RADICAL
radicalparty

El Algarrobico: se nos orinan y, además, nos cobran la factura

JPEG - 45.5 KBDiez años después de sentencias contradictorias y decenas de recursos judiciales, el Tribunal Supremo dictó el pasado jueves la muerte del hotel El Algarrobico, edificado en el parque natural Cabo de Gata-Níjar sobre suelo no urbanizable. La piqueta llama a la puerta del mayor atentado contra el medio ambiente de los últimos años, una decisión que ya no es judicial sino política, aunque de momento es apresurado aventurar cuándo comenzará la demolición, cómo se hará y cuánto costará.

Al menos tres años y alrededor de ocho millones de euros se necesitarán para devolver a la zona el aspecto que tenía antes de la construcción de la impresionante mole de 411 habitaciones y 21 plantas, con zonas comunes que se adentran hasta casi la misma orilla del mar. Pero eso son los cálculos más conservadores, realizados sobre superficies estimadas. La realidad puede disparar los costes. Gobierno y Junta se reunirán el día 29 para analizar la situación ya que afecta a las dos administraciones.

La Junta de Andalucía tendrá que desembolsar 2,3 millones de euros a la promotora del edificio, Azata del Sol, para ejercer el derecho de retracto sobre unos terrenos que el Supremo confirma que pertenecen a la administración autonómica. Una vez pagado el dinero, deberá alcanzar un acuerdo con Azata para comprar el edificio, que sigue siendo propiedad de la mercantil, por lo que las negociaciones pueden dilatarse en el tiempo.

El Gobierno y la Junta se reúnen el día 29 para analizar la situación que afecta a las dos administraciones“La demolición del hotel va para largo”, señala el portavoz de Azata, que recuerda que su empresa exige una compensación de 70 millones de euros en una reclamación que estudia la Audiencia Nacional. La inmobiliaria se considera perjudicada por “un anormal funcionamiento de la Administración”. Azata defiende la legalidad de sus actuaciones, incluida la licencia de obras y todos los permisos del Ayuntamiento de Carboneras y de la Junta de Andalucía.

Una vez finalizados estos trámites, que se pueden demorar años, entraría la maquinaria a derribar El Algarrobico, pero ¿cuánto dinero supondrá demoler el hotel, una labor que en principio costearía el Estado, y posteriormente restaurar la zona, cuestión de la Junta, según un protocolo firmado en 2012 por ambas administraciones?

Un informe realizado por la empresa pública Tragsa calcula el coste total en 7.175.300 euros, aunque se realizó basado en cálculos y estimaciones. La demolición y gestión de residuos se elevaría a 3,9 millones. La demolición implica el traslado a vertederos de 40.000 metros cúbicos de residuos, de los 60.000 que se generarán. Los otros 20.000 se utilizarían en rellenar la ladera del monte que se horadó para levantar el hotel. La segunda fase, la restauración de la zona, sumaría 1,4 millones, aunque dependería de si se restituye su aspecto original o se aprovecha para levantar infraestructuras de bajo impacto como senderos, servicios y aparcamientos.

Técnicos de la inmobiliaria Azata del Sol recuerdan que estos datos no tienen en cuenta que para construir el hotel hubo que incrustar 75.000 metros cúbicos de hormigón armado porque las tierras donde se asientan son movedizas. “Se va a necesitar un mínimo de tres años de trabajos y una inversión muy superior a los siete millones de euros de que habla el informe oficial”, aseguran.

La Consejería de Medio Ambiente de la Junta eleva el coste a 8,5 millones de euros, también sobre la base de que habrá que trasladar cerca de 40.000 metros cúbicos de residuos a los vertederos. Greenpeace propone un plan que no implica la demolición total del edificio, sino el desmantelamiento selectivo de las construcciones que deterioran el medio ambiente y su reciclaje.

23-II-16, A.S. Ruiz, lavanguardia