RADICAL
radicalparty

el Ejército admite haber causado 36 incendios forestales en Zaragoza

Defensa reconoce por primera vez la magnitud de los efectos ambientales de las maniobras y los ejercicios de tiro en el complejo de San Gregorio, el mayor de España y cuyo cierre reclaman ecologistas, entidades sociales y partidos de la izquierda

El Ejército español y la Otan tienen en San Gregorio el mayor campo de maniobras del país.

@e_bayona

ZARAGOZA .- Las maniobras y los ejercicios de tiro del Ejército de Tierra han provocado 36 incendios forestales en el complejo militar zaragozano de San Gregorio en la última década. Esos siniestros, más otros 17 originados por “otras causas”, han quemado 7.656,5 hectáreas en el interior del campo de maniobras, a las que se suman varios miles más de monte y de cultivos de propiedad municipal y particular en la zona que lo rodea.

El Ministerio de Defensa ha reconocido y cuantificado por vez primera, al responder a una pregunta de la diputada zaragozana del PSOE Susana Sumelzo, la magnitud de los daños ambientales que provocan las maniobras y los ejercicios de tiro en el campo militar, cuyo cierre llevan décadas reclamando colectivos sociales, grupos ecologistas y partidos de la izquierda.

San Gregorio, sede del Cenad (Centro Nacional de Adiestramiento), ocupa desde hace un siglo 33.800 hectáreas de monte de seis municipios zaragozanos –Castejón de Valdejasa, Tauste, Torres de Berrellén, Villanueva de Gállego, Zuera y la capital-, lo que le convierte en el mayor campo de maniobras español y uno de los de más extensión de toda Europa. Cada año acoge ejercicios con miles de soldados y armamento pesado –en ocasiones de la Otan-, además de servir de banco de pruebas para algunas empresas armamentísticas como Expal e Instalaza, lo que ha provocado numerosos incidentes, alguno de ellos con víctimas mortales.

7.656 hectáreas quemadas, daños civiles al margen

Los datos facilitados por Defensa a la diputada socialista, no obstante, excluyen los daños causados en propiedades municipales y particulares y recogen únicamente la superficie quemada dentro del campo de maniobras.

Así, el balance del devastador incendio que en agosto de 2009 acabó calcinando más de 5.000 hectáreas de monte y cultivos -7.200, según algunas estimaciones- queda reducido a las 4.000 localizadas dentro del complejo. Ocurre lo mismo con el fuego que el pasado agosto arrasó otras 126 en Zaragoza y Zuera, cuya consignación se reduce a las 47 del campo.

Las investigaciones del Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza) de la Guardia Civil apuntan al estallido de un artefacto militar por efecto de la radiación solar como la causa más probable de este último siniestro. Sin embargo, la investigación no ha finalizado oficialmente, por lo que Defensa sostiene que “no han sido determinadas todavía” sus causas y que, “a día de la fecha, se desconocen las conclusiones” de las pesquisas.

Los años con mayor número de incendios dentro del complejo –incluidas todas las causas- fueron 2011 y 2013, con once y diez, respectivamente, mientras que los ejercicios con más superficie calcinada fueron los de 2009, con 4.325 hectáreas; 2013, con 741, y 2011, con 732. Otros tres años ardieron más de 400 -408 en 2015, 425 en 2012 y 584 en 2008-. Y únicamente en tres ocasiones la cifra se quedó por debajo de las cien: 38 en 2006, 77 en 2014 y 4 en 2010.

El último incendio registrado en el complejo militar provocó la quema de más de cien hectáreas de monte y cultivos fuera de su perímetro.

Restricciones de mayo a septiembre solo en julio y agosto

El Ministerio prohibió los ejercicios de tiro con munición real y las desactivaciones de artefactos susceptibles de causar incendios

La frecuencia y la magnitud de los siniestros obligó al Ejército a tomar medidas de prevención entre las que se incluyen la apertura de cortafuegos, la realización de desbroces y la instalación de torres de vigilancia y cámaras de vigilancia, además del “refuerzo de las medidas de control y seguridad ordinarias del centro” entre el 15 de junio y el 30 de septiembre. Sin embargo, el dispositivo que describe Defensa en la respuesta a la diputada incluye algunas lagunas.

Así, el Ministerio prohibió hace seis años los ejercicios de tiro con munición real y las desactivaciones de artefactos susceptibles de causar incendios entre esas dos fechas, una restricción que “sólo se exceptúa para aquellas actividades de instrucción y tiro imprescindibles para la preparación de contingentes que deban desplazarse en esas fechas a zona de operaciones”. Siempre, previa autorización del Estado Mayor.

Defensa asegura que esa prohibición se complementa con otras “restricciones específicas para determinadas zonas del campo” que entran en vigor el 1 de mayo y se mantienen hasta el 30 de septiembre, si bien la combinación de todas esas limitaciones ofrece el paradójico resultado de que “habitualmente las unidades no realizan actividades de instrucción y adiestramiento en el Cenad de San Gregorio durante los meses de julio y agosto”: es decir, que en la práctica se reducen a dos de esos cinco meses de mayor riesgo.

En caso de emergencia, llamar al 112

Por último, el Ministerio que dirige Dolores de Cospedal admite que, en caso de urgencia, los responsables del campo de maniobras llaman al 112, como haría cualquier ciudadano. “La coordinación de las emergencias por incendio forestal se realiza a través del Servicio de Emergencias 112 del Gobierno de Aragón, empleando los procedimientos de comunicación y coordinación ordinarios a disposición de cualquier ente público o privado del territorio aragonés”, asegura.

El Cenad dispone de tres retenes antiincendios equipados con autobombas y material ligero –más otro en cada unidad que realiza ejercicios de tiro- y dos patrullas de seguridad, a las que se suman otras dos de vigilancia durante la campaña estival y la posibilidad de movilizar al batallón de la UME (Unidad Militar de Emergencias) con sede en Zaragoza.

Sin embargo, “no existe ningún convenio de colaboración o coordinación” con los servicios de Protección Civil, emergencias y bomberos de los ayuntamientos cuyo término ocupa el campo de maniobras ni con la Diputación Provincial o la comunidad autónoma.

http://www.publico.es/sociedad/ejercito-admite-haber-causado-36.html

Una moción pide aplicar medidas por el campo de tiro

Los municipios piden más seguridad y ayudas por la actividad del Ejército

NURIA ASÍN
17/01/2017

  • El Bajo Gállego reclama medidas para paliar los incendios causados en el campo de tiro. - S. E.
    El Bajo Gállego reclama medidas para paliar los incendios causados en el campo de tiro. - S. E.
 

Los municipios del Bajo Gállego, Zuera, Villanueva de Gállego y San Mateo de Gállego, se han unido para instar al Gobierno de España a que adopte medidas con respecto al campo de maniobras y tiro de San Gregorio. Esta petición, ratificada por la Mancomunidad del Bajo Gállego, se ha materializado en una moción que se ha presentado en los plenos de los tres consistorios. El último ha sido Zuera, el pasado 1 de diciembre y fue aprobada con nueve votos a favor del equipo de gobierno, PSOE-Somos Zuera, PAR Y FIA-PIL. El PP votó en contra.

En la moción se recoge el Real Decreto 538/2014 por el que el Gobierno de España declaró el 20 de junio de 2014 zonas de interés para la defensa nacional la base de El Goloso (Madrid) y el Campo de tiro y maniobras de San Gregorio (Zaragoza), con el fin de protegerlas y garantizar que las Fuerzas Armadas alcancen los objetivos de adiestramiento para cumplir las misiones asignadas.

Sin embargo, «el campo de maniobras genera afecciones para nuestro municipio, tales como un impacto considerable de las maniobras militares en el medio ambiente», explica el primer edil de Zuera, Luis Zubierta. Así, «son frecuentes los estampidos y ruidos, tanto del armamento que se prueba o utiliza, como de aviones y helicópteros a vuelo rasante, además de producirse una limitación de uso y/o de diseño de las infraestructuras actuales y futuras (agua y vertidos, vías intraurbanas, carreteras, autovías, ferrocarril, y provocarse algunos incendios, que se repiten año tras año», declara el alcalde zufariense.

Ante estas situaciones, desde los tres consistorios piden que en los presupuestos generales del Estado «se deberían habilitar unas partidas para compensar las servidumbres militares que sufren los municipios españoles que tienen en su territorio grandes instalaciones del Ejército o que son colindantes a éstas», indica el alcalde villanovense, Mariano Marcén, quien señala que el campo de tiro «se hizo muy cerca de la localidad».

“Los presupuestos del 2010 contemplaron este derecho pero no fue extensivo a Aragón, pese a ser una de las autonomías con mayor presencia militar en su superficie. En concreto, nueve localidades, siete municipios de Andalucía, uno de Galicia y otro de Murcia, recibieron 1,8 millones de euros por este concepto», apostilla el alcalde sanmateano, José Manuel González.

También se pide que se extremen todas las medidas de seguridad y de prevención en el campo de maniobras y que se informe de las mismas a los municipios colindantes. Los siguientes puntos de de la moción son instar al Gobierno de España para que gestione la anulación de la declaración de esta zona como de interés para la defensa nacional y que valore su posible desafección para usos militares de San Gregorio y la posterior cesión de los terrenos a los municipios afectados, para el desarrollo de actividades medioambientales, turísticas, culturales, ganaderas o agrícolas, entre otras.

Los tres alcaldes señalan que durante estos años «han sido muchas las ocasiones en las que se han originado diversos incendios, por causas que se desconocen, en el campo de maniobras de San Gregorio en Zaragoza».

Uno de las más cercanos, el pasado 21 de agosto, quemó 114 hectáreas (63 de pastos, 17 de matorral, 20 arboladas y 14 agrícolas), «sin estar muy claras las razones y el origen del incendio dado que, oficialmente, durante el periodo estival no se realizan prácticas militares en la zona precisamente por el peligro de este tipo de incendios», indica Zubieta.

Si bien, los ediles recuerdan el incendio que ocurrió en agosto del 2009, «el mayor incendio de Aragón de ese año en el que se arrasaron 7.200 hectáreas y que fue originado por el campo de maniobras de San Gregorio. Las secuelas todavía se perciben en los pueblos afectados»·, precisan.

Del mismo modo, en el 2004 se detectó «otro incendio sin que las autoridades militares hubieran dado aviso alguno. Finalmente tuvieron que reconocer que la causa había sido unas maniobras. Se quemaron 700 hectáreas de matorral y pastos», apunta Luiz Zubieta.

HISTORIA DEL CAMPO

En 1910 se crea el campo de maniobras y tiro de San Gregorio, hoy llamado oficialmente Centro Nacional de Adiestramiento Militar (CENAD), al norte de la ciudad de Zaragoza.

Desde entonces no paró de crecer a golpe de expropiaciones forzosas, hasta 1973, momento en que alcanzó su dimensión actual, siendo en estos momentos el mayor de Europa, con 33.839 hectáreas de superficie, de las que 28.925 corresponden al término municipal de Zaragoza (un tercio de todo su término municipal), 1.724 a Villanueva de Gállego, 1.649 a Tauste, 332 a Castejón de Valdejasa, 187 a Torres de Berrellén y 33 a Zuera.

En total, el campo de tiro cuenta con 108 kilómetros de perímetro y sus repercusiones y servidumbres que genera en el entorno son perpetuas.

San Gregorio es el principal campo de maniobras del Ejército español y, por su extensión, uno de los más visitados por ejércitos de toda Europa.Y una prueba de ellos es que la internacionalización del campo ha ido en aumento a lo largo de estos años.

http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/la-cronica-del-bajo-gallego/mocion-pide-aplicar-medidas-campo-tiro_1173858.html