RADICAL
radicalparty

un país sin (una buena) educación ni (una buena) formación

...la educación en España se ve aquejada de viejos problemas. Entre ellos, los denunciados en el informe Panorama de la educación 2017, divulgado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que agrupa a 35 países. En dicho informe se indica que uno de cada tres jóvenes españoles de edades comprendidas entre los 25 y los 34 años no logró concluir sus estudios de bachillerato. También, que España figuraba en cabeza en la lista de países con más ninis, es decir, jóvenes que no estudian ni trabajan. Y, asimismo, que España está en la cola de los países de la OCDE en lo tocante a alumnos matriculados en los cursos de Formación Profesional, apenas un 12% del total, mientras que la media de la OCDE dobla este porcentaje, situándose en el 25%, y el país con mayor índice –República Checa, con el 52%– lo cuadruplica.

Detrás de algunos de estos déficits estructurales hay un factor común: la limitación de los fondos dedicados por la Administración española a la educación. Las cifras comparativas son, en este sentido, poco favorables a España, donde el gasto educativo se sitúa en el 8,2% del gasto público global. Una cifra que queda tres puntos por debajo de la media de la OCDE (11,3%) y es también inferior a la media de la Unión Europea (9,9%). Hay pocos países europeos en peor posición que España en este recuento. Pero quizás más grave que eso sean las caídas presupuestarias registradas en los años de crisis. Del 2005 al 2014, el porcentaje cayó en España hasta 1,5 puntos, de los que sólo se han recuperado tres décimas. Lejos de caer, países como Alemania subieron en el mismo periodo hasta cuatro décimas.

13-IX-17, lavanguardia

El 36,8% de los titulados universitarios que en 2016 tenían trabajo ocupaban un empleo para el que estaban sobrecualificados, según el informe de la Fundación Conocimiento y Desarrollo (CyD) presentado ayer en Madrid. Esta cifra contrasta con el 23% de trabajadores sobrecualificados de media en la UE, lo que revela un nivel de sobreducación “relativamente alto” en el caso español. El coordinador del estudio, Martí Parellada, explicó que esto se debe a que la economía española “no genera empleos de alta cualificación suficientes” como para absorber el número de titulados que produce, aspecto este último en el que sí está a la cabeza de Europa.

13-IX-17, lavanguardia

España todavía cuenta con una población de baja formación: un tercio de los jóvenes sólo tienen estudios básicos, una cuarta parte ha aprobado bachillerato o un grado medio de formación profesional y un 41% ha obtenido un grado superior o un título universitario. Estos son los datos que constan en el Panorama de la Educación, informe de la OCDE, que presentó ayer en Londres su director Andreas Schleicher, que recordó que cuanto mayor es el nivel educativo alcanzado, mayores son las perspectivas de empleabilidad y menor es el riesgo de desempleo.

En el estudio, se destaca que un 35% de los jóvenes en España entre 25 y 34 años en el 2016 deja de estudiar después de cursar la ESO (y algunos no la han aprobado). Este porcentaje duplica la media de los 47 países analizados por la organización, que es del 16%. En este sentido, España está por encima de Brasil, Turquía, Costa Rica, Sudáfrica, Indonesia México, India y China y por debajo de todos los demás. En Europa, los jóvenes de Portugal se sitúan entorno al 30% (con un descenso espectacular respecto al 60% en que se encontraban hace 10 años). Pero los mayores de 25 años con estudios básicos de Gran Bretaña, Alemania, Francia, Bélgica o Grecia, son sólo uno de cada diez.

Los datos son preocupantes en cuanto que la tasa de desempleo de jóvenes adultos que no han completado la educación secundaria es del 30% en España (17 % OCDE). Y que una parte de los chicos de entre 18 y 24 años busca o tiene trabajo (18%) pero otra se mantiene inactiva (23%).

El estudio también señala la baja proporción, en comparación a la OCDE, de jóvenes titulados en Formación Profesional que es del 12% (26% de media), pese a la alta tasa de inserción laboral que presentan estos grados (74%). Por contra, el número de licenciados universitarios o poseedores de un título de un ciclo formativo de grado superior, en esa franja de edad, es alta. Cuatro de cada diez han obtenido una licenciatura, dato equiparable a los países más desarrollados, a excepción de Alemania, con una tasa inferior.

El director Andreas Schleicher señaló que los universitarios presentan una tasa de empleabilidad superior al resto (84%), salarios más altos (un 56% más) y sufren menos depresiones. Los estudios con mejores perspectivas de trabajo están relacionados con el ámbito de la tecnología y la ciencia, donde la brecha de género es más acusada, un dato especialmente relevante en el caso de España.

El Ministerio de Educación valoró la evolución de España en el informe. “La tendencia seguirá siendo positiva en los próximos años”, señaló en un comunicado, “ya que la tasa de población adulta joven, que únicamente posee estudios básicos en España baja casi 10 puntos, del 44,4% al 34,7% entre el 2006 y el 2016”. Y añadió que España tiene más graduados y doctorados en Ciencias que la media europea.

El informe sitúa el salario de los maestros de primaria un 22% por encima de la media, y los de secundaria, un 30%, tanto la retribución inicial como la máxima.

13-IX-17, lavanguardia