RADICAL
¿haces política?...
¿o te la hacen?
radicalparty

¿un país donde robar neonatos queda impune?

Resultat d'imatges de robo de bebes en españaUn médico español acusado de robo de bebés en el franquismo logra evadir el castigo

Read in English

MADRID — Hace casi cincuenta años, Inés Madrigal les fue arrebatada a sus padres y terminó siendo partícipe involuntaria de un programa que también había servido para quitarles hijos a las familias identificadas como opositoras de la dictadura de Francisco Franco.

Este lunes un tribunal español reconoció que un ginecólogo jubilado estuvo involucrado en el plagio de Madrigal en 1969, cuando era una bebé. Se trata del primer caso contra un doctor en España por el escándalo de los bebés robados. Sin embargo, el triunfo de Madrigal fue, en sus palabras, agridulce.

Los integrantes de la Audiencia Provincial de Madrid dijeron que había pruebas irrefutables para demostrar que Eduardo Vela, quien ahora tiene 85 años, estuvo involucrado en el secuestro de Madrigal, pero dictaron que los cargos en su contra habían prescrito porque debían haberse presentado en un plazo máximo de diez años después que Madrigal cumpliera 18. Por tanto, indicó el tribunal, Vela no podía ser condenado.

El tema del robo de niños se volvió un escándalo en 2011, cuando el poder judicial español fue forzado a actuar después de que Anadir, asociación formada para representar a personas en busca de los niños perdidos o de sus padres, presentó las primeras querellas.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, quien asumió el cargo en junio, ahora se enfrenta a presiones para que haya rendición de cuentas y compensación a las víctimas y sus familiares.

Aunque otros casos similares han sido cerrados por prescripción del delito o porque las personas involucradas fallecieron, Madrigal les dijo a reporteros que espera que su caso incentive a otros a tomar acciones.

“Obviamente estoy contenta porque reconocen que Eduardo Vela hizo todo lo que hizo”, le dijo Madrigal a los reporteros afuera de las cortes. Añadió que los jueces en toda España deberían usar la sentencia de su caso como un “trampolín” para eliminar el tema de prescripción en casos como el suyo.

“Hay mucho [en el] derecho internacional que habla de la desaparición forzosa de personas y ese derecho internacional está firmado por España”, indicó.

Dijo que también planea llevar su caso ante el Tribunal Supremo.

No queda claro exactamente cuándo empezó la práctica, pero la separación de niños de padres si eran opositores políticos se aceleró después de que el bando de Franco ganó la Guerra Civil en 1939 y buscó que los menores de edad de familias republicanas y de izquierda fueran adoptados por personas que propugnaban el catolicismo y la ideología nacional conservadora de su régimen.

Los fiscales argumentan que los secuestros fueron facilitados por representantes médicos y el clero; en ese entonces muchas monjas trabajaban en hospitales de maternidad y dirigían orfanatos de España.

Como parte de una investigación anterior y más abarcadora de los delitos cometidos durante y después de la Guerra Civil, el juez Baltasar Garzón indicó que hasta 30.000 niños fueron robados durante el franquismo.

Este periodo duró de 1939 hasta la muerte del general en 1975; para entonces la práctica que quizá comenzó como método de represalia política contra familias de izquierda aparentemente cambió a ser un negocio de tráfico que siguió después de que falleció Franco con redes de colusión entre monjas, enfermeras y doctores.

María Gómez Valbuena, una monja conocida como sor María, fue la primera persona imputada por un caso de este tipo. María Luisa Torres la acusó en 2012 de participar en el secuestro de su hija, quien nació en un hospital madrileño en 1982.

Gómez Valbuena negó haber cometido un delito y se rehusó a comparecer ante el juez con el argumento de que tenía mala salud. Falleció en 2013, después de ser acusada por más personas de delitos similares.

Cuando cumplió 18 años, Madrigal se enteró de que era adoptada porque su madre se lo dijo. Después acusó a Vela de haber manipulado documentos para que su madre adoptiva, quien murió hace dos años, apareciera como su madre biológica en el acta de nacimiento.

Vela, antes director de la clínica San Ramón en Madrid, fue acusado de delitos como secuestro y falsificación de documentos. Enfrentaba una condena de prisión de hasta once años.

A finales de 2013, cuando compareció por primera vez ante un tribunal, Vela rechazó haber cometido infracciones. Ante la pregunta de por qué estaba su nombre en el acta de nacimiento apócrifa, le dijo a la corte que “firmaba muchas cosas sin mirar”.

Hace poco, los abogados de Vela aseguraron que la salud en deterioro de este le prevenía de comparecer de nuevo e intentaron que el caso de pospusiera de manera indefinida. No estaba presente este lunes cuando fue anunciado el veredicto.

Desde que Sánchez llegó al cargo presidencial, prometió revivir la ley de memoria histórica, que busca resarcir las injusticias cometidas durante y después de la Guerra Civil. La ley prevé el financiamiento para identificar a miles de víctimas de la guerra que fueron dejadas en fosas comunes, cambiar de nombre calles y plazas que homenajeen a integrantes de la dictadura y otras medidas similares.

Sánchez obtuvo en septiembre el respaldo del Congreso para sus planes de exhumar los restos de Franco del Valle de los Caídos, la basílica gigantesca que el dictador construyó después de su triunfo en el conflicto civil.

Antonio Barroso, presidente de Anadir, dijo en entrevista que Sánchez y su gobierno socialista deben abrir una investigación abarcadora sobre los infantes desaparecidos y tratarlos “como merece ser tratada cualquier otra víctima de Franco”. Dijo que ese tratamiento debería incluir reparaciones financieras.

El caso de Vela confirma lo que ya era sabido, dijo Barroso, “que mucha gente robó muchos bebés”. El mismo Barroso es víctima de dicha práctica.

Fundó Anadir en 2010 tras descubrir que era adoptado. Barroso tomó muestras de ADN de la mujer que era su madre adoptiva y la confrontó cuando no hubo coincidencias genéticas; ella admitió que le pagó a una monja por un bebé y que había engañado a Barroso respecto a su nacimiento durante décadas.

“Hemos pasado años hablando con funcionarios del gobierno y lidiando con jueces que hacen cualquier esfuerzo posible para asegurarse de que nada más salga de este escándalo”, dijo Barroso. “Ahora es tiempo de cambiar esta manera de actuar”.

https://www.nytimes.com/es/2018/10/08/franquismo-ninos-robados-ines-madrigal/?emc=edit_bn_20181009&nl=boletin&nlid=8543919620181009&te=1