"Al servicio de los ciudadanos", Xavier Sala i Martín

Utilizar tecnologías para modernizar y reducir costes sin perder productividad y eficiencia es normal en el sector privado pero parece una idea extravagante en el sector público. Y es que la innovación en el sector público tiene la oposición frontal de tres estamentos importantes. El primero es el funcionariado, de naturaleza conservadora, burócrata y reticente a cambiar. El segundo es la clase política, que siempre ha utilizado el sector público (y sus puestos de trabajo) como una herramienta para ganar votos y para colocar a amigos, familiares y simpatizantes del partido. Y finalmente, el de los intelectuales (muchos de los cuales también son funcionarios) que piensan que el sector público es un gran centro de empleo para gente que en algún momento de su vida ha sabido memorizar, como ellos, 200 temas para pasar unas oposiciones.

A los tres grupos se les debería explicar que el Estado no es, o no debería ser, un instrumento al servicio de funcionarios y partidos políticos, sino un instrumento al servicio de los ciudadanos.

17-I-13, Xavier Sala i Martín, lavanguardia