RADICAL
¿haces política?...
¿o te la hacen?
radicalparty

caza de brujas contra la vocal que rechazó dar amparo a Llarena

Concha Sáez renuncia a la comissió permanent del CGPJ però no al ple
El president del Consell General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes, dijous en un acte a Madrid. / EFEEl president del Consell General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes, dijous en un acte a Madrid. / EFE

El presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial(CGPJ), cuyo mandato vence el 4 de diciembre, ha desencadenado una caza de brujas contra Concha Sáez, única vocal de la Comisión Permanente que votó en contra de conceder el amparo al magistrado Pablo Llarena a raíz de una demanda civil de los procesados independentistas en Bélgica.

Lesmes, que hace tres semanas había pactado la salida de Sáez de la Comisión Permanente y su continuidad en el Pleno - por su incorporación con categoría de subdirectora a la gerencia de la Mutualidad General Judicial- cambió el pasado jueves y exigió a Saéz su salida del CGPJ a  primeros de 2015. En el punto anterior del orden del día, Sáez fue la única de los siete miembros de la Permanente que votó contra la propuesta de Lesmes de conceder amparo a Llarena, Sáez se negó a presentar su dimisión como vocal del CGPJ.  Lesmes amenazó con llevar el asunto al Pleno en el mes de septiembre.

José María Macías, ex director de asuntos contenciosos de la Generalitat de Cataluña en 2002-2003 y socio en excedencia del bufete Cuatrecases, y Pablo Llarena han sido los impulsores de la petición de amparo del magistrado instructor de la causa de rebelión. Macías se ha convertido en el brazo derecho de Lesmes en la Comisión Permanente del CGPJ -quien como presidente de la conservadora Asociación Profesional de la Magistratura (APM) introdujo a Macías como candidato suplente al CGPJ-.Precisamente, la cruzada contra Concha Sáez reproduce la situación que pavimentó la entrada de Macías al CGPJ, a primeros de 2015 .

Mercé Pigem, vocal y miembro de la Comisión Permanente, ex diputada por Convergencia democrática de Cataluña al Congreso de los Diputados, acudió el martes 11 de noviembre de 2014 a la reunión de la Comisión Permanente del CGPJ. Dos días antes, el 9 de noviembre, había tenido lugar el llamado “proceso participativo sobre el futuro político de Cataluña” con las preguntas “¿Quiere que Cataluña sea un Estado?” y “En caso afirmativo, ¿Quiere que este Estado sea independiente?”.

El orden del día era abundante. Saldrían 68 páginas de acuerdos. Pero Lesmes tenía una pregunta previa y sabía quién podía contestarla: Mercé Pigem.

-“¿Qué ha pasado el domingo Mercé? ¿Cómo ha ido?”

Pigem, sesenta años, contestó en clave de humor.

-Bueno, yo vivo en La Bonanova y todos son pijos. El domingo vamos a misa y después nos pasamos a votar en la consulta.

La irritación de Lesmes, según algunos miembros consultados, fue in crescendo porque Pigem lejos de esconder el hecho de que había sido una de los 2.305.290 votantes en el “acto de participación ciudadana”, según las cifras oficiales ofrecidas por la Generalitat, lo había reconocido.El presidente bramó subiendo el tono de voz y amonestando a Pigem quien a sus sesenta años rompió a llorar como una niña.

Tres semanas más tarde, Lesmes ejecutó su vendetta. Pigem acompañaba a su hermana en un viaje a Andorra, donde harían compras para las Navidades. La policía les registró. Pigem poseía 10.500 euros. La noticia se filtró. El 28 de noviembre Lesmes llamó por teléfono a Pigem y le arrancó la renuncia al CGPJ. Lesmes no tenía ninguna autoridad para imponerle la renuncia. Porque los miembros de la Comisión Permanente son designados por el Pleno del CGPJ y deben responder ante el mismo. El caso del dinero en metálico de Pigem se archivó sin sanción administrativa

El pasado miércoles, día 15 de agosto, se difundió entre los siete miembros el orden del día de la reunión del jueves 16 de agosto de la Comisión Permanente (CP): solicitud de amparo de Llarena y renuncia de Concha Sáez a la CP. Sáez envió inmediatamente un mensaje a los demás miembros con su posición. No creía que la solicitud de amparo debiera prosperar.   

Técnicamente una petición de amparo debe cursarse en los 10 días siguientes a que un hecho puede afectar a un juez o magistrado. La demanda civil de los dirigentes independentistas contra Llarena en Bruselas había sido interpuesta el 5 de junio.

El 10 de julio, más de un mes más tarde, Lesmes se despertaba con una carta a los ministros del Interior y de Asuntos Exteriores pidiendo una acción en defensa de la jurisdicción española. Josep Borrell cursó una nota al ministro de Asuntos Exteriores belgam Didier Reynders, quien declaró, en respuesta, que "debía dejar actuar a la justicia", que es independiente. A todo esto, Llarena no solicitó amparo alguno durante setenta días. No el máximo de 10 días que estipula el acuerdo del Pleno del CGPJ de 2011 que aprobó el Reglamento de la Carrera Judicial.

El artículo 320, en efecto, señala sobre el procedimiento de amparo: “Dicho escrito deberá presentarse en el plazo máximo de diez días naturales desde que ocurrieron los hechos determinantes de la solicitud de amparo o, en su caso, desde que el juez o magistrado tuvo conocimiento de los mismos”.

Sáez, según fuentes judiciales consultadas, tuvo dificultades para que Lesmes le permitiera exponer su posición. A votar. Sin embargo, logró decir algunas frases en el sentido de que la independencia judicial nada tiene que ver con el amparo que se estaba solicitando en “defensa de toda la jurisdicción española”. Tampoco debía haber renunciado a la Permante. Ella se debe al Pleno. Si Lesmes quiere que vaya al Pleno.

Llarena intenta cobrarse los dividendos de popularidad en su público explotando la marca de la “instrucción Llarena” y objetivamente él y Macías respaldados por Lesmes están preparando con la táctica de victimización la alfombra roja para que Gema Espinosa, esposa de Llarena, obtenga los apoyos políticos para concretar su aspiración de ser elegida vocal en el nuevo CGPJ. En cuanto a los efectos del amparo, aparte de la vendetta que Lesmes quiere ejercer contra Concha Sáez: un brindis al sol den forma de titular de periódicos e imágenes de televisión.