RADICAL
radicalparty

Albert Rivera sigue afianzando el caudillaje nacional(ista)

Resultat d'imatges de españa albert riveraUna reforma para expulsar del Congreso a los partidos nacionalistas. El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, propuso ayer una modificación de la ley electoral para establecer que “los partidos políticos necesiten obtener un tres por ciento del total nacional de votos para poder estar representados en el sistema parlamentario español” y la implantación de las listas abiertas. “El conjunto de los españoles no pueden estar en manos de unos pocos que quieren liquidar España”, señaló como argumento.

Rivera reclamó ayer en Málaga, ante las cuatro mil personas que, según datos de la formación naranja, se reunieron en la plaza de la Constitución en el segundo acto de la plataforma España Ciudadana, que “se debe proteger el interés general y los españoles no pueden estar en manos del 0,5% o 0,7% de nacionalistas para que se cambie un gobierno o se aprueben unos presupuestos”. El líder de Ciudadanos se niega a que la sanidad, la justicia y todas las partidas presupuestarias “dependan de Bildu”.

En las elecciones generales del año 2016, ningún partido nacionalista logró alcanzar esa cifra. Esquerra Republicana fue la que más se acercó, con un 2,63% de los votos nacionales. El modo más directo de rebasar esa cifra para ERC sería unirse al PDECat, que obtuvo un 2,01% de los votos. Los dos partidos nacionalistas vascos no lograrían el 3% ni siquiera presentándose juntos: el PNV tuvo 1,2% de los votos en 2016 y Bildu, el 0,77%.

El líder de Cs, Albert Rivera, junto a Mario Vargas Llosa en el acto de España Ciudadana, ayer en Málaga El líder de Cs, Albert Rivera, junto a Mario Vargas Llosa en el acto de España Ciudadana, ayer en Málaga (EFE)

En un momento donde el nuevo Gobierno español está buscando una solución para el complicado encaje territorial, Albert Rivera se presentó a sí mismo y su partido como los “únicos garantes de la unidad e integridad de España”, y acudió al discurso más duro del “patriotismo”, concepto que defendió como “querer lo mejor para tu país frente al nacionalismo, que es odiar a todos los demás”. Consideró que es deseable una reforma de la Constitución, “pero no para debilitarla y liquidarla para contentar a Torra y Puigdemont”, sino para contentar a todos los españoles.

Rivera criticó de nuevo que se haya levantado la vigencia del artículo 155 de la Constitución en Catalunya y que se permita a la Generalitat que vuelva a abrir embajadas en algunas capitales.

Entre constantes gritos de “¡presidente, presidente!” y “yo soy ­español”, las personas reunidas, entre las que se encontraban el escritor Mario Vargas Llosa, el exseleccionador de baloncesto Javier Imbroda, el empresario Kike Sarasola y la escritora María Elvira Roca, se volcaron con un Albert Rivera desatado que criticó al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, del que dijo que ha llegado a la Moncloa “por la puerta de atrás y apoyado por 22 partidos separatistas”.

Se preguntó sobre el motivo por el que Sánchez tiene “tanto miedo a las urnas y no nos deja decidir sobre el presidente en unas elecciones generales”. “Cuando hay crisis de confianza en un país, la lógica dice que los ciudadanos quieren elegir un gobierno fuerte, limpio, que pueda hacer reformas y no tenga hipotecas con aquellos que quieren liquidar un país”, insistió.

, Sevilla

17/06/2018 - lavanguardia