RADICAL
radicalparty

absueltos los asesinos de Guillem Agulló (...)

Audiencia Provincial de Valencia ha absuelto a los 18 integrantes del grupo neonazi Frente Anti Sistema al considerar que las escuchas telefónicas a las que fueron sometidos son nulas, tal y como solicitaron las defensas, y argumentar que no existe "ningún indicio objetivo de comisión de delito que permita vulnerar el secreto de las comunicaciones".

Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), la sección cuarta de la Audiencia Provincial entiende que la información que se facilitó a la instructora para acordar dichas intervenciones es "inexistente a efectos penales", y "objetivamente carente de cualquier indicio razonable".

Esa información, añade el tribunal, nacía de la existencia de dos páginas web que vendían armas prohibidas, no ilegales, "es decir, armas cuya tenencia no está inicialmente penada".

La investigación, señala, se inicia por una actividad "no tipificada como delictiva con fines puramente prospectivos quebrando así cualquier proporcionalidad exigible por la ley".

La identificación de las personas responsables de la gestión dichas páginas web no se hizo recurriendo a los medios técnicos de que se disponían (como la identificación de una dirección IP), sino a través de informaciones referidas por confidentes.

Es dicha información, asevera el tribunal, "insuficiente" según la jurisprudencia para vulnerar un derecho fundamental como el secreto de las comunicaciones (para lo que el Tribunal Supremo es claramente exigente en la existencia objetiva de indicios), con la que se sustenta la autorización a través del primer auto de intervenir varios teléfonos.

Por tanto, la sala "ha tenido que declarar nulo el auto que permitió dichas conversaciones" y, en consecuencia, el resultado de acciones derivadas de esas intervenciones.

Anuladas las intervenciones telefónicas y, en lo que sería la aplicación de la "Teoría del Árbol envenenado", el resultado de las diligencias practicadas como consecuencia de esas intervenciones, el tribunal "no tiene elementos para condenar por los hechos por los que fueron juzgados en vista pública".

El juicio de la denominada Operación Pánzer, que el pasado 17 de julio quedó visto para sentencia, se celebró en cuatro sesiones con la presencia de dieciséis de los dieciocho imputados, entre los que se encontraba un concejal de España 2000 de Silla, dos militares y el asesino confeso de Guillem Agulló.

El Ministerio Fiscal reclama penas que suman más de 42 años de prisión por los delitos de asociación ilícita, tenencia de armas prohibidas y tenencia de armas de fuego.

Los colectivos Movimiento contra la Intolerancia y Acció Cultural del País Valencià, así como los partidos Esquerra Unida y Esquerra Republicana han ejercido la acusación popular.

Según informa el TSJCV la sentencia de la Audiencia Provincial está previsto que sea comunicada este miércoles.

29-VIII-14, levante-emv

El proceso judicial

En el juicio del caso, hecho en Castellón de la Plana en 1995, el juez condenó a uno de los acusados y autor confeso de las cuchilladas, Pedro Cuevas, a 17 años de cárcel por homicidio y absolvió al resto del grupo. Pocos días después, uno de los acusados, Juan Manuel Sánchez, participó en otra agresión con navaja en el barrio del Carmen de Valencia. De los 17 años de condena, Pedro Cuevas sólo cumplió 4 en la cárcel y cinco en libertad condicional.

Los jueces de la Audiencia Provincial de Castellón rechazaron la alegación de la acusación de que se había tratado de un asesinato político y redujeron la agresión a una pelea juvenil, de ahí que la sentencia sólo fuera de 14 años de prisión. Sin embargo, según un testimonio posterior los agresores después de perpetrar el asesinato cantaron el Cara al Sol e hicieron el saludo fascista. Asimismo, según sostiene el padre de Guillem Agulló, un miembro del grupúsculo de ultraderecha Acción Radical de Burjasot fue el que avisó a los agresores de la presencia de su hijo en Montanejos. A este grupo pertenecía el actual presidente del partido ultraderechista Democracia Nacional, Manuel Canduela. El padre también asegura que un amigo de Agulló le confesó que estaba amenazado por la extrema derecha y que había pensado marcharse de Valencia. Con todos estos nuevos datos el padre ha pedido a la fiscalía la reapertura de la investigación.1

El nuevo juicio a Pedro Cuevas por neonazi

Tras salir de la cárcel después de cumplir cuatro años de la condena por buena conducta, Pedro Cuevas se presentó en las elecciones municipales del 27 de mayo de 2007 como candidato en las listas del partido ultraderechista Alianza Nacional (AN) en el número 4 por Chiva.2 Y otro de los implicados, Manuel Canduela, en la actualidad preside del partido político ultraderechista Democracia Nacional (DN).3

En 2005, dos años antes de presentarse a las elecciones, Pedro Cuevas fue detenido en la llamada "Operación Panzer" que desmanteló una presunta red neonazi que actuaba bajo la denominación de Frente Anti Sistema (FAS). La Guardia Civil se incautó en su casa de 40 brazaletes con esvásticas, una daga nazi y puños americanos prohibidos, así como moldes para producir hebillas con las siglas SS. Junto a Cuevas fueron encausados otros 17 miembros de FAS, entre los que se encuentran dos militares. Según la acusación el grupo estaba encabezado por uno de los principales dirigente de Alianza Nacional en Valencia, Juan Manuel Soria, en cuya vivienda de Chiva se encontraron escritos sobre el nazismo así como un carné de Nueva Acrópolis. También está imputado en la Operación Panzer Alejandro Serrador, segundo concejal en Silla (Valencia), por el ultraderechista España 2000 cuyo presidente José Luis Roberto es su abogado defensor. Según la fiscalía, el concejal guardaba objetos de "parafernalia neonazi" además de una decena de armas blancas. El juicio oral está previsto que se celebre a mediados de 2013.1

Acoso de la extrema derecha a la familia

La extrema derecha de Valencia ha mantenido el acoso a la familia de Agulló durante los veinte años transcurridos desde el asesinato. Cada aniversario del crimen se recibía puntualmente una llamada, además de otras a medianoche; ante su casa de Burjassot aparecían pintadas con cruces célticas —también dirigidas a sus compañeros: «Moriréis como vuestro amigo. MONTANEJOS 93»—; recibían cartas anónimas en las que les decían: «Rojos, os vamos a matar»— y llamadas al móvil de una de las hermanas de Agulló. La policía no ha detenido hasta ahora a nadie por estos hechos.1

A pesar del acoso sistemático que sufre la familia desde hace décadas, ni la policía, ni la justicia, ni el Partido Popular de la Comunitat Valenciana han intentado remediarlo, siendo las denuncias sistemáticamente cajoneadas por los estamentos oficiales y políticos.1

Memoria histórica

Años después se continúa homenajeándole y cuando se cumplieron los diez y los quince años de su muerte hubo diferentes manifestaciones.

Varios grupos han hecho canciones en su homenaje, canciones como No tingues por (No tengas miedo, de Obrint Pas), Company Guillem (Compañero Guillem, por Opció k-95), 11 d'abril (Greska), 11 d'abril del 93 (ODI), Soldats catalans (Soldados catalanes, composición de Orgull Roig) o No t'oblidem (No te olvidamos de INsemiNACIÓ.

En 2013 se aprobó en Vich que un pasaje de la ciudad llevara el nombre de Guillem Agulló.4 Este homenaje se suma al de su pueblo natal y de Sallent, donde existen una plaza y una calle que llevan su nombre, respectivamente.1

http://es.wikipedia.org/wiki/Asesinato_de_Guillem_Agull%C3%B3