RADICAL
¿haces política?...
¿o te la hacen?
radicalparty

la ‘alt-right’ de Steve Bannon desembarca en Europa


Bannon, exestratega de Trump, quiere radicalizar a la derecha euroescéptica


La ‘alt-right’ desembarca en EuropaSteve Bannon saludando a los asistentes al congreso anual de Agrupación Nacional francesa junto a la líder de este partido, Marine Le Pen, en marzo pasado (PHILIPPE HUGUEN / AFP)
Bruselas. Corresponsal
05/08/2018 03:24 Actualizado a 05/08/2018 07:22

El antiguo estratega de Trump Steve Bannon está convencido de que ha llegado su oportunidad para desembarcar en Bruselas y asaltar las instituciones de la Unión Europea, canalizando unos populismos al alza pero desperdigados y con planteamientos frecuentemente divergentes.

Desde su salida forzada de la Casa Blanca, Steve Bannon ha dedicado tiempo y esfuerzos a explorar el terreno electoral en Europa. Estuvo en Italia en la campaña que en marzo de este año llevó al poder a dos partidos antiestablishment, como son el Movimiento 5 Estrellas (M5E) y la Liga, y a mediados de julio recibió en un hotel de Londres a destacadas figuras de la extrema derecha, como Nigel Farage, del UKIP británico, y Louis Aliot, dirigente de la Agrupación Nacional (el nuevo nombre del Frente Nacional francés) y pareja de su líder, Marine Le Pen.

Bannon abre oficina en Bruselas para acabar con décadas de integración europea

Bannon anunció sus planes al Daily Beas t el 20 de julio. Establecer una fundación en Bruselas, bajo el nombre de El Movimiento, para alimentar el crecimiento del populismo de extrema derecha a través del continente europeo. “El populismo nacionalista de derechas llegará. Es el que gobernará –declaró Bannon a esa web informativa–. Vamos a tener estados nación individuales con sus propias identidades, sus propias fronteras”. Es el discurso de repliegue hacia el Estado nación ya habitual de los partidos euroescépticos anclados en Europa que Bannon pretende radicalizar y cebar con todo el conocimiento que un profesional de la estrategia política y la desinformación como él puede aportar. Según su planteamiento, la operación permitirá acabar con décadas de integración europea porque los movimientos de base ya están allí, esperando que se active su potencial. “Será instantáneo, tan fácil como accionar el interruptor”, sentenció Bannon.

No será tan sencillo, consideran algunos analistas que se muestran escépticos sobre el éxito de la operación Bannon. Stefan Lehne, del think tank Carnegie Europe, declaró a La Vanguardia que “el riesgo de unos buenos resultados de los partidos anti-UE y antiimmigración es muy real, pero el factor Bannon es probablemente insignificante”. Lehne basa su conclusión en la tibia si no negativa reacción de estos grupos al anuncio de Bannon y en considerar que “estos partidos ya están obteniendo resultados sin él. Aunque son ideológicamente similares, muchos de ellos son antiamericanos y no querrán dar a Bannon un perfil destacado”. Lehne considera que el traslado de las actividades del antiguo estratega de Trump a Bruselas refleja “cuán tóxico se ha convertido él en Estados Unidos más que una gran demanda de su contribución en Europa”.

“Será instantáneo, tan fácil como accionar el interruptor”, ha sentenciado

También los antagonistas ideológicos más opuestos a Bannon ven limitaciones en la operación. Alfiaz Vaiya, coordinador de ­ARDI, el Intergrupo sobre Antirracismo y Diversidad del Parlamento Europeo, declaró a este periódico que “Bannon tiene una idea, pero no es fácil de aplicar” en un escenario como el europeo donde los partidos antiestablishment tienen programas no sólo diversos sino contradictorios en muchos aspectos. Una muestra de ello fue que, después de las elecciones al Parlamento Europeo del 2014, las fuerzas antiestablishment no consiguieron ponerse de acuerdo para encuadrarse en un mismo grupo parlamentario. El UKIP británico y el M5E italiano lideran EFD (Europa de las Libertades), mientras que la Agrupación Nacional francesa (antiguo FN), la Liga italiana y el Partido de la Libertad del holandés Wilders están en EN (Europa de las Naciones). Consideran que, por el momento, es más una exposición de intenciones que una realidad contrastada. “Es un hecho preocupante –dice Vaiya–, pero nos inquieta menos el posible éxito de su movimiento y mucho más que pueda conseguir un cambio de narrativa”.

En el cuartel general de Bannon en Bruselas, un equipo de diez personas trabajará para facilitar un marco de propuestas detalladas que puedan utilizar las distintas fuerzas populistas y también compartir con ellas el conocimiento y la maestría en metodología electoral. Es el técnico y el agitador al servicio de la causa populista. “Focalizamos nuestra atención en asistir a individuos y grupos preocupados por la soberanía, el control de fronteras, los puestos de trabajo –declaró a Reuters Raheem Kassam, el número dos de Bannon en esta operación–. Hemos instalado el cuartel general en Bruselas porque es el corazón de la Unión Europea, la más perniciosa fuerza contra la democracia del Estado nación en Occidente hoy en día”.

“Tiene una idea, pero no es fácil de aplicar” en el dividido escenario del populismo en la UE

Tienen dos bazas a su favor. Una es la escasa participación que registran desde siempre las elecciones al Parlamento Europeo, un porcentaje que ha declinado de manera imparable desde el 62% de los primeros comicios en 1979 hasta el 43% de los del 2014. A menos participación, más margen para que las minorías movilizadas multipliquen sus resultados por encima de su peso real en la sociedad. El segundo elemento que puede facilitar las opciones de El Movimiento es que estas elecciones son tradicionalmente una ocasión que parte del electorado aprovecha para expresar su voto de castigo, y esta es una especialidad de la factoría Bannon, pescar en electorado revuelto.

Esta Europa poscrisis puede convertirse en un caladero propicio a sus objetivos. Un terreno fértil de tensiones sociales, en plena crisis política por la inmigración, donde puede crecer con facilidad el nacionalismo económico, y es más fácil azuzar el enfado público contra las élites y la burocracia de las instituciones europeas. Todo ello, sin olvidar la eficacia de la desinformación, un cóctel que ya dio resultados a Steve Bannon con la alt-right (la derecha alternativa) norteamericana, a la que consiguió galvanizar, y que ahora intentará aplicar al populismo europeo.

Por supuesto que la inmigración será una de las palancas básicas que Bannon intentará activar. “La inmigración continúa siendo el principal reto –mantiene Stefan Lehne–. Mientras el número de llegadas disminuye, la histeria aumenta, y los movimientos populistas y un creciente número de políticos del mainstream construyen su modelo de negocio basándose en sentimientos antiinmigración”. Pero Bannon no se quedará ahí. Su objetivo será ampliar el foco de protesta, de reacción al establishment, buscando otros antagonistas. Veremos si intentará exportar también al Viejo Continente la fobia contra uno de sus enemigos favoritos cuando estaba en la Casa Blanca, China, país que consideraba que “estaba en guerra” con Estados Unidos.

Sumar fuerzas en la ofensiva contra la Unión Europea y contra la inmigración será uno de sus objetivos previsibles. Un terreno donde puede encontrar apoyos no sólo en partidos sino también en algunos gobiernos europeos. “Las fuerzas antieuropeas y antiinmigración, desde Le Pen hasta Salvini, están preparando una gran ofensiva para derrocar las políticas de la UE –afirma Lehne– rompiendo el dominio tradicional de la gran coalición proeuropea del centroderecha y el centroizquierda. Mientras los eurófobos es improbable que consigan una mayoría, un buen resultado de estos partidos sería un importante revés político para la UE, y un Parlamento fragmentado podría dificultar en gran manera el proceso de decisión política en la Unión Europea”.

A Bannon le gusta presentarse como el rival de George Soros y de su Open Society, la fundación progresista que se ha convertido en una de las obsesiones de Viktor Orbán, el primer ministro húngaro que, al amparo de su aplastante mayoría parlamentaria, hizo aprobar una ley anti-Soros para limitar las actividades de fundaciones extranjeras en su país. “Soros es brillante. Es el mal, pero es brillante”, dijo Bannon al presentar su Movimiento como el equivalente de la progresista Open Society en el bando de la extrema derecha.

Las elecciones de mayo del próximo año darán a luz un Parlamento Europeo con sólo 27 países, 46 escaños menos, y con intentos en marcha de romper el modelo que lo ha regido hasta ahora, basado en el dominio y la entente de las dos grandes fuerzas, populares y socialistas. El asalto al sistema tradicional vendrá por un lado de fuerzas proeuropeas, con el presidente francés, Emmanuel Macron, a la cabeza, que intentará captar al grupo liberal, diseñarlo a su medida y convertirlo en segunda fuerza de la Cámara. Y por el flanco euroescéptico, llegará el patchwork de movimientos antiestablishement, antiinmigración y defensores del Estado-nación, que cuentan con un potencial nuevo animador en jefe, Steve Bannon.