RADICAL
radicalparty

política recaudatoria contraproducente en la necesaria investigacón científica

Resultat d'imatges de impuesto sobre el valor añadido

La Agencia Tributaria ha reclamado la devolución del IVA de años pasados a una veintena de centros de investigación de Catalunya, lo que compromete su actividad científica y la viabilidad futura de algunas instituciones, ha informado la Associació Catalana d’Entitats de Recerca (ACER). La cantidad que se reclama a los centros afectados puede ascender a unos 25 millones de euros anuales.

Además de por el impacto económico de la reclamación, los centros de investigación se sienten perjudicados por la aparente arbitrariedad de Hacienda. Denuncian que Hacienda ha cambiado de criterio en su reclamación del IVA, lo ha reclamado de manera retroactiva y aplica las medidas de manera diferente en instituciones distintas.

“Tenemos un problema de seguridad jurídica porque no hay modo de saber qué criterios se aplican”, declara Josep Samitier, presidente de la ACER. “Si tenemos que pagar el IVA, lo pagaremos y sabremos a qué atenernos. El problema es que en ningún lugar está escrito cuáles son los criterios”.

La problemática afecta a dos tipos de IVA. El más acuciante en este momento es el llamado IVA soportado, que se refiere a que los centros de investigación pagan el IVA cuando realizan una compra –como todo el mundo– y después solicitan que se les devuelva –como todo el mundo que realiza una actividad económica–.

Sin embargo, en el 2015 Hacienda pasó a considerar la investigación como actividad no económica. Esto le permitió, en plena crisis, solicitar la devolución del IVA soportado de ejercicios anteriores a todos aquellos centros de investigación a los que realizó inspecciones.

Algunos centros han recurrido las reclamaciones de Hacienda ante los tribunales. Ya hay dos sentencias del Tribunal Económico Administrativo Regional de Catalunya que avalan que los centros de investigación tienen derecho a la devolución íntegra del IVA, ya que consideran la investigación como actividad económica. En la misma línea, una sentencia del Tribunal Supremo del 2016 reconoce el derecho a la devolución del IVA para las actividades de investigación básica.

Pese a estas sentencias, Hacienda ha continuado realizando inspecciones y reclamando el IVA a los centros de investigación. La situación ha llevado a los centros a negociar de manera individual con Hacienda qué porcentaje del IVA se pueden deducir, con acuerdos que oscilan entre el 45% y el 99%.

Estos porcentajes sitúan la cantidad total que reclama Hacienda en torno a los 25 millones de euros anuales, según informan fuentes próximas a las negociaciones. Pero la mayoría de centros no disponen del dinero que se les reclama, lo que amenaza la supervivencia de algunos de ellos. La secretaria de Estado de Investigación, Carmen Vela, se ha implicado personalmente en tratar de resolver el problema. También la delegación de Hacienda en Catalunya ha trabajado activamente para encontrar soluciones.

“Estas reclamaciones son una política recaudatoria contraproducente. Están secando el lago donde después todos tendremos que ir a pescar”, se lamenta otra persona que ha participado en las negociaciones, en referencia a que la investigación será imprescindible para el crecimiento económico futuro.

Un segundo problema afecta al llamado IVA repercutido. Este se refiere a que Hacienda podría reclamar que los centros de investigación paguen IVA por las subvenciones públicas que reciben –es decir, los centros deberían devolver al Estado en la ventanilla de Hacienda el 21% de lo que reciben del propio Estado a través del ministerio de Economía–.

Una ley aprobada el pasado noviembre regula que las subvenciones a la investigación y a la cultura –entre otros sectores– pueden quedar exentas de IVA. Pero persiste la amenaza de que Hacienda reclame de manera retroactiva el IVA de subvenciones recibidas antes de la aprobación de la ley, lo que ascendería a unos 80 millones de euros anuales para el conjunto de los centros de investigación de Catalunya.

“Lo ideal sería que se explicitara legalmente que las actividades de investigación están exentas de IVA”, declara Samitier. La solución podría llegar a través de una enmienda a la ley de Contratos Menores que actualmente está en trámite parlamentario y que está previsto aprobar esta primavera.

, Barcelona

12/03/2018 - lavanguardia