RADICAL
radicalparty

primera encuesta sobre el referéndum catalán del 1-O

A diferencia del 9-N, hasta un tercio de los partidarios del no tienen ahora la intención de ir a votar. Un 42,3% del censo votaría 'sí' a la pregunta del referéndum y un 38,9% se inclina por el 'no'

Todos los actores involucrados en el proceso catalán coinciden en un punto: el éxito del referéndum del 1 de octubre anunciado por el gobierno catalán dependerá, una vez se asegure su realización efectiva, de la participación. Pues bien, según una encuesta del Institut Opinòmetre hecha para el diario ARA, los catalanes se muestran mayoritariamente dispuestos a participar en el referéndum a pesar de ser muy conscientes de la oposición del gobierno español. Entre los que dicen que irán a votar seguro (54,9%) y los que lo harán posiblemente (9,3%) suman un 64,2%, un porcentaje que se sitúa en la media de la participación en las elecciones catalanas. El primer objetivo del ejecutivo, pues -conseguir una participación homologable-, parece cumplido.

El segundo mensaje potente de la encuesta es que los entrevistados, tanto los que dicen que irán a votar como los que no, han podido responder por primera vez a la pregunta que el viernes 9 de junio hizo pública el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont: "¿Queréis que Cataluña sea un estado independiente en forma de república?" Y aquí el sí se impone al no, aunque por un margen estrecho de 3,4 puntos: un 42,3% afirman que votarían que sí y un 38,9% se inclinaría por el no. Un significativo 6% se decantaría por el voto en blanco, un 9,1% reconoce que aún no lo tiene decidido y un 3,1% no contesta.

Si cruzamos el resultado de las dos preguntas se pueden sacar varias conclusiones: la primera es que, a pesar de los continuos mensajes del gobierno español en el sentido de que no dejará hacer el referéndum, la votación del 1 de octubre es una posibilidad muy real para una mayoría de votantes, que manifiestan una elevada predisposición a participar y además tienen muy claro el sentido de su voto. Esto es así porque el porcentaje de indecisos se ha ido estrechando hasta situarse en una franja del 10%. Cinco años de proceso soberanista han ido calando en la opinión pública, que ha tenido tiempo de sobra para madurar una decisión.

¿Cómo se explica esta expectativa de participación el 1-O y la victoria del sí a la pregunta del referéndum? El motivo de fondo es que el consenso de la sociedad catalana a favor de resolver el contencioso catalán a través de un referéndum es muy elevado. Un 58,3% está totalmente de acuerdo y un 10,2 más bien de acuerdo: en total, un 68,5%. En cambio, en contra sólo se pronuncia un 26,5%.

Movilización del 'no'


Pero si bajamos al detalle hay que señalar una diferencia clave con el 9-N: en esta ocasión hay una significativa bolsa de votantes del no que tiene ganas de expresar su opinión: un 34,7% de los contrarios a la independencia afirman que irán a votar. Con el censo de votantes en la mano, esto significa unos 750.000 votos, un salto cuantitativo respecto a los 100.000 nos del 9-N. A estas alturas, sólo la mitad de los votantes del no asegura que no irá a votar en ningún caso.

Por electorados, los más decididos a participar son los votantes de los partidos independentistas (ERC, PDECat y la CUP, con porcentajes del 90%), pero es muy significativo que un 56% de los electores del PSC y un 72% de CSQP muestren su disposición a participar en el referéndum que Puigdemont tiene previsto convocar para el 1-O. Un nada despreciable 18% de los electores de Ciudadanos y un 11% de los del PP también responden que irán.

El 'república' en la pregunta

La otra incógnita era qué efecto tendría una pregunta que incluye el concepto república: los resultados indican una ventaja para el sí de 3,4 puntos (superior al margen de error de la encuesta): 42,3% contra el 38, 9%. Esta ventaja se sustenta en varios factores, como la fidelidad del bloque independentista, pero también en el apoyo de votantes de opciones no explícitamente favorables al estado propio (pero quizás sí a la república), como los comunes. Un 34,5% de los que sienten simpatía por los comunes y el 17% de los socialistas dicen que votarían a favor.

Otra de las claves es la preponderancia del sí entre los más jóvenes y en los núcleos de menos de 10.000 habitantes. En la franja de entre 18 y 34 años la diferencia es de 10 puntos a favor de la independencia. Por el contrario, el no se impone entre las mujeres por un 40,6% a 39%.

El resultado del referéndum

¿Estos datos significan que la victoria en el referéndum sería ajustada? Ni mucho menos. La hipótesis que dibuja la encuesta es la de una participación masiva de los votantes del sí y una división entre los del no, por lo que, si sólo contamos a los que dicen que irán a votar, el sí subiría hasta el 67%, mientras que el no se quedaría en un 19%. El resto sería voto en blanco o no sabe no contesta.

Esta es la fotografía a 105 días del referéndum. Si nada cambia, la victoria del sí parece asegurada. Sólo una participación masiva del no podría equilibrar las cosas y dejaría abierto el resultado. Pero esta no parece que sea, hoy por hoy, la estrategia de los partidos unionistas ni del gobierno de Rajoy.

 

FICHA TÉCNICA

Universo
Población residente en Cataluña de más de 18 años

Muestra
1.000 individuos. Muestra estratificada por tamaño de municipio con cuotas cruzadas de sexo y edad

Metodología
CATI (Computer Assisted Telephone Interview)

Error de muestra
+/- 3,01%

Nivel de confianza
95% (P=Q=50%)

Realitzación de la encuesta
Días 12, 13, 14 y 15 de junio

Trabajo de campo
Institut Opinòmetre