España cañí -167: Rita Barberá retira, 23 años después, su coche del parking municipal

> dossier España cañí <

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, ha decidido que ya era hora de retirar su coche personal del garaje del Ayuntamiento después de haberlo dejado aparcado allí durante nada más y nada menos que 23 años. El coche, un antiguo Lancia, que según el grupo municipal Compromís estaba "lleno de polvo y con las ruedas totalmente deshinchadas, debió despertar un ataque de nostalgia en la alcaldesa, que ha querido recuperarlo, aunque había sido dado de baja desde hace tiempo. Para el grupo de Compromís, que "se felicita" por "haber conseguido" que la alcaldesa retirara el coche, manifestó a través de un comunicado que el automóvil era un "símbolo de la forma de gobernar de Barberá donde se ha confundido y se sigue confundiendo de forma sistemática los bienes privados con los bienes públicos" y esperan que con la retirada del vehículo también se "eliminen las formas de hacer las cosas a nivel municipal que son un mal ejemplo de hacer política".

Fuentes del Ayuntamiento valenciano explicaron que el privilegio de poder aparcar el vehículo en la cochera municipal lo tienen todos los concejales y no sólo Barberá, a quien al acceder a la alcaldía le dijeron que por seguridad -pues en ese momento era objetivo de ETA- era preferible que no empleara su coche particular. El desalojo del vehículo, según las mismas fuentes municipales, se realizó en el mes de agosto porque al estar el aparcamiento más vacío era más fácil sacarlo. Sin embargo para Compromís el hecho de sacarlo ahora se debe a "una evidente voluntad de disimular" debido a "la proximidad de la nueva cita electoral y la incertidumbre de los resultados" porque las encuestas dan a Barberá "malos resultados".

Aprovechando el acontecimiento, Compromís propuso que se calculen los precios medios de los aparcamientos de la zona durante los años en que el coche estuvo aparcado en los bajos del Ayuntamiento y que la alcaldesa pague esa cantidad al consistorio, como lo tendría que hacer cualquier valenciano en esta misma situación.

23-VIII-14, lavanguardia