"España se merece democracia directa", Daniel Ordás

Espero con interés el libro España se merece democracia directa, que la editorial Zumaque publicará el mes próximo, según anunciaba el martes Ima Sanchís en La Contra. El autor es Daniel Ordás, un suizo de padres asturianos, militante del Partido Socialdemócrata, que defiende que los políticos deben mandar menos y hacerlo más los ciudadanos con su voto. ¿Qué es la democracia directa? Pues un sistema en el que los políticos elegidos por el pueblo están obligados a poner a referéndum las decisiones importantes. El tal Ordás, abogado de profesión, propone concentrar las votaciones de la población en cuatro referéndums al año. En la Confederación Helvética se celebran anualmente veinte o treinta, y es evidente que internet facilita las cosas. Contaba el militante socialdemócrata que, cuando la gente considera que los bienes comunes son suyos, asume más responsabilidades. En Suiza se acaba de subir el IVA por votación popular, mientras que en España se nos ha endilgado un IVA tres puntos superior, que son trece para la cultura. En cambio, en su país han sido los ciudadanos quienes han aceptado subirse este impuesto algo menos del 1% durante tres años, para tapar un agujero en la Seguridad Social.

En Europa les hemos dado a los políticos un exceso de responsabilidad sobre la gestión de los asuntos colectivos. En España, la impunidad de los responsables de la cosa pública resulta descomunal, pues deciden incluso sobre cuestiones que afectan directamente las conciencias de los ciudadanos. Por ejemplo, ¿quién caray le manda cambiar la legislación vigente sobre el aborto al ministro de Justicia? Algo que funcionaba sin problemas, Alberto Ruiz Gallardón lo ha convertido en un problema, presionado por la cúpula de la Conferencia Episcopal, por los kikos o vaya a saber por quién. ¿Y si nos dejan decidir a los ciudadanos? Eso es lo que ocurre, por ejemplo, en Estados Unidos, aprovechando las convocatorias electorales. Una sociedad madura no necesita de políticos que se preocupen por sus pautas morales.

Seguramente por culpa de cuarenta años de dictadura, nuestro país había perdido la concepción democrática de la vida en sociedad. Les hemos dejado a los dirigentes políticos no sólo las llaves de la caja, sino también el llavero de nuestras conciencias. A menudo legislan sobre cuestiones que afectan nuestra privacidad, en lo que es claramente una invasión de la intimidad colectiva. España debe ser el único país en el mundo que, cuando se produce un vuelco político, no sólo se cambian ministros y secretarios de Estado, sino incluso las presentadoras de los Telediarios.

Ordás asegura que la democracia directa no es de derechas ni de izquierda, sino otra manera de hacer política. La democracia se ha convertido aquí en una hipoteca a cuatro años con un altísimo interés.

23-XI-12, Màrius Carol, lavanguardia