España cañí -80: spain is different

- dossier España cañí

¿Son las sociedades alemana, francesa o italiana menos solidarias e igualitarias que la española? Si tomáramos como referencia el uso que hacen de los pronombres de solidaridad y poder, del tú y del usted, se diría que sí. Sin extraer conclusiones de un análisis tan simplista, lo cierto es que el tutearse a troche y moche, incluso en el ámbito laboral y sin el consentimiento tácito del interlocutor, se ha convertido en un distintivo español que sorprende a quienes llegan a nuestro país. “No”, dirán algunos, “porque los ingleses sólo tienen un tratamiento para la segunda persona, el universal you”. Pero la realidad es que los británicos utilizan otros recursos lingüísticos para revestir de mayor o menor formalidad sus relaciones, y para tutear o indicar mayor familiaridad, incluyen el nombre de pila del interlocutor en las frases.

En Francia prevalece la forma vous sin controversia. El tú sólo impera en el círculo familiar (con excepciones como la del ex-primer ministro Édouard Balladur, conocido por su extremado formalismo y por tratar de usted a su esposa y a sus cuatro hijos), y sólo se tutea en el mundo laboral si la persona de mayor posición jerárquica lo propone. En Alemania o Italia, además de mantenerse el tratamiento de usted para las relaciones con desconocidos, con personas de más edad o en el mundo laboral, se utilizan todavía los tratamientos de grados académicos para las relaciones más formales o en las que se quiere dar relevancia a la autoridad o a la jerarquía. Pero tampoco es una cuestión de idioma, porque en Latinoamérica no se observa el mismo comportamiento. De hecho, en algunos países como Bolivia, Ecuador, Colombia y Panamá, usan el tuteo como forma culta, formal, y recurren al voseo para las relaciones de familiaridad. En otras zonas, como Chile y algunos estados de México, el tuteo implica una formalidad intermedia, mientras que el voseo es el tratamiento más familiar. En cambio, en España el vos –ya perdido– nunca tuvo significado de familiaridad, sino que marcaba más distancia que el usted.

3-XI-12, ES/lavanguardia