RADICAL
radicalparty

lo que nos cuesta la propaganda católica en la televisión pública

No es sólo la misa en la 2 de TVE, también hay otros programas religiosos católicos y de otras confesiones religiosas a cargo del erario público que se emiten por televisiones públicas. Así de la RTVE española a televisiones municipales, pasando por las cadenas autonómicas.

Esto supone un elevado coste económico a cargo de todos los contribuyentes, cuando además las confesiones religiosas, especialmente la católica cuentan con concesiones del espacio radioeléctrico para emitir por radio y televisión, además de contar con el recurso de Internet para ofrecer a sus creyente sus mensajes, cultos y adoctrinamientos propios.

No se vulnera en absoluto la libertad de culto y religión por eliminar de las cadenas públicas la emisión de programas religiosos. El culto y el preoselitismo religioso no es un servicio público que el Estado esté obligado a ofrecer, sólo debe permitirlo y evitar que se impida o se atacan derechos fundamentales. La libertad de religión se vulneraría si el Estado prohibiera la celebración o emisión de esos cultos en los canales privados o de esas confesiones religiosas.

En la actual situación si que se está vulnerando la libertad de conciencia de quienes tienen otras creencias y no cuentan con programas propios. Y no se diga que esos son minoritarios porque en España solo el 2,5 % se declaran de otras religiones, y musulmanes, evangélicos y judíos cuentan con esos espacios, mientras que más del 10 % de españoles se declara ateo y no tienen ninguno.

Pero no es cuestión de cifras sino de la aconfesionalidad y neutralidad del Estado en materia religiosa, ideológica o de conciencia. Eso es lo que obliga a no emitir programas religiosos o de culto. Nadie habla de que no se informe de temas religiosos como cualquier hecho noticiable.

Pero es que además las televisiones públicas tienen capellanes en nómina para atender esos programas.


 

Recogemos aquí tres ejemplos del elevado coste de estas emisiones:

Canal Sur Televisión gasta 800.000 euros anuales en programas religiosos

Canal Sur Radio y Canal Sur Televisión mantienen en su programación varios programas de la Iglesia Católica, financiados por la RTVA. Varios sacerdotes forman parte de la plantilla de RTVA, con salarios fuera de convenio, para la elaboración de estos programas. Los contratos laborales los hace y los paga la RTVA, aunque los sacerdotes son designados por los obispos. Estas contrataciones y los programas religiosos son parte del convenio firmado por Carrasco con la Asamblea de Obispos del Sur de España que está a punto de caducar y puede ser prorrogable o no.

El Consejo de Administración aún no ha puesto en marcha, como obliga la ley 18/2007, el reglamento para facilitar el derecho de acceso de la ciudadanía a este medio público recogido en la Constitución. Sí que aprobó en 2010 esta “excepción”, que cuesta casi un millón de euros a todas las andaluzas y andaluces, sean o no católicos, trasfiriendo fondos públicos a una de las mayores empresas en cuanto a ingresos y patrimonio.

El Contrato Programa estimaba en unos 800.000 euros el costo anual de los programas religiosos en Canal Sur Televisión, cantidad muy cercana a la dedicada a la programación infantil y juvenil. De Canal Sur Radio no hay datos, aunque nos consta que hay 2 sacerdotes en la plantilla el CP de Granada y 1 en la de Málaga.


 

ETB gasta casi 120.000 euros al año en retransmitir misas todos los domingos

El Diario

El coste se limita a la retransmisión, 2.250 euros cada día, un trabajo que se subcontrata a una productora. “No se paga el uso de la iglesia y tampocho hay otros costes asociados”, asegura ETB.
Hay otros dos espacios religiosos, uno para temas sociales y cristianos y el segundo de la Iglesia Evangélica, cuyos gastos no se han aportado por Euskal Telebista.

Euskadi Telebista dedica casi 120.000 euros anuales a la retransmisión de una misa todos los domingos, un trabajo que subcontrata a una productora, según los datos aportados por la televisión pública vasca. Este gasto procede “del coste básico  de la unidad móvil,  2.250 euros aproximadamente”, apunta un portavoz de ETB. “No se paga el uso de la iglesia y tampoco hay otros costes asociados”.

Las retransmisiones se realizan todos los domingos del año, un total de 52, sin ningún descanso y los lugares van cambiando. Se emite durante tres domingos consecutivos desde la misma iglesia. La audiencia de la misa es del 9,9%, según los datos de julio aportados por Euskal Telebista, por encima de la audiencia de toda la televisión vasca, que se sitúa en el  9,2, por detrás de Telecinco (13,1) y de Antena 3 (10,3%), los dos líderes en Euskadi.

La misa no es el único programa religioso de ETB, ya que los domingos se emite el espacio  ‘Egi Bidean’, a las 09:50 h en el canal exclusivamente en euskera ETB1 que aborda temas sociales y cristianos, y los programas de la Iglesia Evangélica   ‘Bizi Berria’ (09:35 horas)  y su versión en castellano ‘Nueva Vida’ (09:00 horas), este en el canal en castellano ETB2. Sobre el coste de estos programas, no se han aportado datos.

El gasto de la televisión pública vasca es inferior al de Galicia, donde la TVG se dispone ahora a contratar la retransmisión semanal de la misa dominical por hasta 5.400 euros cada domingo durante un año. Para todo un año, se ha reservado una partida de 283.140 euros, más del doble que ETB.

Los medios públicos gallegos, según la información ofrecida en el Parlamento de esta comunidad autónoma, dedican unos 375.000 euros a financiar su programación religiosa, compuesta básicamente por un programa dedicado al catolicismo, otro de menor duración sobre la religión evangélica y la retransmisión en directo de ceremonias desde templos católicos.


La TVG destina 5.400 euros a cada retransmisión de la misa dominical

El Diario

El pasado marzo el director general de la Compañía de Radio Televisión de Galicia (CRTVG), Alfonso Sánchez Izquierdo, reconocía en el Parlamento que los medios públicos gallegos destinan unos 375.000 euros anuales a financiar su programación religiosa, compuesta básicamente por un programa dedicado al catolicismo, otro de menor duración sobre la religión evangélica y la retransmisión en directo de ceremonias desde templos católicos. En tiempos de estrecheces el ente público parece que no prevé pasarle la tijera a estas partidas de gastos. Así, pocos días después de destinar 36.000 euros a iluminar la Catedral de Santiago, la TVG se dispone ahora a contratar la retransmisión semanal de la misa dominical por hasta 5.400 euros cada domingo durante un año.

Bajo el aséptico título de “servicio de grabación y transmisión de señal de un programa para Televisión de Galicia” el canal público tramita desde hace días la contratación de una empresa para realizar la “grabación audiovisual de un programa religioso de una duración aproximada de 30 minutos denominado Santa Misa, consistente en la grabación, una vez por semana, de una misa católica en la iglesia que TVG determine”. La elección de templo “puede ser modificada” según “las necesidades” de la propia televisión, pero “siempre” será una iglesia en el “término municipal de Santiago de Compostela”. Para financiar tal retransmisión durante un año la compañía reserva hasta 234.000 euros más IVA, esto es, 283.140 euros, con un coste máximo por retransmisión de 54.445 euros.

Con ese dinero, además del costo derivado de cualquier retransmisión televisiva, la empresa adjudicataria sufragará “los gastos que se ocasionen” por “conceptos” como “pago al celebrante [sacerdote]”, “pago del coro” o “pago de los gastos de la iglesia en que se celebre” la misa. Además, el contratista traerá consigo su propio personal, por lo que no contará con periodistas ni técnicos de la plantilla de los medios públicos. Así, la unidad móvil, los “medios de iluminación necesarios para la correcta realización del evento” o el enlace para la realización del directo estarán manejados por personal que “dependerá exclusivamente de la empresa adjudicataria, teniendo esta todos los derechos y deberes que le son inherentes en su calidad de patrón”, dice el pliego de condiciones del contrato. “Televisión de Galicia, S.A. no tendrá vinculación alguna con este personal”, advierte.

La TVG también paga para que la empresa asuma “todos los gastos derivados de los trabajos”, como “material, transporte, seguros, alquileres o permisos”, además de “realizar todas aquellas reparaciones que, en su caso, puedan ser necesarias debido a desperfectos ocasionados en la iglesia”, donde el desmontaje de los equipos debe desarrollarse “con el mayor cuidado para dejar en perfecto estado el lugar de grabación”. A pesar de tratarse de una celebración religiosa el canal autonómico advierte de que los derechos de estos “programas” son adquiridos en exclusiva, para todo el mundo y por el tiempo máximo establecido” en la ley de propiedad intelectual. “Hasta la entrada de la grabación” de las misas “en el dominio público”, la empresa adjudicataria debe además cederle a la TVG  “el derecho de transformación de la versión gallega de la misma, incluyendo el doblaje y/o sutitulación a todas las lenguas”.

https://laicismo.org/2017/lo-que-nos-cuesta-emitir-misas-en-las-televisiones-publicas-canal-sur-800-000-e-etb-120-000-e-y-crtvg-370-000-e/159669