RADICAL
radicalparty

el alcalde de Salónica es agredido por ultraderechistas griegos

Mayor of Thessaloniki, Yiannis Boutaris, 75-years-old, is aided after being attacked on 19 May 2018.El alcalde de Salónica, la segunda ciudad de Grecia, tuvo que ser hospitalizado la noche del sábado tras sufrir una agresión por ultraderechistas ofendidos por su presencia en un acto conmemorativo.

Yanis Butaris, de 75 años, fue atacado por una turba violenta cuando asistió a una ceremonia de arriada de bandera en conmemoración de lo que los griegos llaman “ge­nocidio póntico”, la masacre de griegos otomanos del mar Negro a manos de los turcos durante la Primera Guerra Mundial y la consiguiente guerra greco-turca.

El alcalde, una figura controvertida de la política griega y conocido por su firme posición antinacionalista, tuvo que ser sacado del acto bajo escolta. En las imágenes se ve cómo los participantes, con evidente estética ultra, comienzan a rodearle y a increparle. Cuando Butaris ya se marcha, le empiezan a tirar botellas y otros objetos. En un momento el alcalde cae al suelo, donde algunos energúmenos le siguen agrediendo. Cuando por fin logra subirse al coche, aún intentan romper los cristales.

“Me golpearon por todas partes, patadas, puñetazos, de todo –explicó a la agencia de noticias griega ANA–. Fue un ataque despreciable pero estoy bien”. Sufrió lesiones en la cabeza, la espalda y las piernas.

La oficina del primer ministro, el izquierdista Alexis Tsipras, atribuyó el ataque a “gamberros de extrema derecha”. La policía anunció la detención de dos sospechosos, un griego de 20 años y un griego originario de Georgia de 36 años y con antecedentes.

El partido de Tsipras, Syriza, rechazó el “intento fascista de apuntar e intimidar al alcalde”. El partido opositor conservador Nueva Democracia también lo condenó.

Un energúmeno propina una patada al alcalde de Salónica, Yanis Butaris, de 75 años Un energúmeno propina una patada al alcalde de Salónica, Yanis Butaris, de 75 años (AFP)

Por si había dudas de las simpatías de los atacantes, Urania Mijaliokaos, la hija del líder del partido neonazi Aurora Dorada, acusó a Butaris de ser “antigriego” y de haber ido a “provocar”. En varios mensajes en Twitter, la joven aplaudió a los agresores y lamentó no haber estado allí. “Bravo para todos los que han cumplido hoy con su deber en Salónica. Respeto y mil bravos”, escribió la hija de Nikos Mijaloiakos.

Butaris no es un político al uso. Es un empresario –pertenece a una de las más importantes dinastías vinícolas del país– que en el 2010 fue elegido como independiente a la alcaldía de Salónica, ciudad del norte de Grecia.

Es un ferviente defensor del pasado multicultural de la ciudad y ha irritado a menudo a los extremistas por sus declaraciones sobre temas sensibles como Macedonia, Turquía o Israel.

En el 2014, cuando fue reelegido para un segundo mandato con un 58,1% de los votos, asistió a la investidura con una estrella de David amarilla en la solapa. Era todo un mensaje, ya que Aurora Dorada acababa de obtener el 7,7% y tenía por primera vez a dos concejales en el ayuntamiento.

Durante su mandato ha impulsado muchos monumentos en memoria de los judíos de Salónica y la recuperación del legado. El 90% de la población judía sefardí de la ciudad fue exterminada durante la ocupación nazi en la II Guerra Mundial. No es casualidad que una de las primeras condenas del ataque a Butaris llegasen de la embajada israelí en Grecia, que deseó al alcalde una pronta recuperación.

Butaris ha sido asimismo una de las voces que más han defendido en Grecia el diálogo con Skopie para resolver la disputa sobre el nombre del país vecino (ver información abajo). En Nochevieja, invitó al primer ministro macedonio, Zoran Zaev, a cenar a Salónica. Ha suscitado gran polémica su propuesta de cambiar el nombre del aeropuerto de la ciudad, que se llama Macedonia, para limar asperezas con los vecinos.

Los ultranacionalistas también le acusan de simpatías con los turcos. No le perdonan que haya calificado de “gran líder” a Kemal Ataturk, el padre de la Turquía moderna y nacido en 1881 en Salónica, que pertenecía entonces al imperio otomano. Según la prensa turca, el alcalde propuso incluso poner el nombre de Ataturk a una calle del centro de Salónica.

21-V-18, lavanguardia

Atenas, 21 may (EFE).- La Policía griega ha detenido a cuatro personas en relación con el brutal ataque al alcalde de Salónica, Yannis Butaris, después de un acto de conmemoración de la masacre de los griegos del Mar Negro por el ejército turco en 1919, el sábado por la noche.

Según informan hoy los medios locales, entre los detenidos se encuentra un menor de edad, y un hombre con antecedentes por atraco.

Los hechos ocurrieron tras asistir al citado acto, mientras Butaris se disponía a regresar a su coche.

Un nutrido grupo de personas empezaron a acecharle y a acusarle de traicionar a la patria, y le lanzaron botellas de agua y otros objetos.

El ambiente siguió caldeándose y algunos hombres le propinaron puñetazos y patadas, sin que hubiera fuerzas de seguridad para asistirle, salvo su guardaespaldas.

El alcalde sufrió diversos daños de poca consideración, pero tuvo que permanecer la noche en el hospital como medida de precaución.

La policía continúa evaluando hoy el material gráfico recogido por los numerosos medios presentes, por lo que no se descarta que haya más detenciones.

Butaris, un independiente liberal, ha provocado varias veces el furor de los ultranacionalistas griegos por su carácter conciliador, tanto hacia los turcos como en lo que respecta al conflicto sobre el nombre de la Antigua República Yugoslava de Macedonia.

El alcalde de Salónica se ha pronunciado asimismo a favor de los derechos de los homosexuales, lo que ha provocado críticas del obispo ultraconservador de Salónica, Ánthimos.

Otro "pecado" de Butaris ante los ojos de los ultranacionalistas es su trabajo para la creación de un museo del Holocausto en Salónica, la ciudad griega que antes de la Segunda Guerra Mundial contaba con la comunidad judía más numerosa del país.

La deportación de los judíos de Salónica se hizo con la complicidad de sectores de la sociedad local, lo que constituye un tabú para los ultranacionalistas griegos.

"Mis antepasados son del Ponto (procedentes del Mar Negro) y me enfureció ver a Butaris, que en el pasado hizo declaraciones provocadoras contra los griegos pónticos, asistir al acto", declaró a la Policía, según los medios locales, uno de los detenidos.

El ataque desencadenó una ola de indignación entre la clase política, con excepción del partido neonazi Amanecer Dorado que aplaudió el ataque y algunos políticos aislados del espectro conservador.

El primer ministro, Alexis Tsipras, afirmó que los que agredieron a Butaris "no son indignados", sino "matones de la ultraderecha" que deberán responder ante la justicia por sus acciones.

Entre los que aplaudieron la agresión figura también el concejal de Kavala, Jristos Pasjalidis, de la conservadora Nueva Democracia, quien afirmó en su cuenta de facebook que Butaris "obtuvo lo que se merecía", y felicitó a los "valientes" que le atacaron, pero posteriormente pidió disculpas por ello. EFE

Atenas, 21 may (EFE).- El alcalde de Salónica, Yannis Butaris, llamó hoy a todas las fuerzas políticas a luchar para "eliminar el fascismo", en un acto ante el consejo municipal para condenar el ataque que sufrió la noche del sábado.

"No hay otra manera. Porque mañana habrá otro en mi lugar, alguien que va a ser golpeado por sus ideas, por su religión, por su orientación sexual, por su color de piel. Por ser diferente", dijo Butaris, en medio de los aplausos de los concejales y los ciudadanos presentes en el acto.

"Todos debemos luchar para eliminar el fascismo, oculto u obvio", afirmó Butaris, quien aseguró: "Los matones sólo tendrán miedo cuando vean que son minoría".

Según el alcalde, "no permitiremos que los grupos de poder ultraconservadores consideren la ciudad su feudo. La democracia llegó a Salónica para quedarse. Debe convertirse en la ciudad más democrática del mundo".

Resaltó que, mientras él esté en el cargo, no permitirá que "vuelva la era de la oscuridad".

Butaris, de 75 años, denunció que fue atacado "como persona y como alcalde por un grupo de fascistas organizados" y así se lo comunicó al primer ministro griego, Alexis Tsipras, cuando le llamó para desearle una pronta recuperación.

Tsipras le aseguró que se movilizarán "todos los mecanismos democráticos" para tratar este suceso.

Durante el Consejo de Ministros de hoy, Tsipras consideró que este ataque fue orquestado no sólo por una masa de extrema derecha, sino también por personas involucradas en política y en la vida pública.

La Policía griega ha detenido a cuatro personas por el ataque sufrido por el alcalde de Salónica, después de un acto de conmemoración de la masacre de griegos en el mar Negro por el Ejército turco en 1919, celebrado la noche del sábado.

Según informan hoy medios locales, entre los arrestados hay un menor de edad y un hombre con antecedentes por atraco.

El juicio contra tres de los detenidos se celebrará el 23 de mayo y, hasta entonces, permanecerán arrestados.

Los hechos ocurrieron cuando, tras asistir al acto, Butaris se disponía a regresar a su coche.

Entonces, un nutrido grupo de personas empezó a acecharle y a acusarle de traicionar a la patria y le lanzó botellas de agua y otros objetos.

El ambiente siguió caldeándose y algunos hombres le propinaron puñetazos y patadas, sin que hubiera fuerzas de seguridad para asistirle, salvo su guardaespaldas.

El alcalde sufrió daños de poca importancia, pero tuvo que permanecer una noche en el hospital como medida de precaución.

Butaris, un independiente liberal, ha sido blanco en varias ocasiones del furor de los ultranacionalistas griegos por su carácter conciliador, tanto hacia los turcos como en lo que respecta al conflicto sobre el nombre de la Antigua República Yugoslava de Macedonia. EFE