"ningún país europeo entiende tanto a Turquía como España" (Binali Yildirim, primer ministro turco)

Resultat d'imatges de rajoy yildirimLa libertad de prensa descendió anteanoche un peldaño más en Turquía, tras dictarse penas de prisión para 14 periodistas del diario decano Cumhuriyet. No se libra de la cárcel ni el caricaturista, Musa Kart, con condenas que van de los 2,5 a los 9 años. La sentencia va a ser recurrida por todos los condenados, que podrán permanecer en libertad condicional. De hecho, el único de ellos que seguía entre rejas, el editor Akin Atalay, ha sido liberado tras 543 días.

Sólo tres de los periodistas y directivos imputados han sido puestos en libertad sin cargos. En el otro extremo, el redactor jefe, Murat Sabuncu, y el periodista de investigación Ahmet Sik han recibido una condena de 7,5 años. Serían, como los demás condenados, “colaboradores de organizaciones terroristas”. Siendo estas tan dispares como el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), el ultraizquierdista DHKP-C y FETÖ –nombre dado por el islamismo en el poder para denigrar a la red de su antiguo compañero de viaje, el magnate pseudorreligioso y ultranacionalista Fethullah Gülen.

Cumhuriyet, un rotativo de izquierdas y minoritario –de un laicismo militante que le llevó a publicar Charlie Hebdo tras su atentado– fue relanzado hace tres años bajo un enfoque liberal, acusado de gülenista por Erdogan.

Erdogan consideró “guerra asimétrica” la primicia en Cumhuriyet sobre el suministro de armas por los servicios turcos a milicias islamistas sirias. Dicha filtración tuvo su origen, según Erdogan, en el Estado paralelo del presunto golpista Gülen, que vive bajo protección en Estados Unidos.

Cabe decir que el mandatario turco vació las cárceles de periodistas durante su primera legislatura, pero fiscales y magistrados las han vuelto a llenar, azuzados por el revanchismo del partido en el poder. Para sus votantes religiosos, los periodistas representan a la élite laica que los pisoteó durante décadas.

Del mismo modo, aunque fue Erdogan quien abrió la mano a la prensa en kurdo en Turquía, el único diario en esta lengua, Azadiya Welat, dejó de imprimirse hace un mes “por presiones a la imprenta”, según ellos. Asimismo, el grupo Hürriyet-CNN Türk acaba de ser adquirido por un holding cercano a Erdogan, a dos meses de los comicios. Su primer ministro, Binali Yildirim, dijo el martes en Madrid que ningún país europeo entiende tanto a Turquía como España.

, Istanbul. Corresponsal

27/04/2018 - lavanguardia