regresión de las libertades en España: primera obra censurada en ARCO

Resultat d'imatges de Resultat d'imatges de Resultat d'imatges de

, Barcelona

21/02/2018 14:17 | Actualizado a 21/02/2018 17:51

El artista madrileño Santiago Sierra, cuya obra Presos políticos ha sido retirada antes de su exposición en ARCO Madrid 2018, que se inaugura este miércoles 21 de febrero, ha mostrado su “relativa sorpresa y decepción” al recibir la noticia. En este sentido considera que la decisión “daña la imagen” del evento y “del propio Estado”.

Los responsables de IFEMA habrían exigido la deposición de la pieza a la galería representante del trabajo del artista, Helga de Alvear, que habría accedido a la petición. En la obra, Sierra documenta setenta casos de “presos políticos” en España mediante una serie de 24 fotografías, en las que aparece Oriol Junqueras y los ‘Jordis’, con los rostros parcialmente pixelazos y acompañadas por un pequeño texto explicativo.

La galerista Helga de Alvear realiza declaraciones a los medios de comunicación, tras la retirada de la obra 'Presos Políticos' La galerista Helga de Alvear realiza declaraciones a los medios de comunicación, tras la retirada de la obra 'Presos Políticos' (EFE)

A su juicio, la decisión también “constituye una falta de respeto hacia una galerista como Helga de Alvear, que participó en la puesta en marcha de la Feria, así como hacia la madurez e inteligencia del público”. Acto seguido añade que actos de este tipo “dan sentido y razón a una pieza como ésta, que precisamente denunciaba el clima de persecución que estamos sufriendo los trabajadores culturales en los últimos tiempos”.

Por su parte, la galerista Hela de Alvear ha matizado que, en su opinión, no se trata de un acto de censura, sino que más bien es una obra que no les ha gustado. “Supongo que alguien no quiere tener jaleo con Catalunya”, ha acertado a comentar tras la insistencia de la prensa. También ha informado que una galería se ha interesado en comprar el trabajo sobre presos políticos, a la venta por 80.000 euros, por lo que si se ejecuta la operación esta será la primera vez que la galerista venda una obra de Sierra, uno de “los mejores” artistas españoles pero difíciles de vender, según ella misma ha precisado.

Esta no es la única vez que el creador madrileño, nacido en 1966, acapara titulares por una controversia, ya que en 2010 también fue noticia por rechazar el Premio Nacional de Artes Plásticas de España aduciendo que “el premio instrumentaliza en beneficio del estado el prestigio del premiado”. En la carta en la que exponía los motivos por los que renunciaba a cobrar los 30.000 euros del galardón cargó duramente contra las políticas relacionadas con la banca y la clase trabajadora que se han llevado a cabo en los últimos años en España.

Una carrera marcada por la denuncia social

Desde los inicios de su trayectoria, su obra ha estado cargada de reivindicaciones sociales y políticas, como por ejemplo, las injusticias de las relaciones laborales, las desigualdades económicas que genera el sistema capitalista y el racismo. Un común denominador en muchos de los trabajos del artista, formado en Madrid, Hamburgo (Alemania), y que ha desarrollado buena parte de su carrera en México e Italia, aunque actualmente reside y trabaja en la capital española.

Sus obras se han exhibido en diversos espacios culturales de todo el mundo, entre los que destaca el Museo Kiasma de Arte Contemporáneo ARS 01 de Helsinki o el Kunst-Werke de Berlín. A su vez sus trabajos están representados por prestigiosas galerías de arte, como la Team Gallery, de Nueva York, la Lison Gallery, de Londres o la Prometeo Gallery, de Milán, además de la madrileña Helga de Alvear.

Sus obras más polémicas

Entre sus montajes más controvertidos destaca una sinagoga convertida en cámara de gas, que forma parte de la muestra 245 metros cúbicos (Alemania, 2006) y una muestra sobre excluidos sociales en la Cuba de 1999 que lleva por título en Línea de 250 cm tatuada sobre 6 personas remuneradas. Una lista a la que ahora se suma la depuesta serie fotográfica sobre presos políticos contemporáneos en España que se iba a exhibir en la 37ª edición de la Feria Internacional de Arte de Madrid.

Según Sierra, el objetivo de la polémica exposición es “hacer visible la existencia de presos políticos en el Estado español, a pesar de lo que se mantiene institucionalmente”. “Seguramente no estarán todos los que son pero a través de esta selección de ejemplos muy claros queremos dejar constancia de su existencia y denunciar no solo las leyes caducas y su aplicación torcida, sino sobre todo la alienación social que permite y justifica esta realidad y mira hacia otro lado”, advertía Sierra.

Un artista alemán sustituirá a Santiago Sierra en ARCO

A pesar de la cancelación de la obra, el Gobierno español ha reiterado la postura que hasta ahora ha mantenido sobre el tema de la muestra retirada: “En España no hay presos políticos”, ha afirmado la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, sino “un Código Penal, donde las conductas delictivas están perfectamente definidas; un sistema jurídico con todas las garantías para los ciudadanos, y un sistema judicial independiente”.

La pared de la feria ARCO Madrid 2018 en la que se exponía Presos políticos no quedará en blanco. En su lugar, está previsto que se exhiba la obra de un artista alemán, según ha avanzado Hela de Alvear, que no cree que sufra “represalias” por lo ocurrido. No obstante, la galerista ha querido dejar claro que su deseo es volver el año que viene a la feria, por lo que ha accedido a descolgar la obra de Santiago Sierra.

Santiago Sierra rechazó el Premio Nacional de Artes Plásticas de España.

21/02/2018 14:02 | Actualizado a 21/02/2018 16:54

La decisión de Ifema de pedir a la galerista Helga de Alvear que retirara de su estand de ARCO la obra de 24 fotografías de Santiago Sierra “Presos Políticos en la España Contemporánea” ha creado una nueva polémica con claros tintes políticos, hasta el punto de que los principales partidos independentistas se han dirigido ya al Gobierno para pedir explicaciones al respecto.

Unidos Podemos también se ha mostrado contrario a la decisión y desde el Ayuntamiento de Madrid ya han dado pasos para intentar reponerla, mientras que en el PSOE se posicionan a favor de la retirada de las obras.

Desde el PDeCat, ERC y Podemos, han puesto el grito en el cielo por la decisión que atribuyen a la necesidad de evitar polémicas. En la nota de prensa de Ifema señala, “desde el máximo respeto a la libertad de expresión”, que “la polémica que ha provocado en los medios de comunicación la exhibición de estas piezas está perjudicando la visibilidad del conjunto de los contenidos que reúne ARCOmadrid 2018, y por tanto, es su responsabilidad, como organizadora, tratar de alejar de su desarrollo los discursos que desvíen la atención del conjunto de la feria”.

“La polémica que ha provocado en los medios de comunicación la exhibición de estas piezas está perjudicando la visibilidad del conjunto de los contenidos que reúne ARCOmadrid 2018”

La decisión de retirar la obra proviene del presidente de Ifema, Clemente González Soler, que trasladó a la responsable de la galería que lleva su nombre, Helga de Alvear, que no podía mantenerla expuesta. El director de ARCO, Carlos Urroz, defendía que no había razón para retirarla, pero circunscribía la decisión a una “conversación privada” entre González y Helga.

Pero la nota de ARCO ha servido a los diputados del PDeCat para lanzar ya una pregunta parlamentaria por escrito dirigida al Gobierno en la que cuestionan si consideran que “el arte debe ser censurado si genera polémica”. A la pregunta firmada por el diputado de la formación Sergi Miquel, se han sumados las declaraciones del portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardá, e incluso del secretario general de Podemos, Pablo Iglesias.

Tardà ha denunciado la “censura” cometida por la Fundación ARCO y ha considerado este hecho propio del “régimen de Erdogan”, el presidente turco. “Bienvenidos a Turquía”, ha dicho cuando se le ha preguntado por el asunto, pero también ha lamentado este “ejercicio de hipocresía tan superlativo” y ante la excusa de evitar la polémica ha señalado que el arte contemporáneo y la polémica “van unidos”. “La validez del arte contemporáneo es esto precisamente, que rompe y abre senderos”, ha apostillado.

ERC: “Bienvenidos a Turquía”

En el ámbito de la actuación política, el dirigente de ERC ha anunciado la pretensión de pedir de inmediato que se tomen medidas al respecto, entre ellas, reclamar al Gobierno que retire subvenciones o beneficios fiscales a ARCO. “No va a salir gratis este hecho que no tiene parangón”, ha subrayado

Por su parte, Iglesias ha advertido de que “no es compatible con la democracia que haya determinados temas que no se puedan tocar o sobre los que se pueda hablar”. El líder de Podemos ha insistido en que “en democracia tiene que haber libertad de expresión”. Y curiosamente, la opinión del dirigente podemita se acerca a la del diputado y portavoz de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta, quien ha resaltado que “el ámbito del arte es libérrimo”, aunque “luego hay una decisión y no sé si Ifema o Arco pueden disponer o no de la obra”. Pero al diputado, “las prohibiciones de creaciones artísticas no me gustan” porque, entre otras cosas, “generan mucha más atracción hacia la obra que se quiere aparcar”.

El PSOE está a favor de la retirada porque “todo lo que ayude a bajar la tensión hay que valorarlo positivamente”

La opinión de estas dos formaciones contrasta con la del PSOE, a favor de la retirada. Ha sido la portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados, Margarita Robles, quien ha aplaudido la decisión porque “todo lo que ayude a bajar la tensión hay que valorarlo positivamente”. Desde el Gobierno y el PP, todavía no se han pronunciado.

Sin embargo, la polémica va in crescendo a tenor de la decisión del Ayuntamiento de Madrid de pedir la celebración de una junta de Ifema urgente, para hoy mismo, con el objetivo de reponer la obra. Así lo ha expresado la concejal del consistorio, Rita Maestre, a través de las redes sociales. La dirigente ha denunciado que el Ayuntamiento de Madrid no era conocedor de la decisión de la entidad ferial a pesar de formar parte del consorcio institucional de Ifema, cuyo capital está dividido a partes iguales con la Comunidad de Madrid y la Cámara de Comercio.

Tras celebrarse la reunión de la junta rectora de Ifema a petición del consistorio madrileño, esta ha avalado la decisión de la dirección de la feria de pedir la retirada de la obra.

21-II-2018

MADRID (Reuters) - La dirección de la feria de exposiciones de Madrid IFEMA solicitó y logró el miércoles la retirada de la feria de arte contemporáneo ARCO de una obra de Santiago Sierra que reúne 24 fotografías en blanco y negro pixeladas de lo que el artista madrileño califica de “Presos políticos en la España contemporánea”.

La polémica decisión de retirar la controvertida pieza de la feria inaugurada el miércoles fue calificada de censura por el artista y también fue rechazada por el Ayuntamiento de Madrid, que forma parte del consorcio institucional de la feria de Madrid.

“IFEMA ha solicitado a la Galería Helga de Alvear la retirada de la obra del artista Santiago Sierra, petición a la que ha accedido”, dijo la Feria de Madrid en un comunicado.

Entre las imágenes de la pieza, que incluye retratos de personalidades del ámbito abertzale y anarquista, destacan la del político independentista catalán Oriol Junqueras y la del presidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sànchez.

Ambos se encuentran en prisión preventiva acusados de rebelión y sedición por los hechos que llevaron a la declaración unilateral de independencia de Cataluña el 27 de octubre pasado, y han recurrido su encarcelamiento por considerar que se debe a un castigo por su ideología.

“La institución ferial, desde el máximo respeto a la libertad de expresión, entiende que la polémica que ha provocado en los medios de comunicación la exhibición de estas piezas, está perjudicando la visibilidad del conjunto de los contenidos que reúne ARCOmadrid 2018”, añadió IFEMA.

“CLIMA DE PERSECUCIÓN”

Santiago Sierra expresó su “relativa sorpresa y decepción” por la noticia de la retirada de su obra, que calificó de censura, y dijo que era una falta de respeto “hacia la madurez e inteligencia del público”.

“Esta decisión daña seriamente la imagen de esta feria internacional y del propio Estado español (...) actos de este tipo dan sentido y razón a una pieza como ésta, que precisamente denunciaba el clima de persecución que estamos sufriendo los trabajadores culturales en los últimos tiempos”, dijo su estudio en un comunicado.

El Ayuntamiento de Madrid dijo por su parte que no compartía la decisión “tomada de manera unilateral por la dirección de IFEMA (...) ya que defiende la libertad de expresión y de creación por encima de todo”.

Sierra ya fue protagonista de otra polémica en 2010 cuando rechazó el Premio Nacional de Artes Plásticas que concede el Ministerio de Cultura por considerar que la aceptación del galardón, dotado con 30.000 euros, hubiera supuesto una renuncia a su libertad artística.

El director de ARCO, Carlos Urroz, expresó el lunes en declaraciones al diario ABC su apoyo a la libertad de los artistas para expresarse “como consideren oportuno”.

“ARCO defiende la libertad de expresión de los artistas, no habrá censura alguna por nuestra parte. Pero también está la libertad del público de no ver la pieza”, dijo Urroz al periódico antes de que IFEMA solicitara su retirada.