RADICAL
radicalparty

"Al-Andalus, el paraíso", Florencio Domínguez

Se llamaba Salaheddine Guitone, aunque como combatiente en las filas del Estado Islámico (EI, antes EIIS) en la guerra de Siria utilizaba los nombres de Abu Abdulah Guitone o Abu Tamima. Era seguramente el yihadista europeo más mediático. Murió el pasado 25 de julio combatiendo contra la división 17 del ejército sirio cerca de la ciudad de Raqqa.

KhilafahLa imagen de Guitone, francomarroquí, se conoció en España en julio cuando apareció con otro yihadista en una grabación de vídeo difundida por internet. Hablaba en el castellano que había aprendido durante sus dos años de estancia en Manacor. Guitone y su compañero actuaron como portavoces del Estado Islámico. Era la primera vez que este grupo formulaba amenazas hacia España. El yihadista que expresó la amenaza en castellano lo hizo leyendo un papel con un texto manifiestamente mejorable: "Les digo a todo el mundo, estamos viviendo bajo de la bandera islámica y vamos a morir por ella hasta que nos abrimos (sic) todas las tierras presas, desde Yakarta hasta Andalucía, In sha Allah (si Dios lo quiere). Y os digo: España es tierra de nuestros abuelos y nos vamos a abrirla (sic), In sha Allah, con el poder de Allah".

El islamista habla de abrir España empleando una acepción básica del verbo fataha del que proceden los futuhat, las conquistas territoriales del islam. Y comete un error al traducir Al Ándalus, que hace referencia a todo el territorio peninsular controlado en su momento por los musulmanes, por la actual Andalucía, que es sólo una parte de Al Ándalus. Ese error no lo cometió el simpatizante yihadista que el 8 de junio exhibió un cartel de apoyo al EI junto a la playa donostiarra de la Concha. El autor de ese cartel escribió en castellano San Sebastián y al lado, en árabe y entre paréntesis, Al Ándalus. Como quien pone en un sobre postal el nombre de una localidad y al lado la provincia a la que pertenece para que el cartero no se confunda.

Al Andalus es el territorio irredento, una referencia simbólica para todas las siglas del mundo yihadista. Constituye "el paraíso perdido de los musulmanes" como afirmaba una declaración de Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI) del 4 de octubre del 2009. Su mención evoca una obligación de reconquista de una tierra que creen que les fue concedida por Alá. Las referencias a Al Ándalus han aparecido hace años en los mensajes del líder de Al Qaeda, Ayman al Zauahiri. AQMI ha bautizado su aparato de propaganda como Al Andalus Media. Hace pocas semanas la policía desmanteló en Madrid una célula yihadista que había adoptado el nombre de Brigada Al Ándalus. Y ahora, con el mensaje de Salaheddine Guitone y su compañero, se suma el pujante Estado Islámico a la lista de amenazas sobre España.

Todos los países europeos están bajo la amenaza del terrorismo yihadista, pero España tiene un plus adicional de peligro derivado de su historia. La presencia islamista durante siglos se convierte para los islamistas actuales en una obligación impuesta por la fe para recuperar el "paraíso perdido" y hacerlo, además, por medio de la violencia.

15-VIII-14, Florencio Domínguez, lavanguardia