en Hong Kong desaparecen los libreros (sólo si son críticos con el Gobierno)

Hong Kong bookseller disappearancesHong Kong parece haberse convertido en el escenario de la versión oriental y verídica de la obra Los diez negritos de Agatha Christie, aunque sin desenlaces trágicos. Desde octubre cinco personas han desaparecido, todas ellas relacionadas con una editorial y una librería famosa por vender libros críticos con el régimen comunista chino y sus dirigentes. El misterio de su paradero y lo que les haya podido pasar mantiene en vilo a la sociedad hongkonesa, que ve tras estas desapariciones la alargada sombra de Pekín.

El 30 de diciembre, Lee Bo, accionista de la editorial Mighty Current y de la librería Causeway Bay, avisó a su mujer que iba a entregar una decena de libros, pero que a la hora de cenar estaría en casa. Nunca llegó. Sobre las diez de la noche de aquel día, Susie Choi recibió una llamada de su esposo desde la vecina ciudad china de Shenzhen en la que le decía que estaba bien, que cooperaba en una investigación y que no dijera nada a nadie, según el diario Apple Daily.

Resultat d'imatges de La llamada angustió a Susie Choi, que denunció el caso a la policía. El número desde el que la había telefoneado no era el suyo, le había hablado en mandarín, cuando ellos siempre hablaban en cantonés y, además, en casa estaba su tarjeta de identificación, imprescindible para pasar la frontera. Algo no iba bien. Detalles suficientes para convencer al veterano parlamentario hongkonés y activista en favor de los derechos humanos, Albert Ho, de que Lee Bo había sido secuestrado y llevado clandestinamente a China.

Desde entonces, este hongkonés con pasaporte británico se halla en paradero desconocido. Aunque no es el único. Otros cuatro socios y amigos corrieron antes su misma suerte, según alertó el propio Lee en noviembre, informó el South China Morning Post. Una situación que ha impulsado a Ho a señalar que los cinco podrían haber sido detenidos a causa de la inminente publicación de un libro sobre una presunta ex-amante del presidente chino, Xi Jinping.

Desaparecidos. Varios carteles reclaman la liberación de los libreros (en la imagen, las fotos de Gui Minhai y Lee Bo) Desaparecidos. Varios carteles reclaman la liberación de los libreros (en la imagen, las fotos de Gui Minhai y Lee Bo) (Jerome Favre - EFE)

Al primero que se le perdió la pista fue a Lui Bo, uno de los tres accionistas de Mighty Current. Lo último que se sabe de él es que inició la sesión de su ordenador de la librería el 14 de octubre. Desde esta fecha nadie le ha visto.

Tres días más tarde desapareció el escritor y copropietario de la editorial Gui Minhai cuando se hallaba de vacaciones en la ciudad tailandesa de Pattaya. Lo último que se conoce es que el 15 de octubre este hongkonés con pasaporte sueco envió un correo electrónico a Lee Bo, donde le pedía que avisara a la imprenta de que ya tenía listo el material de un nuevo libro y que lo enviaría en breve. Desde entonces, nada.

Y a finales del mismo mes Lam Wingkei, gerente de la librería, y Cheung Jiping, gerente de la editorial, también desaparecieron.

Desde entonces, las especulaciones se han disparado y han despertado en Hong Kong el temor de que la autoridades de Pekín, que no tienen competencia para practicar detenciones en la excolonia británica, hayan utilizado agentes clandestinos para capturar a los cinco libreros críticos. “Si la información es cierta, sería un caso muy preocupante e implica un serio deterioro de la libertad de expresión en Hong Kong”, ha dicho Patrick Poon de Amnistía Internacional. Y EE.UU. y la UE han expresado su preocupación.

China ha asegurado no saber nada de estas misteriosas desapariciones. La portavoz de Exteriores, Hua Chunying, dijo la semana pasada “no estar al corriente” del caso y que carecía de información que ofrecer.

Su respuesta, sin embargo, no ha tranquilizado los hongkoneses y ha alimentado toda suerte de especulaciones sobre el enigmático motivo de las desapariciones de los libreros. El domingo, unas 6.000 personas se manifestaron para pedir su libertad y en los últimos días las principales librerías de la ciudad han retirado de sus estanterías los títulos prohibidos por China. El caso ha vuelto a encender el debate sobre la creciente influencia de Pekín en la excolonia.

12-I-16, I. Ambrós, lavanguardia