RADICAL
radicalparty

(una hora menos en Canarias, y) ¿una hora más en las Baleares?

El próximo 30 de octubre los relojes se atrasarán una hora. Llega el horario de invierno, anochecerá por tanto más pronto y los primeros que verán ponerse el sol serán los menorquines. A las 17.40 h del 1 de noviembre desaparecerá la luz solar en la isla balear, mientras que en el oeste de la península no lo hará hasta las 18.25 h. Ante estas tardes oscuras que vuelven a avecinarse, el Parlament de les Illes Balears aprobará mañana una declaración institucional consensuada entre todos los grupos para que se mantenga el horario de verano. Es decir, para no cambiar la hora el próximo día 30.

La Cámara se hace eco del movimiento social impulsado por la plataforma Illes amb Claror, que bajo el lema “Más luz, más color, más vida” fundamenta su petición al entender que beneficiaría tanto al bienestar de la sociedad como a la economía balear. Baleares es la primera comunidad que ve salir el sol, pero también la primera que ve cómo se pone, y la declaración parlamentaria reclama poder tener un horario “lógico, racional y natural para sacar el máximo beneficio a un recurso tan apreciado como el sol”.

Los beneficios de no aplicar este cambio horario serían múltiples, se indica, aparte obviamente de poder disfrutar de la luz diurna cuando se acaba la escuela (dependiendo), la universidad o el trabajo y se dispone de tiempo. La plataforma Illes amb Claror recuerda que la luz solar es clave para la salud y el estado de ánimo. Si en invierno ya se reducen las horas de luz natural, este cambio “político”, se señala, produce una disminución aún más pronunciada que puede repercutir de manera negativa (depresión, insomnio y muchas otras alteraciones). Disponer de más luz facilita que se realicen actividades al aire libre, que disminuyan las horas de consumo televisivo y se incremente el nivel cultural.

Huso horario España y EuropaEn el ámbito económico se reduciría el consumo eléctrico, aumentaría las ventas del pequeño y mediano comercio ya que con más horas de sol por la tarde la gente se anima a salir a la calle. También ayudaría a la “desestacionalización” turística y por lo tanto el empleo. Con un clima suave en invierno, aumentar la luz en l’horabaixa facilitaría que los turistas optasen por unas vacaciones invernales.

Tanto la iniciativa social como la declaración institucional consideran obsoleto pertenecer a un huso horario (Greenwich) al entender que responde a decisiones políticas de carácter industrial del pasado. Y se subraya también que esta propuesta va de la mano de la racionalización horaria, de la apuesta por definir un horario más conciliador y una nueva cultura del tiempo. Pero como ya es habitual cuando se abordan estas cuestiones, la pregunta es si estas iniciativas podrán plasmarse en la realidad.

Cuando se apruebe la declaración, esta viajará al Congreso de los Diputados ya que es el Estado el que tiene las competencias. Este texto se suma al intenso debate sobre la racionalización horaria, con el objetivo de conciliar los diferentes tiempos de vida, pero con propuestas diferentes. Mariano Rajoy propuso cambiar el huso horario para salir de la hora central europea y alinearse con Londres. No parece que vaya a insistir al respecto, pero esto supondría aún más oscuridad invernal en las islas Baleares. Al calor de esta discusión, Canarias levantó la mano para mantenerse siempre con “una hora menos” con respecto a la Península. Una hora menos que data del 1922. Ahora hay que ver si se consigue esta “hora más” en las islas mediterráneas.

24-X-16, C. Sen, lavanguardia