RADICAL
radicalparty

"Que los niños no se acerquen a mí", Quim Monzó

En julio de 1985, cuando nuestro hijo tenia tres meses, mi senora conyuge y yo alquilamos un apartamento durante unas semanas, en Sant Feliu de Guixols, a medias con una pareja que tenia dos. Cuando a veces mi conyuge yyo ibamos a comer al Eldorado Petit nos llevabamos al nino en el cochecito, convenientemente alimentado. Los dos adultos pediamos los platos que queriamos y comiamos con toda tranquilidad hasta que el nino empezaba aberrear: a llorar, a chillar... Entonces, uno de los dos se levantaba de la mesa, cogia el cochecito y salia a la calle para intentar que el nino se durmiera. Y paseaba en torno a la manzana, o por la rambla Antoni Vidal, hasta que lo conseguia. Lo haciamos por turnos estrictos: una vez ella, una vez yo; alternativamente. Tanto daba que los platos que habiamos pedido se enfriaran. Lo importante era no molestar a los otros comensales, que no tenian por qué soportar los bramidos del bebé. Cuando dejo de serlo y entendio que en los lugares publicos se tiene que estar en silencio -se hizo cargo enseguida, después de que se lo repitiéramos unas pocas veces-, se acabaron los chillidosy los tres comíamos en los restaurantes, plato tras plato, sin ningún problema.

Algunas líneas aéreas empiezan a implantar filas tranquilas, libres de menores de doce años

Ahora los ninos berrean en los luga-res publicos y pocos padres les avisan de que no deben hacerlo. Por eso es comprensible que haya en el mundo -en Catalunya también- restaurantes y hoteles en los que no admiten ninos. La tendencia se ha ampliado ahora a las lineas aéreas. Como es evidente que en este caso no pueden negarse a admitirlos, lo que hacen es ofrecer a los pasajeros asientos sin ninos cerca. Cuestan un poco mas, pero te ahorras tener que soportar sus llantos, sus gritos y, si los tienes detras, sus patadas contra tu asien-to. La primera compania en instaurar esta mejora es IndiGo, una aerolinea de bajo coste con sede en Gurgaon, India. Es la mayor de aquel estado, con un 39,8% del share y vuelos diarios a cuarenta y un destinos. Aseguran que no habra menores de doce anos en las filas entre la 1 y la 4 ni entre la 11 y la 14, que pasan a llamarse quiet zones (zonas tranquilas) y, ademas, son las que tienen mas espacio para las piernas. La decision ha tenido tanto éxito que muchos usuarios europeos y americanos piden a las otras companias que adopten disposiciones parecidas. Algunas (dos) ya lo han hecho. Curiosamente, las dos son también asiaticas: AirAsia X ya tiene zonas libres de ninos, y Malaysia Airlines tiene zonas sin ninos en la clase turista. Como es logico, otras personas no estan de acuerdo. En el Hindustan Times, un señor dice que es una medida discriminatoria: "Significa que si vas con tus hijos no puedes pedir asientos con mas espacio para las piernas". Es exactamente asi, pero tengo la solucion: embarcar al nino en la bodega del avion, como quien embarca al perro o al gato; dentro de uno de esos transportines de plastico, tan monos y con reja para que la bestia pueda respirar sin ningun problema. Asi los padres podran disponer de suficiente espacio para las piernas.»

11-X-16, Quim Monzó, lavanguardia