medio Ambiente», ya que según apunta el alcalde, «se trata de un delito medio ambiental» y la Conselleria «dice que queda todo en sus manos».
En febrero de 2010 «el Consell volvió a escribir al propietario dándole un plazo ya que sino iniciaría un expediente sancionador» y lo volvió a hacer de nuevo en junio de 2011 cuando pidió «que se clausurara o que lo ejecutaría subsidiariamente».
El pasado mes de abril se produjo un incendio en un barranco cercano a este vertedero, a unos 20 metros de algunas casas del pueblo, apunta Ibáñez, que estuvo desprendiendo humo durante ocho días.
Ante esta situación, explica el alcalde, los vecinos están muy «alterados» por lo que «mantuve una reunión con la secretaria autonómica para que nos den una solución» obteniendo como respuesta que, «es responsabilidad del Ayuntamiento».
Ibáñez explica que «salí de la reunión con una sensación de impotencia» ya que el pueblo «no se puede permitir lo que supone retirar» este vertedero y «los residuos siguen ahí». De hecho, desde ocho días después de que se produjera el incendio hasta ahora «he llamado tres veces a los bomberos, la última el pasado sábado porque sigue saliendo humo» que puede provocare que el fuego se reavive, además «hay roedores y malos olores».
Según el alcalde, «el propietario de la planta va a la suya y no ha hecho caso a nadie» y «lo que quiero es que la Conselleria acabe el expediente para subsanar lo que se ha hecho ilegalmente, y la única manera es retirarlo». En la reunión mantenida «el Consell me dijo que le enviaría otra carta para iniciar el expediente sancionador pero, a mi parecer, la solución no es enviar más cartas sino actuar».
Ibáñez recuerda que «desconocía el asunto cuando entré como alcalde pero vinieron a quejarse vecinos con parcelas colindantes a la suya y llamé al Seprona, aunque me pidieron que los llamara cuando estuviera 'con las manos en la masa'».
En este sentido el alcalde apunta que el propietario de la planta, «ha rodeado el solar con cipreses y hace montones de basura, que provienen de fábricas, obras... y los tapa con vidrio» además «trabajaba de noche».
El primer edil concluye que «vamos a luchar para ver como nos quitamos este problema de encima».
27-VI-12, A. Vicente, lasprovincias