RADICAL
¿haces política?...
¿o te la hacen?
radicalparty

Emma Bonino se presenta a las legislativas italianas con +Europa

Resultat d'imatges de bonino +EuropaUna figura como la de Emma Bonino difícilmente se daría en un país que no fuera Italia. Aquí los políticos son dúctiles y la maleabilidad ideológica extraordinaria. En su carrera pueden cambiar repetidas veces de siglas y de aliados sin causar gran escándalo. El caso de Bonino es muy especial. Veterana líder del Partido Radical, abanderada de causas feministas como el aborto, esta mujer menuda, inteligente e incansable ha actuado como comodín en gobiernos de muy distinto color. Es una transversal pura. Fue aliada de Berlusconi, ministra con Prodi y Letta, y ahora, a los 69 años y superviviente de un cáncer de pulmón, se presenta a las elecciones del 4 de marzo gracias a un pacto táctico con un pequeño partido democristiano. Sólo en Italia, en efecto, donde la flexibilidad siempre suele imponerse a la rigidez, es posible que un viejo militante católico como Bruno Tabacci, que se opuso hasta al divorcio hace casi medio siglo, salga al rescate de una laica irreductible como Bonino. Tabacci le ha prestado las siglas de su partido, el minúsculo Centro Democrático, para que la exministra y su gente puedan concurrir a los comicios de marzo con una lista propia, de inspiración radical, con el provocador nombre de +Europa con Emma Bonino. El próximo día 13 se decidirá si esta formación, a su vez, establece una alianza con el Partido Demócrata (PD) de Matteo Renzi. Gracias a la ayuda de Tabacci, Bonino no necesitará recoger las 25.000 firmas necesarias para ser candidata. No son muchas pero debían proceder, repartidas, de todos los colegios electorales. Eso hubiera supuesto un enorme desafío logístico, puede que insalvable, dado lo ajustado del calendario. Al concurrir con el Centro Democrático, ahora representado en el Parlamento, +Europa queda eximida del requisito de las firmas. Resultat d'imatges de bonino +EuropaBonino siempre ha estado vinculada al Partido Radical, un artefacto político muy particular, también muy italiano. Más que un partido ha sido un club de pensamiento, una comunidad y una plataforma para la defensa de derechos civiles, desde el aborto a la despenalización del consumo de drogas, el derecho a la eutanasia o la cruzada contra el hacinamiento en las cárceles. Aún hoy existe Radio Radical, un medio que no tiene parangón, dedicado al profundo análisis político y que retransmite sesiones parlamentarias y congresos de partidos. La decisión de Bonino de abrazar al pequeño partido democristiano de Tabacci ha hecho arquear algunas cejas, si bien pocos pueden sorprenderse de verdad si conocen la trayectoria de la protagonista de esta enésima cabriola política. Nacida en el seno de una familia de agricultores de Piamonte, Bonino ya dio señales de su personalidad y de su temprana vocación por la cosa pública al escoger, como tesis en su licenciatura de Literatura Moderna, la autobiografía de Malcolm X, el líder negro estadounidense. En 1975, Bonino fue una de las fundadoras del Centro de Información sobre la Esterilización y el Aborto. Poco después sería candidata del Partido Radical a la Cámara de Diputados. Resultó elegida, con sólo 28 años. El activismo de Bonino no se limitó a las causas feministas. Se batió por los derechos civiles en la Europa comunista, antes de caer el muro, e hizo campaña por el desarme y contra el hambre en el mundo. En 1987 fue detenida en Polonia y expulsada del país por haberse pronunciado contra el régimen del general Jaruzelski y a favor del sindicato Solidarnosc, de Lech Walesa. En 1994, Bonino realizó un movimiento que le costó muchas críticas. Fue elegida parlamentaria en la lista del Polo de la Libertad, la coalición que llevó al poder a Berlusconi. Al año siguiente se convirtió en comisaria europea, responsable de política de consumidores, pesca y ayuda humanitaria. En ese puesto se hizo famosa en España, pues se ocupó de la grave crisis pesquera que se abrió con Canadá por los derechos de faenar frente a las costas de Terranova y la península del Labrador. Durante la llamada guerra del fletán , Bonino fue un rostro habitual de los telediarios. Otro hito en la carrera de Bonino fue su paso por la cartera de Asuntos Exteriores, siendo primer ministro Enrico Letta. Hizo una gestión brillante, no en vano es una gran experta en el mundo árabe. Cuando Renzi derribó a Letta en un golpe interno en el PD, en el 2014, se deshizo también de Bonino, una decisión polémica. Se dijo que el joven e impetuoso premier eliminaba a quien podía hacerle sombra.

Pese al cáncer y a la quimioterapia, Bonino, tocada con un gorro parecido a un turbante, siguió conectada a la actualidad y ejerció de comentarista. Ahora no ha resistido a la tentación de volver a primera línea en una coyuntura muy incierta, aunque quizás idónea para ella como quintaesencia de una transversalidad respetada y prestigiosa.

L'immagine può contenere: 1 persona, sMS

, Roma. Corresponsal

05/01/2018 - lavanguardia